Moreno Valle, el clon de Peña Nieto

Según sus colaboradores, Rafael Moreno Valle será “la segunda edición de Peña Nieto” en el próximo sexenio. Nada extraño: el actual mandatario de Puebla lleva años preparándose para ocupar la Presidencia en 2018, lo que resulta más que obvio a juzgar por las millonadas que despilfarra para posicionar su imagen en los medios impresos y electrónicos de cobertura nacional, de manera particular en Televisa y TV Azteca. Y aun cuando en los dos primeros años de su gobierno 261 mil 800 poblanos se incorporaron a las filas de la pobreza, él justifica el dispendio…

PUEBLA, PUE. (Proceso).– De los gobernadores que invierten decenas de millones de pesos en la promoción de su imagen en medios de comunicación, Rafael Moreno Valle tiene rasgos singulares.

Aun cuando llegó al poder en febrero de 2011 abanderado por la coalición PAN-PRD-Panal-Convergencia, tiene trayectoria priista y se le identifica como uno de los sobrevivientes de la profesora Elba Esther Gordillo y hoy es una de las réplicas más acabadas del modelo Peña Nieto.

Desde antes de que arrancara su gobierno, dejó ver su interés por la silla presidencial para 2018. Sus colaboradores explican que su estrategia será similar a la del mexiquense. Moreno Valle, dicen, será “la segunda edición de Peña Nieto” y también estará arropado por el duopolio televisivo.

Con su madrina política presa en Tepepan, el mandatario poblano no pierde las esperanzas y continúa apostándole a posicionar su imagen en medios nacionales, no obstante que el Consejo Nacional de Evaluación de la Política de Desarrollo Social (Coneval) ubica a Puebla como el tercer estado con mayor pobreza en el país.

En los tres años que lleva al frente del gobierno poblano ha destinado a publicidad entre 180 y 126 millones de pesos por año, según las cifras oficiales consultadas por la reportera.

En 2011, por ejemplo, más de 60% de ese presupuesto fue a parar a Televisa y TV Azteca. Moreno Valle destinó 180 millones de pesos al área de comunicación social, de los cuales 88.5 millones –casi 50%– fueron para Televisa y 24 millones para TV Azteca.

En lo que parece un “paquete de publicidad integrado” similar al de Peña Nieto, Moreno Valle suele aparecer en programas de alta audiencia de ambas televisoras, entre ellos Hoy y Venga la alegría.

El resto del presupuesto se repartió en otros medios, la mayoría nacionales: Grupo Milenio, Organización Editorial Mexicana, Grupo Acir, Radio Fórmula y Organización Estrellas de Oro.

Mientras tanto, medios locales impresos, electrónicos y digitales se quejan de que el gobierno morenovallista los vetó desde el inicio de su gestión.

Pero los preferidos del gobernador son las televisoras de Emilio Azcárraga Jean y Ricardo Salinas Pliego. A Televisa le obsequió un terreno de 6.7 hectáreas, valuado en 325 millones de pesos; incluso aportó 116 millones de pesos para la construcción de un Centro de Rehabilitación Infantil Teletón (CRIT) en la entidad.

Además, del presupuesto anual se destinan 8 millones 500 mil unidades de inversión (Udis) –en 2014 serán 42.5 millones de pesos– a la operación del CRIT. Este apoyo del gobierno poblano será por 10 años. Moreno Valle también dio 36 millones para que la televisora grabara y transmitiera su programa Espacio 2011 desde esta ciudad.

A TV Azteca, el mandatario le entregó el edificio histórico donde estuvo la fábrica textil La Constancia Mexicana. En la restauración del inmueble se invirtieron 81 millones de pesos y hoy es la sede del Centro de Formación de la Orquesta Infantil Esperanza Azteca.

Asimismo, Moreno Valle entrega un subsidio anual a la Asociación Poder Cívico, presidida por Andrés Roemer, que, junto con TV Azteca, organiza el evento “La Ciudad de las Ideas”. Para 2014 esa cantidad alcanzará los 31.5 millones de pesos.

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1941 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios