Intentan boicotear encuentro de AMLO con damnificados de Guerrero

TIXTLA, Gro. (apro).- Andrés Manuel López Obrador condenó la ola de ejecuciones que se ha desatado en contra de dirigentes sociales en la entidad.

Por ello exhortó al gobernador Ángel Aguirre Rivero –postulado por la izquierda– a proteger la integridad física de activistas y el resto de la población guerrerense.

“Ya no estamos en la época de (Rubén) Figueroa. No queremos estar en esa época se supone que hemos avanzado y que mínimo se deben garantizar los derechos humanos y el derecho a la vida”, señaló el excandidato presidencial.

López Obrador visitó a pobladores de este histórico lugar que lleva más de 50 días inundado y donde autoridades de los tres niveles de gobierno no han podido revertir la problemática que ha generado un conflicto social que se agudiza ante la omisión e indolencia gubernamental.

Durante un mitin realizado esta mañana en la plaza del barrio de El Santuario, el dirigente de Morena no sólo criticó la impunidad y violencia que se vive en la entidad, también condenó la inoperancia gubernamental frente a la tragedia en este lugar.

Por ello, los gobiernos municipal, estatal y federal intentaron boicotear el encuentro de Obrador con los damnificados.

Las autoridades convocaron a los afectados, que permanecen refugiados en campamentos provisionales, a que se concentraran en la sede del ayuntamiento bajo la promesa de que les entregarían la tarjeta precargada con 10 mil pesos para la adquisición de enseres domésticos.

No obstante, hasta las 15:00 horas no les habían entregado nada y las autoridades volvieron a mentirle a la población afectada por la inundación.

El caso de Tixtla sintetiza la parálisis de las autoridades en este lugar donde impera el caos y el desorden desde el 15 de septiembre, cuando las severas lluvias provocaron una tragedia ante la falta de prevención y la autorización de permisos de construcción en el vaso de la emblemática laguna que se desbordó inundando la tercera parte del poblado.

La desesperación llevó al alcalde perredista Gustavo Alcaraz Abarca a realizar una ofrenda al diablo para que el nivel del agua disminuyera, acción que fue criticada por la población.

El montaje mediático del gobernador Ángel Aguirre, quien una semana después del desastre acudió al lugar de la inundación acompañado por una cámara de Televisa, que lo entrevistó con el agua hasta el pecho, así como la actitud de reporteros que han utilizado las embarcaciones destinadas a labores de ayuda para dar paseos por la laguna, han incrementado el coraje ciudadano.

La población estalló cuando el gobierno federal pretendió realizar un montaje mediático para exaltar labores del Ejército en la contingencia y decidió retener a militares y camarógrafos de una casa productora particular que repartieron despensas y 200 pesos a los ciudadanos para que posaran en la zona inundada y fingieran que estaban siendo rescatados.

En este contexto, López Obrador visitó Tuxtla, donde miembros del comité municipal de Morena y damnificados del barrio de El Santuario le presentaron un proyecto hidráulico para tratar de evitar las inundaciones.

La obra tendría un costo de 585 millones. Se plantea también la construcción de un canal de desfogue controlado y el rescate del vaso natural de la laguna, calificada por el ilustre Ignacio Manuel Altamirano como “El espejo de los dioses”.

Al respecto, Obrador anunció que el diputado federal Ricardo Monreal visitará en breve este poblado para que los damnificados le presenten la propuesta y pueda ser incluida en el proyecto de presupuesto federal que actualmente se discute en el Congreso de la Unión.

Familiares de Gonzalo Molina, el promotor de la guardia comunitaria que opera en Tixtla y que recientemente fue detenido y encarcelado en un penal de máxima seguridad en Oaxaca acusado de terrorismo, abordaron a López Obrador para solicitarle su intervención en este conflicto de tipo político entre las autoridades gubernamentales y los grupos de autodefensa que han proliferado en la entidad ante la falta de seguridad.

En respuesta, el dirigente de Morena llamó al gobernador Aguirre a frenar la ola de asesinatos y represión en contra de dirigentes sociales.

 

Comentarios

Load More