Denuncia PAN ante el IFE a Velasco Coello

MÉXICO, D.F., (apro).- El Partido Acción Nacional (PAN) presentó una queja ante el Instituto Federal Electoral (IFE), en la que denuncia diversas irregularidades detectadas con motivo de la difusión del Primer Informe del gobernador de Chiapas, Manuel Velasco Coello.

De acuerdo con el presidente del PAN, Gustavo Madero, el mandatario chiapaneco debe dar cuenta de manera transparente sobre la cantidad de recursos utilizados y justificar ante la sociedad la no utilización de los mismos para programas de infraestructura o sociales.

“El gobernador, en vez de publicidad, debe atender al 30% de su población que vive en pobreza extrema, así como el rezago educativo de los chiapanecos que tienen tan sólo un promedio de 6.7 años de educación por habitante o reducir la pobreza de seis de los diez municipios más pobres del país”, subrayó.

Por su parte, el director jurídico de Acción Nacional, Eduardo Aguilar Sierra, afirmó que la publicidad de Velasco Coello se hizo al amparo de la economía más pobre del país, utilizando la contratación de medios de comunicación a nivel nacional, cuando la ley sólo permite difusión estatal, y disfrazando promoción personalizada en lugar de informar labores del gobierno.

“Todo ello contraviene lo previsto en el artículo 134 de la Constitución y el artículo 228, párrafo 5 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales”, explicó.

Según el PAN, la denuncia presentada ante el IFE “refrenda el compromiso por vigilar el adecuado manejo y aplicación de los recursos públicos, patrimonio de todas las familias mexicanas”.

De acuerdo con una investigación de la cadena estadunidense Univisión, el mandatario de Chiapas derrochó más de 10 millones de dólares para difundir su imagen durante el primer año de su administración, casi la mitad del presupuesto del estado que gobierna.

Entre otros, la campaña de Velasco llamó la atención del Subcomandante Marcos, quien le dedicó una postdata en su comunicado del domingo 22: “El autodenominado ‘gobernador’ de Chiapas, México, ha declarado solemnemente que su administración ‘se ha apretado el cinturón’ con un programa de austeridad. Como muestra de su decisión, se ha gastado más de 10 millones de dólares en una campaña publicitaria nacional que no por masiva y costosa es menos ridícula… e ilegal.

“Pero como algunos medios se llevan su tajada, el ‘imberbe’, ‘inexperto’ e ‘inmaduro’ empleado de un negocio que ni es partido ni es verde ni es ecologista ni es de México (bueno, ni él es gobernador, así que para qué detenerse en detalles) es ahora, en las páginas y segmentos de la misma prensa que lo atacaba por ‘niñato’, un ‘hombre de Estado’ que no gasta en su promoción personal, sino ‘en atraer turismo a Chiapas’.

“Sí, mi buen, ya las agencias turísticas lanzan el turipaquete ‘Conozca al Güero Velasco’, en plan ‘all included’, que viene con un kit con anteojeras para no ver a los grupos paramilitares, ni la miseria y el crimen que pululan en las principales ciudades chiapanecas (Tuxtla Gutiérrez, San Cristóbal de las Casas, Comitán, Tapachula, Palenque), en una entidad donde se supone que los indígenas sean los pobres, no los mestizos.

“Si el gran ladrón, (el exmandatario) Juan Sabines Guerrero, pagó millonadas a los medios para simular gobierno donde sólo hubo despojo, el actual junior de la política local paga más porque ha aprendido, del actual titular del Ejecutivo Federal (creo que se llama Enrique Manlio Emilio… ¿no? ¿ya ven lo malo de no tener cuenta en tuiter?), que se puede pasar de una averiguación judicial a una lista de candidatos presidenciales para 2018 con sólo algunas decenas de millones de dólares, un buen Photoshop y una telenovela rosa”, escribió Marcos.

En diciembre pasado, Velasco Coello publicitó su primer Informe de Gobierno no sólo en Chiapas, también lo hizo en el Distrito Federal y el Estado de México. A unos cuantos días del 20 aniversario del levantamiento zapatista y en medio de una crisis de deuda, el pevemista aseguró que las críticas que había recibido eran sólo una cortina de humo, y que utilizó el dinero sólo porque ya estaba presupuestado.

Seis días antes del primer informe de labores de Velasco Coello, realizado el 19 de diciembre, cientos de anuncios de la revista Cambio –publicación que incluía una serie de artículos apologéticos– inundaron las calles no sólo de Chiapas, sino del Estado de México, el Distrito Federal y otras entidades del centro del país.

A 20 años del levantamiento zapatista que sacudió al estado y al país entero, Velasco se anunció en autobuses, parabuses, casetas telefónicas, espectaculares, en calles, carreteras y edificios, en Facebook, Twitter, YouTube y otras páginas electrónicas, en periódicos –impresos y electrónicos, locales y de circulación nacional–, en cines, parques y plazas… Así, el gobernador de uno de los estados más pobres y endeudados de la República pagó para difundir su rostro en las entidades con los mayores padrones electorales.

De acuerdo con el párrafo quinto del artículo 236 del Código Federal de Instituciones y Procedimientos Electorales (Cofipe), Velasco Coello realizó “propaganda personalizada”, que además difundió fuera de su estado.

La colocación de ese tipo de anuncios también viola el párrafo quinto del artículo 228 del Cofipe, que establece que “el informe anual de labores o gestión de los servidores públicos, así como los mensajes que para darlos a conocer se difundan en los medios de comunicación social, no serán considerados como propaganda, siempre que la difusión se limite a una vez al año en estaciones y canales con cobertura regional correspondiente al ámbito geográfico de responsabilidad del servidor público y no exceda de los siete días anteriores y cinco posteriores a la fecha en que se rinda el informe. En ningún caso la difusión de tales informes podrá tener fines electorales ni realizarse dentro del periodo de campaña electoral”.

Además, contraviene el párrafo 7 del artículo 134 constitucional, que indica: “La propaganda, bajo cualquier modalidad de comunicación social, que difundan como tal los poderes públicos, los órganos autónomos, las dependencias y entidades de la administración pública y cualquier otro ente de los tres órdenes de gobierno, deberá tener carácter institucional y fines informativos, educativos o de orientación social. En ningún caso esta propaganda incluirá nombres, imágenes, voces o símbolos que impliquen promoción personalizada de cualquier servidor público”.

Comentarios

Load More