Más poderío, dinero e impunidad para el Ejército

En tiempos en que el Ejército Mexicano se desgasta en la inútil guerra emprendida contra los cárteles de la droga y sigue cayendo en el desprestigio, tanto en el país como en el extranjero, por sus constantes violaciones a los derechos humanos, el gobierno federal y la Secretaría de la Defensa concibieron ya un nuevo plan para darle mayor poderío a las Fuerzas Armadas. Básicamente, esta iniciativa consiste en duplicar el presupuesto al sector, pero manteniéndolo alejado del escrutinio público y de la justicia civil.

MÉXICO, D.F. (Proceso).- El presidente Enrique Peña Nieto y el titular de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), el general Salvador Cienfuegos Zepeda, quieren duplicar los recursos para el Ejército, incrementar sus efectivos, aumentar su presencia en labores policiacas y darle un marco jurídico que le permita regularizar su lucha en las calles contra el crimen organizado.

Sin embargo, los principales responsables de la seguridad en el país no están dispuestos a acotar el fuero de guerra ni a que las Fuerzas Armadas rindan cuentas ante el Congreso.

El Ejército lo quiere todo, menos adecuarse a un control civil. Ésa será la tendencia del sexenio de Peña Nieto, según se desprende de sus nuevos objetivos declarados.

La duplicación de recursos está por verse: El presidente busca un Ejército más fuerte y protegido y está dispuesto a concederle más espacios; incluso, permitir que participe en operaciones internacionales de pacificación. No obstante, el aumento presupuestario requerido es altísimo. De concretarse, la Sedena recibiría uno por ciento del Producto Interno Bruto (PIB) al finalizar el sexenio.

Por lo pronto, el mandatario mantendrá al Ejército en actividades de seguridad pública. Además, ya le abrió la puerta para que “gestione” que la Dirección General de Aeronáutica Civil –que depende de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes– sea evaluada… por la Sedena.

El Programa Sectorial de la Defensa Nacional 2013-2018 (PSDN), que se deriva del Plan Nacional de Desarrollo, hace un diagnóstico negativo de las condiciones en que se encuentran el Ejército y la Fuerza Aérea Mexicana (FAM). Considera que trabajan con equipo obsoleto y propone una mayor infraestructura, renovar el armamento individual (con la producción de 121 mil fusiles automáticos FX-05 calibre 5.56 mm), el parque vehicular e incrementar la inteligencia militar para tener más incidencia en las actividades de protección interna.

El PSDN está vigente desde el pasado 13 de diciembre, cuando se publicó en el Diario Oficial de la Federación, con el aval de Peña Nieto y Cienfuegos.

Contrario al discurso presidencial, que ha prometido retirar a los militares de las calles, el primer mandatario y el jefe de la Sedena prevén una mayor intervención de tropas.

(Fragmento del reportaje que se publica en Proceso 1940, ya en circulación)

Comentarios

Load More