Revista británica reconoce a Vidergaray como “Secretario de Finanzas del año”

MÉXICO, D.F. (apro).- La revista británica The Banker finalmente entregó este lunes a Luis Videgaray Caso el reconocimiento como el “secretario de Finanzas del año” para las Américas y a nivel global, que había anunciado desde el 30 de diciembre pasado.

Aunque habitualmente la publicación otorga dicho reconocimiento como premio a una conducción extraordinariamente destacada de la economía, esta vez optó por no hacerlo así y otorgarlo al secretario de Hacienda de México, quien a su juicio “jugó un papel clave en el impulso de las reformas estructurales impulsadas por el gobierno mexicano, para fomentar la productividad, promover el crecimiento y reducir la pobreza”.

Así, esta vez el premio no califica una actuación sobresaliente en materia económica, sino las expectativas creadas con las reformas.

Y no podría ser de otra manera, toda vez que la conducción económica a cargo de Luis Videgaray quedó mucho a deber en el primer año de gobierno de Enrique Peña Nieto.

En efecto, no se logró el crecimiento prometido, ni la creación de empleos ofrecida, ni –mucho menos– la mejoría en el bienestar de la sociedad, que con tanto ánimo aseguraba Peña Nieto que se lograría apenas llegara él al mando del país.

Nada. La economía mexicana registró una severa desaceleración en 2013. Apenas habrá crecido un tercio de lo que creció en 2012: un 1.3%, en los cálculos optimistas de la Secretaría de Hacienda, contra 3.9% del año anterior. Muy lejos del 3.5% pronosticado al principio de la administración y más lejos aún del promedio de 4.3% en que creció la economía durante los últimos tres años del gobierno de Felipe Calderón.

De los empleos, ni se diga. La meta de un millón de nuevos puestos de trabajo fue, como siempre, inalcanzable. En 2013, según la información más reciente del IMSS, se crearon 463 mil 018 empleos formales. Y esa cantidad es no sólo menos de la mitad de la meta anual, sino que fue inferior en 35% al total de empleos generados en 2012.
Sólo por poner dos casos relevantes en materia de conducción económica.

Así, con poco qué presumir, el secretario de Hacienda recibió este lunes, en Londres, el reconocimiento como “secretario de finanzas del año”, de manos de Brian Caplen, editor en jefe de The Banker, revista británica mensual fundada en 1928 y considerada como una de las principales publicaciones financieras mundiales.

The Banker es una publicación del Grupo Financial Times especializada en banca internacional.

En un comunicado de prensa de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP) se informa que previamente a la ceremonia en que se le otorgó a Videgaray el reconocimiento –en las oficinas de la publicación–, el funcionario mexicano sostuvo reuniones de trabajo con representantes de los sectores financiero y empresarial del Reino Unido, a quienes reiteró las condiciones favorables para la inversión extranjera en México.

Pero a Comunicación Social de la SHCP sólo le pareció importante la sola entrega del reconocimiento. Nada recoge de la conferencia que dio Videgaray al término de la ceremonia.

En el encuentro con representantes de los medios, el secretario rechazó que México vaya a ser arrastrado por la crisis cambiaria que están padeciendo varios países emergentes.

El país, dijo Videgaray, tiene mejores fundamentos económicos y el peso mexicano, que sólo se ha depreciado un 4% en los últimos 13 meses, no será arrastrado por las fuertes devaluaciones de otras monedas emergentes, según reporta la agencia AFP.

Comparó ese comportamiento del peso mexicano con la lira turca, que se ha devaluado 30%, o el real brasileño, en 16%, en el mismo lapso.

Dijo Videgaray, según AFP: “Estamos convencidos de que los mercados diferenciarán y mirarán a los fundamentos” de cada país cuando se produzca “una estampida” como la de la semana pasada.

Contextualiza la agencia: “El peso argentino perdió 14% en tan sólo dos días la semana pasada, la lira turca 10% desde mediados de diciembre y el rand sudafricano un 25% desde mayo, alcanzando sus niveles más bajos en años”.
“Por supuesto, México es un país emergente”, concedió Vidagaray, “y tenemos experiencia en volatibilidad, pero estamos en mejor situación que muchos otros países”.

“En México tenemos desde hace 19 años un tipo de cambio completamente libre donde la oferta y la demanda fijan el valor del peso”, explicó. Y eso “ha funcionado bien para México porque en algunos choques de carácter financiero el tipo de cambio ha actuado como un mecanismo para aislar esos choques de la economía real”, agregó Videgaray, según AFP.

Comentarios