El saqueo panista de Pemex, en la mira de Peña Nieto

El primer día de su sexenio, el gobierno de Enrique Peña Nieto emprendió una investigación confidencial contra un oscuro miembro del PAN que fue directivo de Petróleos Mexicanos. La indagatoria, a la que Proceso pudo acceder, no sólo sugiere que un alto ejecutivo de la paraestatal se enriqueció ilegalmente: es caso particular que, sin embargo, salpica al calderonismo, al mostrar su círculo de compadrazgos e impunidades.

WASHINGTON.- El gobierno de Enrique Peña Nieto investiga por corrupción a un panista clave en Petróleos Mexicanos durante el calderonismo: Mario Alberto Ávila Lizárraga, exsubdirector de Mantenimiento y Logística en la Coordinación de Servicios Marinos de Pemex Exploración y Producción (PEP).

Las autoridades federales no se explican cómo se enriqueció ni por qué su esposa ocupó un cargo importante en una empresa favorecida en el periodo de la gestión de Ávila.

Según documentos confidenciales de la propia administración peñanietista, la indagatoria sobre el también excandidato del PAN a la gubernatura de Campeche se inició el 1 de diciembre pasado: el primer día del actual sexenio y un día después de la renuncia de Ávila Lizárraga como funcionario de Pemex.

Ahí se detalla que luego de perder la gubernatura frente al priista Fernando Eutimio Ortega Bernés, Ávila Lizárraga –identificado en el expediente confidencial como “MAL”– fue enviado por Felipe Calderón a PEP, con sede en Ciudad del Carmen.

“Las finanzas de Mario Alberto Ávila no revelan de manera evidente mala apropiación de recursos de Pemex. Sin embargo, sí se puede concluir que cuenta con una gran capacidad económica, no explicable del todo por sus sueldos”, determina el expediente de 25 páginas al que accedió Proceso.

Dividido en siete apartados, el documento elaborado por el gobierno de Peña Nieto muestra un exhaustivo mecanismo de investigación sobre Ávila, que se extiende a su esposa, amigos, socios y empresarios, quienes presuntamente le sirven como prestanombres.

“Se identificó una relación directa entre Ávila Lizárraga y Grupo Empresarios del Sureste SA de CV, a través de llamadas telefónicas y el nombramiento de su esposa (María Isabel Gutiérrez Rullan) como apoderada de la sociedad. A esta empresa se le otorgó un contrato por 422 millones 479 mil 928 pesos durante la gestión de Ávila Lizárraga en Pemex”, indica el texto.

(Fragmento del reportaje principal que se publica en Proceso 1933, ya en circulación)

Comentarios

Load More