Todo el peso de la ley a saqueadores de Tabasco, advierte el gobernador

VILLAHERMOSA, Tab. (proceso.com.mx).- El gobernador Arturo Núñez Jiménez reiteró que, como lo ofreció en su toma de protesta, a quienes hayan hecho un beneficio propio de los recursos de los tabasqueños, “no les espera el disfrute de rentas mal habidas”, sino la cárcel y todo el peso de la ley.

“Reitero aquí que así es y así seguirá siendo, siempre con apego a la ley”, advirtió durante su primer informe de gobierno y manifestó que, desde marzo pasado, la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) integra más de 20 averiguaciones previas contra “los saqueadores” de Tabasco.

Algunas, precisó, a partir de denuncias presentadas por la Secretaría de Contraloría, a fin de esclarecer el quebranto financiero que le heredó el gobierno priista de Andrés Granier Melo, deslindar responsabilidades y recuperar, en la mayor medida posible, “los recursos distraídos”.

Destacó que gracias al apoyo de la Procuraduría General de la República (PGR), la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV), así como de otras procuradurías locales, “ha sido posible enfrentar la complejidad en la integración de las indagatorias correspondientes que nos permitirán actuar eficazmente en contra de los saqueadores de Tabasco”.

El mandatario tabasqueño anunció lo anterior luego de que ayer la juez Sexto de lo Penal, Guadalupe Cadena, liberara las primeras cuatro órdenes de aprehensión en contra del exgobernador Andrés Granier Melo y su extesorero José Manuel Sáiz Pineda, así como del exsecretario de Salud, Luis Felipe Grama y su exjefe administrativo, Adalberto Vázquez Gómez.

Núñez Jiménez destacó que recibió un gobierno catastrófico financiera y administrativamente, con problemas de liquidez, pasivos a proveedores y otros acreedores por más de 2 mil 300 millones de pesos, así como otros adeudos a acreedores institucionales de corto plazo no reportados en la entrega-recepción, ni respaldados con presupuesto en 2013.

“En total se contabilizaron pasivos por 12 mil 157 millones 500 mil pesos, muchos con organismos y programas federales, lo que ha significado que en repetidas ocasiones el Gobierno Federal haya realizado descuentos directos a nuestras participaciones”, señaló.

Adicionalmente, se recibió deuda bancaria de largo plazo por 6 mil 287 millones 400 mil pesos, por lo que en los próximos días enviará al Congreso del Estado solicitud de autorización para reestructurar vía Banobras, en mejores condiciones, uno de los empréstitos más gravosos.

Explicó que, además, al revisar la programación y la presupuestación para el 2013 se detectaron problemas en las asignaciones del gasto de prácticamente todas las dependencias y entidades, las cuales sólo traían previstas su nómina y gasto operativo, no asignaciones presupuestarias para sus tareas sustantivas.

Esto significó que el presupuesto de egresos para el 2013 por 36 mil 566 millones de pesos, mostrara un desequilibrio grave, toda vez que no era suficiente para pagar los compromisos de gasto, estimados en alrededor de 41 mil millones de pesos, incluyendo los adeudos a proveedores, así como la nómina de maestros, de la burocracia estatal, los pari passu del gasto educativo del nivel medio superior y de las universidades tecnológicas, gasto en pensiones, entre otros.

Tampoco quedaron presupuestados recursos estales para inversión en infraestructura, ni para programas sociales.

Recordó que los ingresos por participaciones federales que recibe Tabasco han registrado una marcada disminución desde la reforma fiscal que entró en vigor en enero de 2008, lo que ha significado para las finanzas estatales un impacto negativo considerable.

Es por ello, remarcó, que un grupo de gobernadores de entidades federativas productoras de petróleo, han hecho a la Secretaría de Hacienda una propuesta para que reciban recursos adicionales de un fondo especial que les permita recuperar algo de lo perdido con la reforma a la Ley de Coordinación Fiscal de 2007 que cambió los criterios para la distribución de las participaciones federales.

Núñez Jiménez celebró la buena disposición de Hacienda para atender su reclamo, pero aseguró que los gobiernos estatales tienen que hacer su parte en el ámbito de la eficiencia, transparencia y honestidad en el manejo de los recursos públicos, “para que nunca más se desfalque al pueblo y se pierda otra oportunidad histórica”.

Al primer informe de gobierno asistió con la representación presidencial el secretario de Desarrollo Agrario, Territorial y Urbano (Sedatu), Jorge Carlos Ramírez Marín, así como el jefe de Gobierno del Distrito Federal, Miguel Ángel Mancera, y los gobernadores de Morelos, Puebla y Tlaxcala, Graco Ramírez, Rafael Moreno Valle y Mariano González, respectivamente.

También acudieron los exgobernadores de Tabasco, Enrique González Pedrero, Víctor Manuel Barceló y Enrique Priego Oropeza.

Asimismo el dirigente nacional del PRD, Jesús Zambrano, Porfirio Muñoz Ledo, Manuel Camacho Solís, Amalia García e Ifigenia Martínez, así como senadores y diputados federales del PRD, entre otros destacados políticos.

Comentarios

Load More