Extranjeros denuncian extorsión y robo en aduana de Tijuana

MEXICALI, B.C. (proceso.com.mx).- Dos extranjeros denunciaron ante la agencia del Ministerio Público haber sido extorsionados en la aduana fronteriza de Tijuana, donde les incautaron una casa rodante (móvil home) con la que pretendían iniciar un viaje por México.

James Skeen y Susana Muñoz, originarios de Estados Unidos y España, presentaron una queja ante la Contraloría Interna del Sistema de Administración Tributaria (SAT) en este puerto fronterizo contra los agentes que les pidieron 4 mil pesos para “saltarse” el trámite de introducción del vehículo.

Ante la negativa, el vehículo fue enviado al almacén federal de esta aduana administrada por Alejandro González Guilbot, un hombre que ha sido señalado de poseer lujosas residencias en Texas, Estados Unidos, de vivir en la actualidad en la exclusiva zona de Coronado, California, y de pertenecer al grupo cercano del coordinador del grupo parlamentario del PRI en el Senado, Emilio Gamboa Pascoe. Incluso, versiones periodísticas señalan que en breve asumirá el cargo de la Dirección General de Aduanas.

Los agentes aduanales encontraron la manera ilegal de hacer negocios, coinciden en señalar estos jóvenes que pretendían cruzar a territorio bajacaliforniano para seguir el viaje de las ballenas por la península.

Las leyes son para regular, no para perjudicar, y en este caso se aplican para abusar de los que se dejan, dijeron al tiempo de señalar que han tratado de pagar cualquier multa o infracción que proceda.

Los extranjeros presentaron la demanda por los delitos de “abuso de autoridad, extorsión, robo y lo que resulte”.

El 14 de febrero, Skeen se internó a la Aduana de Mesa de Otay, en Tijuana, para reunirse con su novia que se encontraba en territorio mexicano, de acuerdo a la Agencia Fronteriza de Noticias, y pese a que le tocó en verde el semáforo de revisión aleatoria en la frontera, un agente aduanal le detuvo para pedirle la documentación del vehículo. Luego de revisarla y comprobar que se encontraba en orden le cedió el paso pero metros adelante fue detenido por el aduanal Edgardo Gómez Castillo, quien dijo que su supervisora Ruth Caravantes Soto le ordenó que le iniciara un procedimiento legal, a menos que cubriera la cuota para evitarse el trámite.

El estadunidense inició el trámite que culminó con su aseguramiento y traslado al corralón luego de seis horas en que presentó documentos de propiedad del vehículo, documentación migratoria, licencia de conducir.

“Si no te quieres quedar sin tu casa tienes que firmar aquí, y aquí, y aquí”, le dijeron los aduanales en torno de burla y le negaron el inventario de bienes de la casa móvil cuando supo que el vehículo quedaría bajo resguardo por embargo precautorio.

A tres semanas del incidente, la casa móvil fue despojada de un deshidratador, una cama de masajes, aceites esenciales, jabones, ropa, comida orgánica, artículos de arte y oficina, una computadora Mac, un celular y 2 mil dólares en efectivo.

“Arbitrariamente nos han despojado de nuestras pertenencias, nos han afectado en nuestra integridad y en nuestra esfera  jurídica por las ilegalidades en el procedimiento y el intento de extorsión” comentaron.

Comentarios

Load More