Recluyen en el penal del Altiplano a escolta exmilitar de “El Chapo”

MÉXICO, D.F. (apro).- Luego de tres días de permanecer en las instalaciones de la SEIDO, el guardaespaldas de Joaquín El Chapo Guzmán, Carlos Manuel Hoo Ramírez, El Cóndor, fue consignado al penal federal del Altiplano, como probable responsable de violar la Ley Federal de Armas de Fuego y Explosivos.

Hoo Ramírez, detenido junto con el líder del Cártel de Sinaloa durante el operativo del pasado sábado 22 en Mazatlán, Sinaloa, fue acusado de portar un fusil de asalto al momento en que fue capturado en la planta baja del edificio de condominios Miramar.

El día de su arresto El Cóndor –quien esta tarde fue puesto a disposición de un juez federal en procesos penales federales de Toluca, Estado de México– tenía en su poder más de 60 cartuchos útiles, un fusil y un lanzagranadas para tratar de impedir la captura de su jefe, pero fue sometido por elementos de la Marina.

De acuerdo con autoridades federales, Hoo Ramírez declaró en esa ocasión haber pertenecido hasta el año 2000 al Grupo Aeromóvil de Fuerzas Especiales (GAFE), el cuerpo de élite del Ejército.

También dijo que además de ser escolta del narcotraficante, era su asistente personal y tenía tres años y medio en ese cargo, luego de que se convirtió en uno de los hombres de más confianza del primer círculo de El Chapo.

Después de admitir su cercanía con Guzmán Loera, El Cóndor reveló que sabía de las operaciones de narcotráfico de su jefe, pero que en los últimos años éste delegó muchas de las operaciones del trasiego de drogas a Ismael El Mayo Zambada, su socio y compadre, porque aquel se dedicó a coordinar el envío de células a otros países para expandir su presencia en Europa, por ejemplo.

De igual manera, aseguró que El Mayo se encarga directamente del trasiego de droga desde Sudamérica, por la ruta del Pacífico, para su arribo a México, y posteriormente, a través de sus operadores y lugartenientes, lleva las remesas Estados Unidos.

Según las mismas fuentes, Hoo Ramírez indicó que desde hace algunos meses El Chapo sintió que se estrechaba el cerco en su contra, por lo que paulatinamente abandonó el fuerte dispositivo de seguridad a su alrededor y asumió un “bajo perfil”, confiado de que era suficiente tener sólo a su gente más cercana, y que sus casas de seguridad eran difícilmente detectables.

El detenido afirmó que fue él quien acudió al llamado de Guzmán Loera para sacarlo de un túnel en Culiacán y llevarlo sano y salvo a Mazatlán.

Una fuente reveló que el exmilitar habría sido reclutado por los narcotraficantes tiempo después de que El Chapo escapó del penal de Puente Grande, Jalisco, el 19 de enero de 2001.

No es la primera vez que un exmilitar es identificado en el círculo de seguridad de El Chapo. Desde principios de los noventa, un político de Nayarit, de nombre Julián Vanegas Guzmán, se hizo compadre del narcotraficante y le presentó a varios miembros del Ejército adscritos a lo que hoy es la Décimo Tercera Zona Militar.

Por su conducto, “el líder del Cártel de Sinaloa reclutó a militares como Antonio Mendoza Cruz, detenido en 1999; Eduardo Moreno, El Teniente Hormiga; los subtenientes Jesús Castro Pantoja, El Chabelo, capturado en 2001, y Juan Mauro Palomares Melchor, El Acuario, así como un militar conocido como El Guacho.

Comentarios