Terremoto de 7.2 grados en Filipinas deja al menos 93 muertos

MÉXICO, D.F. (apro).- Un terremoto de 7.2 grados Richter en la isla de Bohol, en el centro de Filipinas, dejó casi un centenar de muertos y decenas de heridos.

Las autoridades prevén que aumente el número de víctimas mortales conforme avancen las labores de rescate, debido a que decenas de edificios, carreteras y puentes registraron daños severos.

El sismo sacudió el área a las 8:12 horas de esta mañana y tuvo su epicentro a 33 kilómetros de la ciudad de Carmen, donde se derrumbó una gran cantidad de edificios pequeños.

Renato Solidum, director del Instituto de Vulcanología y Sismología de Filipinas, señaló que hasta las 15.15 hora local habían contabilizado 241 réplicas, una de las cuales alcanzó los 5.9 grados.

La mayoría de muertos se registró en la municipalidad de Loon, 42 kilómetros al oeste de Carmen, donde el hospital Congressam Castillo Memorial se derrumbó parcialmente y decenas de pacientes quedaron atrapados.

Reinaldo Balido, portavoz de la Defensa Civil, dijo que socorristas trataban de alcanzar a los enfermos que quedaron bajo los escombros.

Iglesias históricas de la época de la colonia española, entre ellas la Basílica del Niño en Cebú, construida en el siglo XVI, también se desplomaron, carreteras se resquebrajaron y diversas zonas se quedaron sin electricidad.

Las tareas de rescate se dificultaron debido a que muchas vías y puentes sufrieron daños, además de la presencia de fuertes vientos y lluvia que impidieron que los helicópteros volaran.

Autoridades del gobierno de Bohol, a cargo de Edgardo Chatto, colocaron tiendas de campaña para los desplazados, aunque algunos que perdieron sus viviendas se albergaron con familiares.

La ciudad de Cebú, separada de Bohol por un estrecho marítimo, fue una de las más afectadas por el sismo, debido a que el techo de un puerto marítimo y un mercado se vinieron abajo causando varias muertes.

El terremoto también provocó una estampida en un gimnasio de esa ciudad, donde un gran número personas esperaban asistencia del gobierno. Cinco perdieron la vida y ocho más resultaron lesionados.

Otras 18 personas terminaron con lesiones cuando trataban de salir de un edificio donde el gobierno ofrecía asistencia.

Oficinas y escuelas se encontraban cerradas debido a que era día feriado por el “festival musulmán de Eid al-Adhaâ”, hecho que contribuyó a que no hubiera más víctimas.

La provincia de Cebú, ubicada a unos 570 kilómetros al sur de Manila, tiene más de 2.6 millones de habitantes y es la segunda ciudad más grande del país. La más cercana, Bohol, cuenta con 1.2 millones de habitantes y es popular entre los extranjeros por su playa, centros turísticos y las Montañas de Chocolate.

El jefe militar regional, teniente general Roy Deveraturda, dijo que para responder al terremoto llamó a servicio a los soldados de pase por el feriado. El temblor, sostuvo, dañó el atracadero de Tagbilaran, capital provincial de Bohol, y causó algunas rajaduras en el Aeropuerto Internacional de Cebú, pero los barcos y aviones militares, afirmó, pueden usar instalaciones alternativas para ayudar.

El Ejército filipino inició tareas de búsqueda y asistencia a los damnificados, con dos helicópteros militares dedicados a transportar heridos de las zonas más aisladas a los hospitales.

Las autoridades anunciaron la suspensión de las clases en todos los colegios de Cebú, Bohol, Siquijor, Iloilo y Dumaguete para dar margen a los ingenieros a que inspeccionen los centros y garanticen su seguridad.

El presidente de Filipinas, Benigno Aquino, anunció en una rueda de prensa que mañana visitará la zona afectada por el movimiento telúrico.

En tanto, la ministra de Bienestar Social y Desarrollo de Filipinas, Dinky Soliman, anunció un fondo de 90 millones de pesos (más de 1.5 millones de euros o 2 millones de dólares) para paliar la situación de los ciudadanos afectados por el sismo.

Load More