El teatrito del duopolio se cayó: Primero fue El Canelo, luego Chávez Jr…

La reaparición de Julio César Chávez Jr. –mediante la cual el pugilista supuestamente resarciría su maltrecha imagen– resultó un fiasco, a tal grado que incluso los cronistas de TV Azteca, que ha impulsado su carrera, coincidieron en que los jueces del estado de California que le dieron el triunfo por decisión unánime deberían avergonzarse por su falta de honestidad. Con esta debacle disfrazada de victoria se cierra un capítulo de la historia del boxeo en México, luego de que el duopolio televisivo se empeñó en construir ídolos al vapor: Televisa con El Canelo Álvarez y TV Azteca con El hijo de la leyenda.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- “Hace muchos años dejamos claro que queremos a los boxeadores mexicanos, que creemos en nuestro proyecto y levantamos nuestra bandera para alegrarnos por las victorias, pero también hemos dejado claro que no somos porristas y no vamos a venir a fabricar resultados cuando la gente está viendo por televisión lo que sucede”. Esto dijo el analista de TV Azteca Eduardo Lamazón al concluir el combate en el que los jueces otorgaron a Julio César Chávez Jr., el triunfo por decisión unánime ante el estadunidense Bryan Vera.

Cuando el anunciador oficial leyó las tarjetas, los asistentes al StubHub Center de Carson, California, estallaron en abucheos. Carlos Aguilar, comentarista de la televisora, no se aguantó: “Yo no me trago ésta. Me quedo con la tarjeta de Eduardo Lamazón. La gente termina por protestar. Me parece que esto le hace daño al boxeo y que Julio debe recapacitar qué hace arriba del cuadrilátero”.

Como cada fin de semana, Lamazón anotó round por round, de acuerdo con su juicio, el número de puntos que cada peleador iba obteniendo. El especialista marcó 10 puntos para Vera en los rounds uno al cinco, ocho y nueve; sólo en el sexto, séptimo y décimo vio superior a Chávez Jr., para una suma final de 97-93 a favor del pugilista texano.

Ninguno de los 59 integrantes de la prensa estadunidense que cubrieron la pelea vio ganar a Chávez Jr., y menos por decisión unánime: 52 dieron el triunfo a Vera y otros siete marcaron empate.

Únicamente los jueces de la Comisión Atlética del Estado de California vieron ganar a Chávez Jr. Carla Caiz anotó 96-94 a favor de Chávez Jr., Marty Denkin 97-93 y Gwen Adair 98-92.

El mexicano enfrentó a Vera después de un año sin pelear. Traía a cuestas la derrota del 15 de septiembre de 2012, cuando Sergio Maravilla Martínez le arrebató el campeonato de peso mediano del Consejo Mundial de Boxeo (CMB). También arrastraba una suspensión de nueve meses porque dio positivo a mariguana en el control antidopaje realizado al término de ese combate, así como una sentencia de libertad condicional por conducir bajo los efectos de drogas y alcohol.

El pasado 17 de julio la promotora Zanfer, de Fernando Beltrán, dio a conocer que el 7 de septiembre Chávez Jr., regresaría a los encordados para una pelea de 12 rounds pactada en 168 libras. Una semana antes el boxeador reapareció durante una pelea de su hermano menor Omar. Lucía con sobrepeso.

Su tan anunciado regreso se convirtió en un circo. El ignominioso espec­táculo comenzó cuando los promotores de Chávez Jr. (Bob Arum, de Top Rank) y de Vera (Art Pelullo, de Banner Promotions) iniciaron las negociaciones.

En un principio la propuesta de Pelullo fue que la pelea se hiciera en 162 libras, pero los representantes del mexicano pugnaron libra por libra: 164, luego 165… hasta conseguir que el contrato se firmara en 168 (peso súper mediano: 76.2 kilos). El cuerpo de Chávez Jr., les decía a gritos que no habría forma de que pesara menos. El mexicano tenía sólo siete semanas para perder alrededor de 15 kilos.

Para su combate ante Vera ya no trabajó con Freddie Roach, el entrenador con quien se convirtió en campeón mundial, pero que en múltiples ocasiones se quejó de su indisciplina y falta de compromiso.

El lugar de Roach lo ocupó Julio César Chávez padre, el mismo con quien el boxeador ha estado a disgusto y que, según sus propias palabras, estorba más de lo que ayuda en los entrenamientos.

El 22 de julio el júnior declaró al diario El Universal: “Mi padre ya no seguirá más en mi esquina. Hemos llegado a un acuerdo para vernos sólo una vez por semana porque es muy difícil llevar esa relación familiar y profesional al mismo tiempo. Por ello, ya no estará más en los campamentos conmigo”.

Sin embargo, una semana después reculó.­ Le pidió que se integrara a su equipo, en el que ya estaban Vladimir Baldenebro y el preparador físico Alex Ariza, a quien conoció cuando entrenaba en Los Ángeles con Freddie Roach. En entrevista con ESPN, Ariza declaró que Chávez Jr., no tendría ningún problema para dar las 168 libras. Luego de unos días, sorpresivamente, Ariza dejó de formar parte del llamado Chávez Jr. Team.

A mediados de agosto pasado, Chávez Jr., sufrió una ligera cortadura en el párpado derecho en un entrenamiento. Esto ocasionó que la pelea contra Vera se pospusiera para el 28 de septiembre. Así, tuvo dos semanas más para ponerse en forma.

 

El peso, una pesadilla

 

El lunes previo a la pelea, cuando los Chávez llegaron al hotel, el papá de Julito declaró públicamente que el límite de peso para la pelea no sería de 168 libras, sino de 173. El anuncio dejó boquiabiertos a los reporteros. Todos sabían que Chávez Jr., pasaba apuros para dar las 168 libras, pero de ahí a cambiar los términos del contrato había una gran diferencia.

La noticia también sorprendió a Bob Arum, Fernando Beltrán y Art Pelullo. Del cambio de peso se enteraron por los medios. En una teleconferencia, Arum aclaró que hasta ese momento no había ningún cambio, que el miércoles 25 se reuniría con Pelullo para discutir el punto y que ese día pesarían a los boxeadores para tomar una determinación. “Sé lo que dijo Julio padre, pero realmente creo que se equivocó al hablar”, sentenció Arum.

En el colmo del absurdo, ninguno de los promotores de la pelea quiso anunciar el nuevo peso límite. Cuando se le preguntaba al respecto, Arum reía y se limitaba a decir que el peso era un personaje que estaba haciendo más atractivo el combate.

El 26 de septiembre, un día antes de la ceremonia de pesaje, se filtró a la prensa que el pleito estaba pactado en 173 libras, pero todos debían esperar hasta el viernes para tener la información oficial, por si Chávez Jr., no daba el nuevo peso. Era obvio que el problema se arreglaría con dinero; el peleador mexicano debía pagar por cada una de las cinco libras sobrantes. Por su parte, el equipo del estadunidense pidió que la pelea se hiciera en 10 rounds y no en 12.

Por esos días la prensa de Estados Unidos hizo escarnio de la promoción del pleito con que Chávez Jr., pretendía, supuestamente, restablecer su maltrecha imagen. Uno de los analistas de boxeo más eminentes, Dan Rafael, de ESPN.com y exreportero del diario USA Today, publicó en su cuenta de Twitter: “Hay esperanza de que Chávez dé las 168 (libras). Oí decir a uno de sus colabo­radores que ya cambió a Tecate light”.

El viernes 27, Chávez Jr., marcó 172.4 libras. Vera pesó 171.2. Mientras el estadunidense se dio el lujo de desayunar y comer lo que le vino en gana, el mexicano sudó hasta la última gota. De acuerdo con Dan Rafael, pasó horas pedaleando en una bicicleta fija, corriendo en una caminadora y sentado en el sauna. El pugilista llegó exprimido al pesaje.

Con todo y que no dio las 168 libras –por lo cual terminó indemnizando a Vera con 100 mil dólares adicionales a la bolsa de 400 mil firmada por el texano–, Chávez Jr., alardeó en conferencia de prensa de que puede bajar a 160 libras con tal de hacer el pleito de revancha con Maravilla Martínez. También desdeñó enfrentar otra vez a Marco Antonio Veneno Rubio, y retó a Saúl Canelo Álvarez para que suba de división y pelee contra él.

“Los boxeadores –dijo– buscamos peleas que gusten a la gente. Canelo tiene problemas para dar las 154 libras. Dio 152 pero no tenía piernas, así que si quiere otra pelea grande tiene que ser conmigo porque a todos nos conviene, a la gente, a los promotores, a él y a mí. Yo regresaría a las 160 libras sólo para una revancha contra el Maravilla. El Veneno Rubio es el rival ordenado por el CMB y quiero cumplir con eso, pero también pienso que haría un gran sacrificio para pelear contra alguien que ya derroté y, la verdad, no vale la pena.”

Durante semanas, Chávez Jr., declaró una y otra vez que ante Vera borraría sus errores del pasado, recuperaría la credibilidad perdida y encontraría el rumbo perdido. No paró de decir que es humano, que los humanos se equivocan, que le dará al boxeo la seriedad que merece, que corregirá esto, que enmendará aquello.

 

Indignación

 

La noche del 28 de septiembre, más de 5 mil personas acudieron a la arena para animar al mexicano. El desencanto comenzó desde el primer round. Chávez Jr., lucía fuera de forma, se veía pesado. Estuvo agazapado de principio a fin, tratando de cazar a su rival con un golpe para noquearlo. Éste, con mejor condición física, atacó todo el tiempo, pero el júnior lo hizo tambalear en un par de ocasiones.

Vera no es un gran boxeador. Tiene 31 años y poco más de la mitad de las peleas (29) que acumula Chávez Jr. (48), quien cumplió 27.

En un hecho inusitado, los comentaristas de TV Azteca cuestionaron a El hijo de la leyenda. Hablaron de su ineficacia, de que le afectó pasarse un año sin pelear. Desde el micrófono lo animaban a ir al frente y tirar golpes. Con la última campanada quedaron a la espera del resultado y mostraron indignación, entre una ola de abucheos, cuando se anunció el triunfo del pugilista.

De acuerdo con CompuBox, Vera tiró 734 golpes (de los cuales conectó 24%), contra 328 de Chávez Jr. (que concretó 38%). También en golpes de poder fue proporcionalmente más efectivo: 98 de 186 tirados (53%), contra 109 de 343 (32%). Según los especialistas, incluso un empate hubiera sido injusto. Lejos de silenciar las críticas, Chávez Jr., volvió a iniciar una controversia sobre su reputación.

Al Bernstein, veterano periodista y miembro del Salón de la Fama del Boxeo, publicó un análisis de la pelea en el que fustigó a los jueces y al mexicano:

“El viernes predije en Twitter que Brian Vera le ganaría a Julio César Chávez Jr. Resulta que yo tenía razón. Vera fue mejor peleador y Jr., fue mucho mejor quejándose. Al parecer los tres jueces valoraron más las quejas que el boxeo. Determinaron que Jr., fue el ganador. No se equivoquen: las tarjetas 98-92 y 97-93 son deshonrosas y los jueces que las presentaron deben estar muy avergonzados. Prácticamente toda la prensa y otros conocedores de boxeo que estaban en primera fila o viendo la televisión apuntaron que la pelea fue para Vera. Yo anoté 96-94. ¿De verdad es concebible darle al Jr., siete u ocho rounds?

“La inexistente ética de trabajo de Chávez Jr., ha dañado gravemente su repu­tación. Su comportamiento durante y después de la pelea ha diezmado aún más su prestigio. La única excusa que le faltó dar en la entrevista posterior a la pelea fue: ‘Mi perro se comió mi tarea’. Su mal desempeño lo atribuyó a tácticas sucias de Vera, una lesión en la mano, al ‘mal arbitraje’ de Lou Moret. Nunca mencionó lo que él dejó de hacer para tener un rendimiento tan deficiente. De hecho, según él, no tuvo un pobre rendimiento. Fue firme al declarar que ganó y llegó a decir que habría golpeado a Vera si no fuera por todas estas circunstancias ajenas a su voluntad.”

De acuerdo con el reporte de la televisora HBO, 1.4 millones de personas vieron la pelea en Estados Unidos. Lo reporta como el rating más alto de la empresa en lo que va de 2013.

Comentarios

Estudió Ciencias de la Comunicación y Letras y Literatura Hispánica en la UNAM. Fue reportera de información general en los noticieros Monitor de InfoRed. Desde 2000 ha sido reportera y conductora de deportes en distintos medios radiofónicos y televisivos. Estudió la Maestría en Periodismo y Asuntos Públicos en el CIDE.

Load More