Hombre se prende fuego tras estar injustamente preso durante 11 años

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Un hombre que permaneció casi 11 años en prisión por doble homicidio se prendió fuego este viernes 7 en la explanada del Centro de Gobierno de Mexicali, Baja California, en protesta porque las autoridades no atendían su exigencia de justicia, ya que alegaba ser inocente.

José Guadalupe Macías Maldonado, de 59 años, resultó con quemaduras de segundo y tercer grado luego de rociar su cuerpo con gasolina y prenderse fuego el mediodía del viernes.

Un grupo de policías intentó evitar que se inmolara, pero al acercarse a él ya estaba envuelto en llamas.

El hombre llegó al lugar con un galón de combustible y caminó apresurado entre las personas que caminaban por la zona, según el diario La Crónica.

Debido a la gravedad de las lesiones en gran parte de la superficie corporal, Macías Maldonado falleció este sábado.

Un día antes Macías Maldonado había expresado su intención de quitarse la vida en una reunión con la procuradora de Justicia, Perla del Socorro Ibarra Leyva.

La funcionaria indicó, de acuerdo con el diario El Mexicano, que José le pidió apoyo para rehacer su vida y que ella lo canalizó a otra área.

Días antes de inmolarse, Macías interpuso una demanda contra el gobierno del estado por 10 millones de pesos por daño moral y psicológico.

Aparentemente se encontraba deprimido tras enterarse que su hijo de tres años fue internado en un hospital de Puebla y porque no había encontrado trabajo desde que salió de prisión.

El hombre fue acusado y sentenciado por el doble crimen de los hermanos Bárbara y Carlos Morales Persson en 1997, pero a inicios del 2013 fue exonerado y puesto en libertad.

De acuerdo con La Cónica, José fue detenido en Guadalajara, Jalisco y se le dictó auto de formal prisión el 30 de abril de 2002. Seis años después de ser detenido se le dictó sentencia condenatoria por el doble homicidio.

En septiembre de 2008 se le dictó una sentencia de 50 años de prisión, tras lo cual Macías cayó en depresión e intentó suicidarse en varias ocasiones.

El caso fue revisado por el Tribunal de Justicia de Baja California que confirmó su inocencia y determinó su libertad el 17 de enero de 2013 debido a anomalías en la investigación de la Procuraduría de Justicia.

José siempre alegó su inocencia y recurrió a diversos medios de comunicación para hacerse escuchar.

Uno de esos medios fue el semanario Zeta de Tijuana, al cual envió una carta mientras estaba preso:

“Mi nombre es José Guadalupe Macías Maldonado. Me encuentro privado de mi libertad desde el 25 de abril de 2002 en el Cereso de Mexicali a disposición del juez 5to de lo penal, acusado por la Procuraduría General de Justicia del Estado (PGJE) como responsable de privar de la vida a los hermanos María Bárbara y Carlos Alberto Morales Persson, quienes fueron asesinados la madrugada del 14 de julio de 1997 en la cochera de su domicilio, en el fraccionamiento Jardines del Valle; hechos muy lamentables para la familia Morales Persson y para mí, ya que soy totalmente inocente.

“Jamás en mi vida he privado de la vida a persona alguna, porque no soy ningún asesino, lo que soy es lo que es un secreto a voces en las altas esferas de la sociedad mexicalense, a la que pertenecían los occisos, eso es lo que soy, un chivo expiatorio con el que la PGJE tenía la necesidad de fabricar un culpable a como diera lugar para tener tranquila y satisfacer la demanda de justicia de la familia Morales Persson, cuya posición social y económica es demasiado solvente. Por lo anterior me retuvieron y fui acusado de estos hechos cuya investigación la hicieron con las patas.

“Y de todos estos hechos de corrupción y de impunidad por parte de la PGJE yo, Macías Maldonado, tenía la esperanza y la certeza de que la Juez 5to de lo penal daría el fallo a mi favor, ya que durante el proceso que se llevó a cabo en contra de mi persona para demostrar mi inocencia , mi defensa a cargo de la Licenciada de oficio demostró a la Juez 5to de lo penal que no había ninguna prueba contundente sobre mi responsabilidad penal de los homicidios de los hermanos Morales Persson, que dolosamente y de manera cobarde me están imputando las autoridades del crimen organizado perteneciente a la PGJE y lo más increíble y fuera de serie es que la Juez 5to de lo penal, Licenciada Sonia Mireya Beltrán Almada se unió a la corrupción de la PGJE, pues sin ton ni son a los 6 años 7 meses de estar privado de mi libertad esperando se me hiciera justica, grande fue mi sorpresa cuando se me notificó que ella me había dictado una sentencia de 50 años de cárcel por un delito que jamás cometí y siendo inocente actualmente me encuentro en el proceso de la apelación de la sentencia, esperando que los magistrados del supuesto tribunal de justica hagan una evaluación de la sentencia y sean imparciales, en lo cual confío de su ética profesional y de su honestidad, haciendo valer mis derechos como mexicano que soy, porque sólo pido lo que me corresponde, que se me haga justicia de los 7 años que llevo privado de mi libertad, y todo por la corrupción y la impunidad que siempre ha existido en las filas de las autoridades de la PGJE, donde al inocente lo hacen culpable y al culpable inocente. A todos los ministeriales de los grupos de homicidios los debían obligar a que vieran las series de crímenes. Interpreten mi silencio”.

Comentarios

Load More