Periodistas de Oaxaca se solidarizan con familia de “Goyo” y el gremio veracruzano

OAXACA, Oax. (proceso.com.mx).- Con el lema “¡prensa, no disparen!”, un grupo de periodistas de Oaxaca realizó hoy una manifestación en solidaridad con la familia del fotorreportero Gregorio Goyo Jiménez de la Cruz y con el gremio de Veracruz, para sumarse a la exigencia de que el caso sea atraído por la Procuraduría General de la República (PGR).

Esta acción también tuvo la finalidad de cubrir la misión de observación conformada por periodistas y representantes de organizaciones civiles defensoras de la libertad de expresión que se trasladó a Coatzacoalcos, Veracruz, para expresar la preocupación que existe por las versiones que señalan que la familia y el gremio periodístico han sufrido amenazas que ponen en riesgo su seguridad personal y laboral.

Por su parte, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca (DDHPO) manifestó su solidaridad con el gremio periodístico por el reciente asesinato del reportero Gregorio Jiménez, pues aun cuando los hechos ocurrieron en el estado de Veracruz, tiene efectos en todo el país.

Luego de unirse a la exigencia para el esclarecimiento de este hecho, resaltó que “la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca no puede quedarse callada ante la continuidad de los ataques a la libertad de expresión, que se están presentando en diversos puntos del país y en la entidad oaxaqueña, pues cada agresión representa un retroceso al respeto y ejercicio de los derechos humanos de todas y todos”.

Este organismo público autónomo y ciudadanizado, expresó “su preocupación por el grado de vulnerabilidad que siguen sufriendo las y los periodistas, así como las personas defensoras de derechos humanos en el ejercicio de sus funciones”.

“Las y los periodistas, así como las personas defensoras de derechos humanos dentro de su actividad, pueden darle voz a los sin voz, además de que a través del manejo de la información permiten que todas y todos puedan acceder a  una verdad más justa, que muestre todas las realidades y a cada uno de los miembros de la sociedad”.

Insistió en que “ante las agresiones, la defensoría insiste en la importancia de que se garantice el derecho a la libertad de expresión e información, así como el que todas y todos podamos exigir sin ningún tipo de hostigamiento, presión o amenaza, respeto por los derechos humanos, para que se pueda presentar un avance real y un desarrollo social más justo”.

Por lo que se refiere a Oaxaca, la Defensoría de los Derechos Humanos del Pueblo de Oaxaca tiene documentados desde el año 2008 a la fecha 19 quejas, así como 46 cuadernos de antecedentes sobre diversas agresiones en contra de periodistas.

Por esta razón, el pasado 13 de enero emitió una alerta temprana dirigida a la Secretaría General de Gobierno, la Secretaría de Seguridad Pública, la Procuraduría General de Justicia y a la Coordinación para la Atención de los Derechos Humanos del Gobierno del estado de Oaxaca, para que generen las condiciones suficientes y necesarias para garantizar el derecho a la información, así como a la libertad de expresión en nuestra entidad.

Por su parte, el grupo de periodistas que portaba rosas blancas colocó sus herramientas de trabajo como grabadoras, cámaras y libretas en el piso en señal de protesta por tantas agresiones que han quedado en la impunidad.

De igual forma, se sumaron a la exigencia de que el caso sea atraído a la Fiscalía Especial de Delitos contra la Libertad de Expresión de la PGR y si no hay resultados acudir a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos.

Comentarios