Masacran a ocho miembros de una familia en Juárez, entre ellos tres niños

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Ocho integrantes de una familia, entre ellos tres niños, fueron acuchillados por sujetos que ingresaron a su vivienda esta madrugada, en la colonia Morelos de Ciudad Juárez, informó la Fiscalía de Chihuahua.

Inicialmente trascendió que la familia había sido victimada a balazos.

Las autoridades reportaron la desaparición de una bebé de tres meses de la misma familia, que aparentemente fue sustraída por los agresores. Sin embargo, más tarde las autoridades la localizaron sana y salva.

De acuerdo con El Diario, el ataque ocurrió en una casa ubicada en las calles Luciano Becerra y Fernando Montes de Oca.

En el interior de la vivienda quedaron los cuerpos de las personas victimadas, quienes tenían cinta adhesiva en boca y manos.

María del Carmen Morales Infante, de 60 años, fue encontrada en la cocina; Rosa María Castañeda Morales, de 30, en una cama de una de las recámaras y María del Carmen Castañeda Morales, de 28, en una cuna.

Entre los muertos están además Daniel Romero Castañeda, de 6 años; Valeria Lara Castañeda, de 4 y Abril Romero Castañeda, también de 4.

Asimismo, Rubén Romero, de 28 años, y un hombre no identificado de entre 25 y 40 años.

Los cuerpos de los niños fueron hallados sobre las camas, en las recámaras, al igual que dos mujeres más jóvenes. Los dos hombres estaban sobre sillones, maniatados y amordazados.

Un bebé de dos meses no fue encontrado, incluso su cuna estaba vacía, donde una de las mujeres fue asesinada.

Aunque los vecinos afirman haber escuchado ráfagas de armas de fuego durante la madrugada, los cadáveres no presentan disparos.

Las primeras investigaciones indican que una de las chapas de la casa fue violentada. En el patio había cuatro autos en venta, por lo que las autoridades investigan si tienen reporte de robo.

El vocero de la Fiscalía, Carlos González Estrada, dijo que  hasta ahora no se ha confirmado si los autos tienen reporte de robo.

Los residentes afirmaron que quien vendía vehículos y supuestamente el dueño de la vivienda, era un hombre a quien llamaban “Max”.

Supuestamente la familia acudiría esta mañana a un evento religioso de los Testigos de Jehová.

Sus conocidos del templo se extrañaron que ninguno de los miembros de la familia llegara, por lo que acudieron a buscarlos y los encontraron muertos tras lo cual alertaron a las autoridades.

Agentes de la Policía Municipal acudieron al lugar, así como elementos de la Policía Ministerial.

Respecto a la bebé a la que los asesinos le respetaron la vida, ésta se encontraba en casa de una vecina que la tomó cuando se descubrieron los cadáveres, indica El Diario.

Las autoridades aún no cuentan con una línea sólida de investigación en relación a este multihomicidio.

Hasta esta tarde peritos de la Fiscalía permanecían en el lugar para la recopilación de evidencias.

El fiscal especial para la Investigación y Persecución de los Delitos, Enrique Villarreal Macías, dijo que este crimen es de alto impacto y debe tomarse con todo el cuidado la investigación.

Hace algunos días, a unas cuadras de donde ocurrió el homicidio múltiple, asesinaron a una mujer que tenía siete hijos.

Tras este hecho, los residentes pidieron apoyo de las autoridades para que se aumentara la vigilancia pero nadie les hizo caso.

Comentarios