Operativo contra la CNTE fue un repliegue, no desalojo: Mancera

MÉXICO, D.F. (apro).- Tras el operativo realizado la noche del domingo pasado en la Plaza de la República para retirar carpas de los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE), el jefe de Gobierno capitalino, Miguel Ángel Mancera, afirmó que no habrá confrontación con el magisterio y que por encima de la fuerza, privilegiará el diálogo.

El operativo del domingo, puntualizó, no fue un desalojo porque en la zona continúan 120 profesores, sino un retiro de carpas previamente acordado con los representantes del campamento magisterial para dar mantenimiento al lugar, argumento que fue refutado por los líderes de la CNTE.

El pasado domingo poco después de las 19:00 horas y en plena conferencia de los líderes magisteriales, un grupo de alrededor de 400 granaderos ingresó al campamento de la CNTE, en la Plaza de la República –donde permanecen desde el pasado 13 de septiembre– para replegarlos hacia la calle de Gómez Farías y avenida De los Insurgentes.

Este lunes, en conferencia de prensa y también mediante un desplegado Mancera justificó el repliegue al refrendar la disposición de su gobierno al diálogo para evitar confrontaciones y cuidar al mismo tiempo a los capitalinos.

“Refrendamos el compromiso de respeto a los derechos de la manifestación, ahí están, ahí está el grupo de los profesores, simple y sencillamente en la parte donde se hizo la limpieza no había personas, se trataba de una serie de casas de campaña que estaban vacías”, sostuvo.

En el desplegado, publicado en distintos diarios, reitera su disposición a mantener un diálogo “constante y abierto” con los integrantes de  la CNTE “para evitar, en la medida de lo posible, que su movilidad afecte a los capitalinos”.

Asimismo, subrayó su respeto al derecho de manifestación y luego indicó que se mantendrá la presencia de la policía capitalina “hasta cuando sea necesario” para dar “garantías” a los ciudadanos.

Más tarde, el secretario de Gobierno, Héctor Serrano, ofreció una conferencia de prensa para refrendar la disposición del gobierno al diálogo y proponer la instalación de una mesa de negociación pública y abierta con los dirigentes de CNTE ante su anuncio de futuras movilizaciones y acciones en la capital del país que incluyen el reforzamiento de su plantón.

Serrano reconoció además que, durante ocho días, personal de Concertación Política del GDF negoció con representantes del campamento pero no con los líderes de la CNTE porque “no estaban” en el sitio y fue ahí que se acordó que se quitarían las carpas vacías.

Esta vez agregó que hay instalaciones subterráneas en la explanada que requieren ser revisadas por Protección Civil y por ello la necesidad de retirar las estructuras que fueron estrenadas hace dos años.

Serrano reiteró que no se trató de un desalojo porque el campamento permanece en el Monumento a la Revolución.

CNTE amaga con retomar el Zócalo

Por la tarde, en un mitin realizado en donde aún permanecen algunas carpas, en la Plaza de la República, la CNTE anunció que su permanencia ahí es “temporal” porque reunirá la fuerza para recuperar el Zócalo capitalino.

“Todos a trabajar de nuestras organizaciones para recuperar el corazón de esta Nación”, conminó Juan José Ortega Madrigal, secretario general de Michoacán, al tiempo que los presentes, entre quienes también se encontraban integrantes del SME y otras organizaciones urbanas, gritaban “¡Zócalo! ¡Zócalo!”.

Antes los maestros habían afirmado que mantendrían en plantón en el Monumento a la Revolución, en protesta por la reforma educativa, en las pocas carpas que quedaron al lado poniente de la Plaza de la República.

“No renunciaremos a nuestro derecho a manifestarnos. Esta protesta se ha criminalizado a pesar de que se dejó el espacio para el libre tránsito y no impidió el acceso al museo ni al mirador”, destacaron en conferencia de prensa los maestros Juan José Ortega Madrigal, Rubén Núñez Ginés, Francisco Bravo Herrera, Daniel López Castellanos y Zen Yatzen.

Además afirmaron que el plantón será reforzado con cientos de maestros y desmintieron las afirmaciones del gobierno capitalino en el sentido de que el repliegue del plantón fue previamente acordado. Incluso, señalaron que con el desalojo, el gobierno de Miguel Ángel Mancera fue el que rompió el diálogo.

En el desalojo, afirmaron, resultaron golpeados seis maestros aunque ninguno de gravedad. Tampoco hubo detenidos pero afirmaron que en el operativo perdieron medicamentos, ropa nueva que les habían regalado, entre otros objetos personales y despensa.

El secretario general de la Sección 22, Rubén Núñez, aseguró que el repliegue “es una traición”.

“Lo que ayer sucedió lo consideramos un agravio a la CNTE, una traición de los gobiernos a la protesta social”, dijo.

Durante una conferencia de prensa, Núñez sostuvo que “la Coordinadora hoy está más fortalecida que nunca” y dejó en claro que la lucha continuará en las calles en la búsqueda de apoyo internacional pues “este movimiento va más allá de nuestras fronteras”.

Además anunció una movilización nacional para el próximo 17 de enero y un Congreso Nacional Extraordinario en Oaxaca, del 14 al 16 de febrero.

Respecto de las afectaciones a los comerciantes de la zona, el líder de la Sección 9 de la CNTE, Francisco Bravo, afirmó: “Lamentamos sus pérdidas, no es nuestra intención dañarlos pero comprendan que está en riesgo la educación. Además el 45% de los centros de trabajo del sector educativo en la Ciudad de México son administrados por la iniciativa privada”.

Canacope exige indemnización

La Cámara Nacional de Comercio en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope) solicitará al gobierno de Miguel Ángel Mancera una indemnización para subsanar las pérdidas ocasionadas por el plantón de los maestros de la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación (CNTE) en el Monumento a la Revolución.

De acuerdo con el presidente de la Canacope, Gerardo López Becerra, la merma que tuvieron los negocios durante la permanencia de los maestros en la zona, asciende aproximadamente a mil millones de pesos.

A unas horas del desalojo de los maestros de la CNTE, López Becerra advirtió a las autoridades del Gobierno del Distrito Federal:

“Es necesario que las autoridades contemplen cubrirla (la indemnización), pues de lo contrario los comercios tardarían hasta seis meses en recuperar lo perdido por la manifestación magisterial de 115 días”.

El líder de la Canacope precisó que los negocios afectados fueron hoteles, restaurantes y pequeños comercios, por lo que si no existe un programa de ayuda real que no consista en créditos o préstamos, los empresarios de la zona continuarán incrementando las deudas que adquirieron para evitar perder sus negocios.

De hecho, señaló que cada empresa y negocio ubicado en los alrededores del monumento, resolvió la crisis económica a la que le llevó la falta de ingresos por el plantón de diferente manera.

“Hay quienes lo resolvieron con sus socios, hay quienes tuvieron el apoyo con el gobierno de la Ciudad de México y otros pidieron crédito bancario”, dijo.

López Becerra precisó que hay por lo menos 350 empresas “muy golpeadas”, las cuales generan unos mil 500 empleos.

Para el presidente de la Canacope está situación “era muy triste” al ver que en ese sitio histórico “las fuentes fueron ocupadas como baño, que las alcantarillas se abrieran y fueran utilizadas como baños públicos, que los jardines se convirtieran en cocinas”.

López Becerra sugirió al jefe de gobierno de esta ciudad que los plantones no se realicen en monumentos históricos, parques y jardines, ni en el Zócalo.

“Pensamos que tendrían que ocupar una parte predestinada por el gobierno de la Ciudad de México en donde pudieran estar de manera acondicionada por el espacio en donde tuvieran que estar”, señaló.

Por lo pronto la Canacope presentará su solicitud ante las autoridades en dos semanas, aproximadamente.

(Con información de Juan Carlos Cruz Vargas)

 

Comentarios

Load More