Se apoderan campesinos de los 400 Pueblos de una boutique en Xalapa

XALAPA, Ver. (apro).- Integrantes del Movimiento de los 400 Pueblos instalaron una “casa del campesino” en la avenida JJ Herrera de la capital del estado, ubicada a dos calles de palacio de gobierno; sin embargo, para instalar el campamento los inconformes, quienes reclaman justicia al gobierno de Javier Duarte, decidieron “apropiarse” de un centro comercial, denominado boutique Bottega.

Entre blusas, vestidos, pantalones y finas lámparas, los manifestantes declararon esa propiedad como “casa del campesino”.

Más aún, al menos 50 de ellos advirtieron que vivirán ahí hasta que el gobierno estatal “concluya” los trabajos de la Comisión de la Verdad y castigue –por represión, despojo de tierras y homicidio– a los funcionarios que agredieron a los campesinos en los sexenios de Dante Delgado, Patricio Chirinos y su entonces secretario de Gobierno, Miguel Ángel Yunes Linares, y de Miguel Alemán Velasco.

El resto de los cientos de integrantes de los 400 Pueblos se trasladó a un parque ubicado al norte de la ciudad, sobre la avenida Xalapa, donde pernoctarán hasta que su líder Cesar del Ángel dé indicaciones de regresar a manifestarse en contra de Duarte.

La dueña de la boutique, Concepción Ramírez, interpuso una denuncia penal ante el Ministerio Público; además, envió una carta a la Comisión Estatal de Derechos Humanos para exigir el inmediato desalojo de los campesinos y pedir sanción por allanamiento de morada.

Ramírez Muro admitió que la “invasión” de los 400 Pueblos se debe a que mantiene un pleito legal con el apoderado legal de esta organización campesina, el exprocurador Reynaldo Escobar Pérez, según consigno en cartas que envió a los medios locales.

Esta madrugada, pese a la presencia policiaca y a la de personas de la dirección jurídica del ayuntamiento de Xalapa, los campesinos se negaron sistemáticamente a abandonar la plaza comercial.

Cerca del mediodía, los inconformes ya habían removido el papel tapiz y la madera que cubría las escaleras de la entrada. Incluso algunos de ellos se llevaron lámparas que pertenecían al local, así maniquíes que exhibían las prendas a la venta.

Alba Macín, encargada de la boutique, asegura que todo lo tenían planeado, pues llegaron con casas de campaña y “en bola” para irrumpir en el inmueble.

Bonfilio Galindo Hernández, integrante del Consejo de Representantes del Movimiento de los 400 Pueblos, aseguró que el inmueble “les pertenece”, por lo que harán una colecta para remodelar la “casa del campesino”.

Apenas ayer, medio millar de integrantes de los 400 Pueblos se manifestaron bailando desnudos frente a palacio de gobierno, con el fin de exigir a los titulares de la PGJE, Secretaría de Gobierno, Agricultura (Sedarp) y al propio Duarte que entreguen las conclusiones de la “comisión de la verdad” –instalada en 2010– y que se rindan cuentas sobre el despojo de tierras, presos políticos y homicidios de los que fueron víctimas en los municipios de Álamo y Tihuatlán en la década de los noventa.

Los 400 Pueblos fueron acompañados de su nuevo apoderado legal, Reynaldo Gaudencio Escobar Pérez, exsecretario de Gobierno en el sexenio de Fidel Herrera y exprocurador con Duarte de Ochoa.

Precisamente con Escobar se disparó la espiral de violencia en la entidad, pues fue en septiembre de 2011 cuando la delincuencia organizada abandonó 35 cadáveres en la Plaza del Volador, en el municipio de Boca del Río.

Comentarios