Exige disculpa pública indígena discriminada por su vestimenta en Chiapas

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- La joven indígena guatemalteca de la etnia maya-k’iché’ de Guatemala y estudiante de posgrado en San Cristóbal de las Casas dio por cerrado el caso de discriminación del que fue víctima en una pastelería francesa en esa ciudad colonial, no sin antes recordar que sigue esperando la disculpa pública de sus propietarios, y que la discriminación es un problema generalizado en los establecimientos comerciales de esa ciudad.

Rosa Liberta Xiap Riscajche (Ali Roxox), recordó que el pasado martes 12 vivió una experiencia de racismo y discriminación al ser rechazada de la cafetería “Oh La La. Pastelería Francesa” en San Cristóbal de las Casas. Ese día, alrededor de las 17:40 horas y en compañía de Monserrat Balcorta, compañera de estudios, se dirigió a tomar un café en ese lugar, ubicado en la calle Miguel Hidalgo de esta ciudad. Al momento de intentar entrar, una empleada, a gritos, le ordenaba no ingresar “a vender”.

Según ella, la empleada prejuzgó su vestimenta tradicional, originaria del municipio de Almolonga, Quetzaltenango, Guatemala, “y que con mucho orgullo” ha portado siempre en esa ciudad; y por lo cual ha sufrido una situación de permanente hostigamiento en los espacios públicos y comerciales.

Explicó que inmediatamente después de la agresión, se retiraron del lugar y acudió a otra sucursal de esta cafetería, que atiende su dueño, para indicarle lo sucedido. Su primera reacción fue de incredulidad, afirmando que tal cosa era imposible que ocurriera, ya que ellos todos los días “regalan pan a los niños de la calle”.

“Este agravio fue denunciado en las redes sociales de internet; recibiendo de inmediato rechazo a tal acto de racismo, así como pronunciamientos y acciones de solidaridad. En lo personal agradezco a todas esas personas; muchas de ellas amigas y colegas, y muchos otros más que no conozco; pero que seguramente son hombres y mujeres que luchan por las causas dignas de la justicia y de la erradicación de la violencia; la discriminación y el racismo”, dijo la estudiante.

Dijo que instancias como la Quinta Visitaduría de la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) de México; la Comisión Presidencial contra el Racismo y la Discriminación (CODISRA) de Guatemala, y el Consulado de Guatemala en Comitán, de inmediato han dado seguimiento a este agravio.

“En todos los casos, he reiterado mi interés en cerrar este asunto que me ofende y daña mi integridad. No tengo interés en el protagonismo, ni me interesa estar en el centro del debate. Lo único que estoy esperando para cerrar este desagradable acontecimiento, es una disculpa pública de parte de la cafetería “Oh La La. Pastelería Francesa’”, dijo Rosa Liberta Xiap Riscajche.

Añadió que recibir una disculpa pública hacia su persona, es también la exigencia de la Universidad (CESMECA-UNICACH), tanto de parte de su director, como de su rector; quienes así se han pronunciado, mediante sendos comunicados oficiales. “Disculpa que, si bien ciertamente, no alcanzará a resarcir el daño moral y la ofensa causada; ésta, sin embargo, es necesaria”.

Mencionó que la gerencia de la empresa se limitó a un “comunicado”, publicado en su página web que se circunscribe a comentar el hecho, y lo justifica aduciendo un “malentendido”; argumentando que “es de humanos aclararlo”. Aduce que tal acto es responsabilidad de la empleada del café y no de la empresa.

Para la estudiante guatemalteca estas respuestas le parecen inaceptables e insuficientes, ya que la cafetería trata de evadir su responsabilidad como una empresa socialmente responsable.

Denunció que en los tres años que tiene viviendo en San Cristóbal de las Casas no es la primera vez que ocurre una situación semejante.

“Esta situación de racismo y discriminación, la vivimos en lo general en las calles, en la vida cotidiana; las mujeres, niñas y niños indígenas. Y una manifestación de ella es el rechazo que sufrimos de parte de las casas comerciales, cuando con violencia verbal y física, nos impiden ingresar a los mismos. Desgraciadamente, este tipo de violencia está normalizada en la sociedad, y peor aún en las cámaras comerciales, las autoridades municipales, estatales y nacionales; quienes, observo, son omisos en reaccionar frente a estas flagrantes violaciones a los Derechos Humanos”, agregó.

Consideró que la empleada la discriminó cumpliendo órdenes, respondiendo a las políticas de la empresa, por lo que el dueño de la pastelería, no puede ignorar su responsabilidad en este evento, cuando la empleada, a gritos, impidió que ella ingresara al lugar. Y que sería doblemente agraviante, que ahora esta trabajadora sea despedida por cumplir con fidelidad las órdenes de su patrón.

“Quiero dar por cerrado este caso, que en lo personal me desgasta y me ofende. Espero que la disculpa pública solicitada no se demore en llegar. Mi deseo es que este caso se convierta en un precedente, para dar origen a una nueva relación, a un cambio de políticas públicas, que se sustenten en el respeto a las mujeres indígenas que luchan día a día, de una manera honesta, y que el sistema neoliberal las ha arrojado al comercio informal. Ellas no son responsables de tener a la calle como su único espacio de sobrevivencia”, concluyó Rosa Xiap Riscajche, conocida en las redes sociales como Ali Roxox.

Comentarios

Load More