Rompe GDF ayuno de activista preso desde la marcha del 2 de octubre

MÉXICO, D.F. (apro).- Autoridades penitenciarias del Gobierno del Distrito Federal (GDF) ordenaron hoy romper la huelga de hambre que sostenía Jorge Mario González García, uno de los detenidos el 2 de octubre y quien hasta esta mañana fue interno del Reclusorio Oriente.

A 46 días de haber iniciado el ayuno, en protesta por la detención de que fue objeto y por la orden judicial que le impidió salir libre bajo caución, a pesar de ser acusado de delitos no graves que, por otra parte, no se le han probado en juicio, González García fue trasladado esta tarde al Hospital de Tepepan, donde lo mantienen incomunicado.

Nuria Ramírez, pareja del joven de 23 años, informó en entrevista que, desde las 7:30 horas, hablaron con él por teléfono y, desde entonces, no han tenido información sobre su estado de salud y las autoridades han negado el acceso al nosocomio tanto a familiares como a abogados y médico personal.

Desde el jueves, al cumplir 45 días de ayuno, Jorge Mario expresó su temor por ser forzado a abandonar su huelga de hambre, razón por lo que firmó una carta responsiva explicitando el tipo de intervención médica que estaba dispuesto a aceptar, así como su determinación a continuar sin probar alimento.

Sus sospechas se confirmaron hoy, al ser intervenido y trasladado al Hospital de Tepepan alrededor de las 13:00 horas.

González García fue detenido la tarde del 2 de octubre, cuando se dirigía a la marcha conmemorativa de la masacre estudiantil de 1968. Las irregularidades en su captura y el proceso judicial que se le sigue fueron expuestos en la edición 1933 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

De acuerdo con el último reporte médico, derivado de una revisión practicada ayer, el cuadro de desnutrición de Jorge Mario era alarmante, pues había agotado sus reservas de grasa y empezaba a consumirse su masa muscular, con una pérdida de de 6 kilogramos de peso.

Además, presentaba una gastritis crónica, lentitud en sus reflejos y, desde el lunes 18, había ido perdiendo lucidez. Según el reporte médico, también presentaba graves estragos en su aparato digestivo.

Ante lo que consideraron un rompimiento forzado de la huelga de hambre, varios colectivos de jóvenes iniciaron una marcha de las instalaciones de la UAM Xochimilco al Hospital de Tepepan, denunciando al gobierno de Miguel Macera por criminalizar la protesta social, por represor y por mantener incomunicado a Jorge Mario desde esta mañana.

El 7 de octubre, la juez Marcela Ángeles Arrieta otorgó un auto de libertad bajo caución a Jorge Mario, acusado de delitos no graves. Al llegar a las puertas del reclusorio, agentes de la Policía Investigadora del Distrito Federal lo reaprehendieron, pues la juzgadora revocó el auto por considerar al activista de “peligrosidad social”.

Ese día inició la huelga de hambre que las autoridades rompieron este viernes.

Jorge Mario González García fue alumno del CCH Naucalpan e inició su activismo en 2008 ante la reforma educativa llamada “de los 12 puntos”.

Debido a su oposición a la reforma, hace unos meses fue expulsado de la UNAM por un Tribunal Universitario y, de acuerdo con una entrevista epistolar, se sabía perseguido tanto por porros universitarios como por agentes capitalinos, hasta el día de su detención.

Comentarios

Load More