Corte de Apelaciones de EU desecha juicio contra Zedillo por la masacre de Acteal

El expresidente Ernesto Zedillo. Foto: Octavio Gómez El expresidente Ernesto Zedillo. Foto: Octavio Gómez

MÉXICO, D.F., (apro).- La Corte de Apelaciones del Segundo Circuito, con sede en la ciudad de Nueva York, le dio carpetazo hoy a la demanda interpuesta en septiembre de 2011 por sobrevivientes de la masacre de Acteal contra el expresidente Ernesto Zedillo.

En su resolución, la Corte confirmó la decisión de un juez que desestimó el juicio en contra del exmandatario mexicano a partir de la opinión del Departamento de Estado que consideró que Zedillo goza de inmunidad diplomática por los actos realizados en calidad de jefe de Estado.

En el sumario, la Corte de Apelaciones del Segundo Circuito “ordena y decreta que la orden de la corte de distrito sea confirmada”.

En septiembre de 2011, por medio del despacho de abogados Rafferty, Kobert, Tenenholtz, Bounds & Hess, con sede en Miami, Florida, un grupo de sobrevivientes de la matanza de Acteal, donde fueron acribilladas 45 personas, presentó de manera anónima ante los tribunales estadunidenses una demanda contra el exmandatario mexicano, en la que exigían una compensación por 50 millones de dólares por los daños ocasionados durante la matanza.

Y es que, de acuerdo con su denuncia, el gobierno del priista permitió, promovió y armó a grupos paramilitares en Chiapas para contraatacar el levantamiento zapatista, y uno de esos grupos fue el responsable de la matanza de Acteal.

No obstante, la organización civil Las Abejas –a la que pertenecían las víctimas de la masacre– desconoció a los demandantes por considerar que al interponer una querella civil y no penal podrían estar lucrando con la tragedia en lugar de exigir justicia y castigo a los responsables.

En noviembre de 2011, el gobierno mexicano (entonces encabezado por Felipe Calderón), a través del exembajador de México en Estados Unidos, Arturo Sarukhán, envió una nota diplomática al Departamento de Estado de Washington para que se otorgara a Zedillo inmunidad diplomática con el argumento de que cuando ocurrió la matanza, el entonces mandatario se encontraba en el ejercicio de sus funciones, por lo que juzgarlo vulneraría la soberanía nacional, recurso al que también se acogió Zedillo en enero de 2012.

En el juicio en primera instancia, el Departamento de Estado estadunidense hizo del conocimiento de la corte de Connecticut que el tercero perjudicado gozaba de inmunidad diplomática.

Las víctimas demandantes presentaron un amparo en México contra la carta del embajador en Estados Unidos, bajo el argumento de que fue más allá de sus facultades, y en marzo de 2013 el juzgado 16 de distrito en materia administrativa con sede en la ciudad de México otorgó un amparo a dos de las víctimas de la masacre de Acteal, al determinar que las autoridades mexicanas “violaron” la Constitución y diversos tratados internacionales de derechos humanos, igualdad y no discriminación al hacer esa petición en favor del exmandatario mexicano.

La sentencia del juez mexicano determinó que carecía de sustento jurídico afirmar que el expresidente Zedillo “goza de inmunidad, aun después de haber concluido su encargo público”, y agregó que la nota diplomática favorecía abiertamente al exmandatario y sus efectos no se limitaban a las relaciones internacionales entre ambas naciones, sino que involucraban derechos de particulares”.

En julio de 2013 el juez de distrito de Connecticut resolvió que Zedillo gozaba de inmunidad diplomática, por lo que no podía ser juzgado y el caso fue desestimado. Ese argumento finalmente fue considerado este miércoles para desestimar el juicio en contra de Ernesto Zedillo.

Los demandantes aún podrían acudir ante la Suprema Corte de Estados Unidos, pero sus posibilidades de éxito son reducidas porque no existen casos similares que sienten un precedente.

El 22 de diciembre de 1997 –casi cuatro años después del levantamiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional, el 1 de enero de 1994– un grupo de hombres armados ingresó a una comunidad indígena tzotzil de Acteal, donde asesinó a 45 habitantes de ese poblado. La mayoría de las víctimas fueron mujeres y niños.

Comentarios

Load More