El PRD jode a los trabajadores

MÉXICO, D.F. (apro).- Sólo para cumplirle un capricho a Enrique Peña Nieto, el Partido de la Revolución Democrática (PRD) asestará un infame golpe a más de 50 millones de trabajadores en su derecho constitucional a tener una vivienda.

Quién sabe a cambio de qué, deben decirlo públicamente, pero los jerarcas del PRD ya avalaron la aprobación en el Congreso del seguro de desempleo que Peña prometió en su campaña y que —ojo— será a costa del dinero que ahorran los trabajadores para comprar una casa.

Este plan de Peña es adicional al de imponer IVA a la compra, venta y renta de inmuebles, pero a diferencia de esta medida que podría no prosperar —o por lo menos eso han declarado legisladores de todos los partidos—, la criminal expropiación de recursos para vivienda de los trabajadores tiene en el PRD a uno de sus principales promotores.

Como aquí se advirtió desde el 23 de septiembre, el seguro de desempleo de Peña Nieto será financiado por el ahorro de los asalariados en su respectiva Subcuenta de Vivienda, que bimestralmente aumenta con las aportaciones patronales equivalentes al 5% de su salario base de cotización mensual.

Actualmente todos los trabajadores que tienen una Afore —50 millones del IMSS y 1.5 millones del ISSSTE— pueden ahorrar en su Subcuenta de Vivienda para comprar una casa o esos fondos se destinan al pago del capital de una hipoteca.

Este esquema —pese a todo— se inscribe en lo que establece el artículo 4 de la Constitución: “Toda familia tiene derecho a disfrutar de vivienda digna y decorosa. La Ley establecerá los instrumentos y apoyos necesarios a fin de alcanzar tal objetivo”.

Conforme al proyecto de Peña, avalado por el PRD, eso se acabó: Ahora la pretendida ley dispone que, de ese 5% de las aportaciones patronales a la Subcuenta de Vivienda, sólo 2% será para el ahorro en vivienda y el otro 3% se destinará a financiar el seguro de desempleo.

Es decir, el 60% de lo que el trabajador recibe cada dos meses del patrón para vivienda será destinado al seguro de desempleo, por lo que la casa que anhela un trabajador se aleja y los que ya la tienen tardarán más en pagarla.

De acuerdo con la Ley del Seguro de Desempleo, que puede consultarse en diputados.gob.mx/PEF2014/ingresos/09_lpu_lsd.pdf, el financiamiento del seguro del desempleo se hará de la siguiente manera:

“1. De la cuota aportada por los patrones equivalente al 3% del salario del trabajador, el 2% se depositará en la subcuenta mixta; 2. El restante 1% se acumulará en el Fondo Solidario, y 3. En caso de que los recursos referidos no sean suficientes para el pago de la prestación, el gobierno federal, con cargo al Presupuesto de Egresos de la Federación, cubrirá los demás pagos en la cantidad y periodicidad que se establezca al efecto”.

El alegato de Peña y el PRD es que no hay otras fuentes de financiamiento para el seguro de desempleo. Sí las hay: propongo que los fondos salgan del descuento de 5% del sueldo de cada uno de los mandos medios y superiores del gobierno federal.

Las implicaciones de esta pretensión peñista y perredista son tan negativas que hasta priistas del sector obrero la rechazan, como lo dieron a conocer en un documento en el que advierten, además, de poner en riesgo la existencia del Instituto de Fomento a la Vivienda de los Trabajadores (Infonavit).

Esto porque, según los legisladores priistas, reduciría sus operaciones en 70%, con la consecuente disminución y encarecimiento de los créditos que otorga. Las pocas viviendas que pueda financiar serán más caras y los trabajadores de ingresos menores a dos salarios mínimos difícilmente tendrán acceso a un crédito.

Recargar el seguro de desempleo en el Subcuenta de Vivienda de los trabajadores —“una vieja conquista obrera que no se puede canjear”— generará un deterioro de las finanzas del Infonavit, un mayor número de acreditados en cartera vencida, menor movilidad habitacional y un daño a la industria de vivienda.

Añade: Quienes adquieran una casa con un crédito de ese organismo verán mermada su capacidad de compra por la reducción de su subcuenta de vivienda, o bien el plazo en que pagarán su crédito crecerá entre 15 y 20 por ciento.

El documento publicado este domingo 13 por el diario La Jornada, y que sirve de base a los 49 diputados y tres senadores del sector obrero priista para argumentar en contra de la conformación del seguro de desempleo —que habrá que ver llegado el momento si lo rechazan en el Congreso—, advierte que con esta medida se conculca a los trabajadores la posibilidad de acceder a una vivienda.

Los beneficios del seguro de desempleo, comparados con la vivienda, son mínimos: sólo se podrá recibir una vez por cada cinco años, por un periodo máximo de seis meses, luego de haber cotizado al mismo por lo menos 24 meses y no recibir otros ingresos económicos, como pensión o jubilación.

Y para recibirlo, además de los anteriores requisitos, se requiere haber permanecido sin ocupación por lo menos 45 días, los seis pagos mensuales serán diferenciados: El primero, de 60 por ciento del salario integrado promedio de las últimas 24 cotizaciones ante el IMSS; un segundo de 50 por ciento, y los cuatro restantes de 40 por ciento.

Para acabarla: Si el desempleado tiene un crédito de vivienda, no tendrá acceso al pago máximo y su seguro sería de un solo salario mínimo de mil 948 pesos mensuales.

Como se ve, el seguro de desempleo es un capricho de Peña que avala el PRD a cambio de una criminal expropiación del patrimonio de millones de trabajadores. Esta barbaridad no puede ser aprobada…

Apuntes

El problema es que este despojo de los recursos de los trabajadores no encuentra resistencia, tampoco, en la vertiente de la izquierda que encabeza Andrés Manuel López Obrador. Clamar sólo que no haya más impuestos es una generalización sin compromiso con nada…

Comentarios en Twitter: @alvaro_delgado

Comentarios

Load More