Autodefensas siguen armados y se reúnen con Vallejo

APATZINGÁN, Mich. (apro).- En medio de un fuerte dispositivo de seguridad policiaca y militar, el gobernador priista Fausto Vallejo se reunió a puerta cerrada con los líderes de los grupos de autodefensa ciudadana para definir acuerdos.

Como parte del intento por recuperar el orden en la región, esta ciudad fue totalmente tomada por miles de policías y soldados fuertemente armados, quienes realizaron rondines en la cabecera municipal.

A las siete de la noche llegó Fausto Vallejo a la presidencia municipal pero se negó a dar declaraciones.

“No voy a hablar”, repitió en varias ocasiones el gobernador, resguardado por escoltas con rifles de asalto.

Vallejo fue recibido con aplausos por los miembros de la presidencia municipal con quienes se reunió a puerta cerrada.

El gobernador acudió a la 43 Zona Militar, donde también fueron trasladados miembros de las autodefensas, entre ellos Estanislao Beltrán, integrante del consejo general de esta agrupación.

El encuentro fue a puerta cerrada y el mandatario estatal se negó a dar una declaración al respecto.

Por la tarde, el Ejército y la Policía Federal (PF) desarmaron a elementos de la policía municipal de Apatzingán, quienes en diversas ocasiones han sido acusados de tener vínculos con los Caballeros Templarios.

Por otro lado, según integrantes de grupos de autodefensa ciudadana, el intento del Ejército por desarmarlos fracasó por la reacción de la ciudadanía de defenderlos en los municipios de Parácuaro y Nueva Italia.

Incluso, manifestaron que les regresaron las armas y que esa acción fortaleció el apoyo de la gente.

El comandante Martín, del municipio de Tepalcatapec, en asamblea realizada en el zócalo de Nueva Italia, municipio de Múgica, dijo que no dejarán solos a los pobladores que ya se rebelaron contra Los Caballeros Templarios.

En respuesta, de manera anónima, unos mil 500 pobladores manifestaron el apoyo a los grupos de autodefensa ciudadana, quienes respondieron que se quedarán en la zona y trabajarán en las labores de seguridad junto con las autoridades del gobierno federal.

Los habitantes reunidos frente al palacio municipal aprobaron crear su propio grupo de autodefensa para hacer frente a los Templarios, así como cooperar con las autoridades federales para recuperar la paz.

“Al rato llegará el Ejército y desarmará a la policía municipal, que va a desaparecer. Hay que colaborar con ellos”, anunció un integrante de las autodefensas identificado como Martín.

En la asamblea estuvieron presentes las autoridades municipales encabezadas por el edil Casimiro Quezada Casillas. La ciudadanía que asistió a la asamblea manifestó, a gritos, que no estaba de acuerdo con el desarme de las autodefensas.

La profesora Tomasa Díaz Vargas dijo que el pacto es que van a trabajar de la mano con el gobierno federal, municipal y estatal.

“Tenemos que sacar las armas, se va a legalizar, necesitamos que todos participen, no queremos gente cobarde, pasiva. Que se nos quite ese miedo. Todo está bajo control”, explicó a los habitantes de Nueva Italia, municipio de Múgica.

Sergio Pardo Menera, tesorero municipal, expresó que ya es tiempo de tener tranquilidad. “Cada uno puede aportar algo para defendernos”, dijo el funcionario.

Los muertos

En Antúnez, al mediodía, habitantes de este lugar se manifestaron en contra del desarme de los grupos de autodefensa ciudadana, acción que ayer a la medianoche iniciaron los soldados.

Hasta ahora están confirmados sólo dos muertos: Rodrigo Benítez Pérez, de 25 años, y Mario Pérez, de 50, ambos de Antúnez, municipio de Parácuaro.

Los dos fallecidos eran civiles jornaleros que llegaron a defender a las autodefensas cuando estaban siendo desarmados por parte de los militares.

“¿Por qué los mataron si no traían armas? Era gente pacífica, trabajadores que recogían limones”, aclararon familiares de Rodrigo Benítez.

Mientras acompañaban a sus muertos, amigos y familiares de ambos caídos dijeron que los soldados les dispararon por haber defendido a las autodefensas que llegaron a Antúnez para sacar a Los Caballeros Templarios.

“Ellos (las autodefensas) nos defienden, son gente como nosotros; si los desarman van a venir a matarnos”, advirtió una mujer que pidió no dar su nombre por miedo a los Templarios.

Según testimonios de varios habitantes, los Templarios les fijan los precios de la carne y pan, así como de otros alimentos, para sacar ellos una ganancia.

Además, los tenían sometidos con amenazas y los obligaban a manifestarse en contra de las autodefensas.

En un recorrido, esta mañana se puedo observar que las autodefensas permanecen armados en el poblado, a pesar de que ayer en la noche los soldados les quitaron algunas armas.

En el entronque de Cuatro Caminos que une Apatzingán con Parácuaro y Nueva Italia, también se encontraban las autodefensas armados.

Los habitantes de Nueva Italia realizaron un mitin en la glorieta y saludaron a los policías federales que arribaron la víspera.

 

Acerca del autor

José Gil Olmos, reportero desde 1998. Colaboró en el periódico El Nacional y en el diario La Jornada. Desde el 2001 es reportero de la revista Proceso. Es autor de Los Brujos del Poder, La Santa Muerte la virgen de los olvidados, Los reporteros mexicanos en la guerra de Chiapas y Batallas de Michoacán.

Comentarios