Con ‘El Chapo’ retoma Peña ritual de Calderón para presentar a capos

MONTERREY, N.L. (proceso.com.mx).- En el arresto de Joaquín Guzmán Loera, el gobierno de Enrique Peña Nieto atropelló su pretendida nueva narrativa en la presentación de detenidos.

Durante el anuncio que hizo esta tarde en el hangar de la Secretaría de Marina, el procurador general de la República, Jesús Murillo Karam confirmó la detención “100%”, y explicó las condiciones en que el Chapo fue aprehendido a las 6:40 horas en Mazatlán Sinaloa, junto con un colaborador.

A las 14:08 horas apareció el funcionario y cuatro minutos después dio por concluida su exposición, en la que no hubo preguntas de los medios.

A las 14:13, sorpresivamente, dos marinos encapuchados aparecieron con Guzmán Loera detenido, tomándolo de los brazos y con las manos esposadas por la espalda.

Uno de los uniformados lo tenía sometido por la nuca.

Los tres eran seguidos por más de 10 hombres de traje y elementos armados que los custodiaban mientras caminaron frente a la prensa, que pudo captar al capo, que era obligado a ver al piso.

El detenido, quien llevaba bigote y cabello negros, portaba camisa color clara y camisa negra.

Caminó frente a las cámaras durante unos segundos, exhibido como trofeo, y ascendió al helicóptero Black Hawk de la Policía Federal, que lo trasladó a un penal no precisado.

Se repitió, de esta forma el ritual que efectuaba el expresidente panista Felipe Calderón, que exhibía a los mafiosos cuando los detenía, como hizo con Edgar Valdez Villarreal, La Barbie, detenido por la Policía Federal (PF) el 30 de agosto del 2010.

El hombre fue presentado al día siguiente esposado en instalaciones de la PF.

Peña Nieto aparentemente pretendió, en este sexenio, eliminar estas ostentaciones para restar impacto mediático al crimen organizado.

El 12 de marzo del 2013, cuando apenas arrancaba el mandato del priista, el gobierno federal giró indicaciones a los estados del país, a través de una presentación de Power Point, para que ya no fueran presentados los detenidos en persona y que sólo fueran mostrados a través de un video.

El documento se denomina “Nuevo formato de presentaciones”, y fue entregado, en esa ocasión, a los gobernadores de Nuevo León, Coahuila, Tamaulipas y San Luis Potosí. Después fue replicado a las demás entidades.

Precisaba la orden dada por el secretario de Gobernación, Miguel Osorio Chong, a las entidades federativas: “La imagen de video se limitará exclusivamente a mostrar el traslado del presunto delincuente del vehículo que desciende al edificio donde se le resguarda”.

La indicación, que también fue turnada a los municipios, aclara que ya no habría videos en el antiguo formato de presentación de los detenidos en hilera frente a la cámara. Tampoco habría presentación en vivo de los detenidos, como ocurría anteriormente.

Se aclaraba que los elementos policiacos no debían aparecer encapuchados, como estaban los marinos que custodiaban a Guzmán Loera. Se les indicaba que las imágenes mostraran al presunto responsable “derrotado por la autoridad” y tratado con respeto a sus derechos humanos.

En la indicación dada a los estados, al detenido se le debería presentar  en fotos de frente y en los dos perfiles para fomentar la denuncia pública y debería ser señalado como presunto responsable.

Se indicaba que “en ningún caso” se podrían mostrar elementos de riqueza y poder de fuego de los criminales, como dinero, joyas propiedades y que no se podría difundir fotografías o imágenes “que muestren al presunto responsable retador o cínico”.

No se podría utilizar en los comunicados alias, nombre de bandas y otros códigos propios de la delincuencia, como sicarios, pistoleros, capos, comando armado, entre otros.

“Se nombrará al presunto responsable de un ilícito exclusivamente por su nombre. Se informará el tipo de delito que se le imputa y la zona, región, entidad o municipio en donde opera”, se pide.

En la presentación del jefe del Cártel de Sinaloa, Murillo Karam no se refirió a él como presunto responsable ni dijo los cargos que se le imputaban.

Comentarios