El Rey Midas al revés

Autodefensa de Aquila, Michoacán, en conferencia de prensa. Foto: Enrique Castro Autodefensa de Aquila, Michoacán, en conferencia de prensa. Foto: Enrique Castro

MÉXICO, D.F. (Proceso).- El desastre de Michoacán y la nueva convocatoria para consejeros del Instituto Federal Electoral (IFE) constituyen dos caras de la misma moneda. Una clase política sorda y corrompida da la espalda a la sociedad y se encierra en su eterno juego de negociación de componendas e impunidades. El desmoronamiento de la institucionalidad en Michoacán es fiel espejo del fracaso del PRIANRD para conducir el país por el sendero de la paz y el desarrollo. Y la convocatoria para el IFE pinta de cuerpo entero el cinismo de un sistema político al que ya no le interesa ni siquiera fingir algún interés en la opinión ciudadana.

Los tres partidos más grandes han tenido cada uno su oportunidad para desplegar sus “estrategias” contra la inseguridad en Michoacán. Para el Partido de la Revolución Democrática (PRD), el bello y dolido estado debió haber sido un sitio estratégico para demostrar que la alternancia significaría una transformación profunda en la gestión del poder. Como sitio natal del fundador de ese partido, Cuauhtémoc Cárdenas, el estado reviste especial importancia política. Y fue gobernado durante 12 años por dos personajes, Lázaro Cárdenas Batel y Leonel Godoy, que surgieron de las mismas filas de ese instituto político que se presenta como un partido de “izquierda”.

Para el Partido Acción Nacional (PAN), Michoacán fue la punta de lanza en la “guerra” que Felipe Calderón supuestamente libró en contra del crimen organizado. Allí inició el despliegue de tropas el 11 de diciembre de 2006. Pero a pesar del interés personal del entonces presidente de la República en conquistar su entidad natal para su hermana y su partido, el gobierno federal nunca logró establecer el orden y la paz. Recordemos cómo el propio Calderón reconoció su fracaso al atribuir, cinco años después del inicio de su Operativo Conjunto Michoacán, la victoria de Fausto Vallejo como gobernador a la intervención de grupos vinculados con el narcotráfico.

El Partido Revolucionario Institucional (PRI) que hoy “gobierna” el estado de Michoacán y el país entero es, desde luego, el principal responsable del caos actual. La situación en la entidad refleja con lujo de detalle el total fracaso de la “estrategia” de Enrique Peña Nieto contra la delincuencia organizada –que consiste en administrar en lugar de resolver los verdaderos problemas–, y del propósito de “pactar” el camino a la (in)gobernabilidad. La “guerra” de Peña ha resultado aún más dañina para el país que la de Calderón (mi análisis: https://ow.ly/qkBcX).

La explosión de violencia en Michoacán constituye entonces un claro botón de muestra de la fallida transición política…

Fragmento del análisis que se publica en la edición 1931 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

www.johnackerman.blogspot.com

Twitter: @JohnMAckerman

Comentarios

Load More