Molesta a Evo Morales visita de Vargas Llosa a Bolivia

MÉXICO, D.F. (apro).- La visita que realizará el escritor peruano Mario Vargas Llosa a Bolivia, importunó al presidente del país sudamericano, Evo Morales, quien acusó al Nobel de Literatura de “intromisión”.

“No estoy protestando. Que venga. Pero que sepa el pueblo boliviano por invitación de quién viene. Respeto a Vargas Llosa (…) pero nos trata de dictador. Eso es intromisión”, declaró el mandatario peruano, informó la agencia DPA.

Vargas Llosa visitará en dos semanas la ciudad de Santa Cruz de la Sierra, gobernada por Rubén Costas, tenaz opositor político de Evo Morales.

Además el mandatario boliviano sostuvo que el exmandatario boliviano, Gonzalo Sánchez de Lozada y su exministro de Defensa Carlos Sánchez Berzaín, organizan la visita del autor de “La ciudad y los perros”.

Ambos exfuncionarios bolivianos son refugiados políticos en Estados Unidos desde octubre de 2003, cuando Sánchez de Lozada renunció a la presidencia.

El actual ministro de Gobierno, Carlos Romero, afirmó que la visita de Vargas Llosa es de carácter “político” porque se reunirá con el gobernador de Santa Cruz.

“A este paso no me extrañaría que también visite Santa Cruz el líder de la oposición venezolana, Henrique Capriles”, ironizó.

La visita de Vargas Llosa a las misiones jesuíticas de Bolivia, en el departamento de Santa Cruz, está programada para el próximo 22 de enero. Ahí dará conferencias y tendrá un encuentro con líderes de opinión, durante seis días.

Después visitará los restos de esas misiones declaradas Patrimonio de la Humanidad por la Unesco, según informó la Fundación Nueva Democracia, cuyo presidente, Oscar Ortiz, afirmó que “Vargas Llosa es un comprometido con la defensa de la democracia y de la libertad”.

El escritor peruano –quien vivió en su niñez en la ciudad boliviana de Cochabamba, donde aprendió a leer y escribir en el colegio católico La Salle—llegará a Santa Cruz acompañado por su esposa, Patricia Llosa, y cuatro amigos. Su primera esposa fue la boliviana Julia Urquidi.

Load More