Policías en paro buscan preservar canonjías, acusa Núñez

VILLAHERMOSA, Tab., (apro).- El gobernador Arturo Núñez Jiménez denunció que detrás del paro laboral de la policía estatal “se esconden grupos” que se resisten al proceso de cambio y pretenden que las cosas sigan igual, “con el mismo régimen de canonjías que en sexenios anteriores”.

En reunión con empresarios, sectores productivos y de servicios, así como directivos de periódicos diarios, radio y televisión, Núñez reiteró que mantiene abierta la vía del diálogo con los uniformados, pero sin ceder “a chantajes o presiones”.

El mandatario ofreció un panorama sobre cuáles han sido las peticiones de los policías, así como la respuesta de su gobierno para satisfacer los reclamos en la medida de las posibilidades financieras del estado.

Arturo Núñez dijo que se ha actuado con responsabilidad y prudencia, pero los inconformes se niegan a negociar en materia salarial y prestaciones si antes no se entregan las renuncias que ellos exigen.

El gobernador expuso que la falta de seriedad en algunos planteamientos llevó incluso a que primero exigieran la renuncia del titular de la SSP, Audomaro Martínez Zapata, y luego la remoción de 72 mandos medios, la cual, al final, quedó en la salida de 52, pero sin presentar pruebas con sustento jurídico contra los señalados.

También manifestó que otro argumento esgrimido por los policías, sobre la militarización de la corporación, quedó totalmente desvanecido y que ahora pretenden elegir, mediante asambleas, a los mandos sustitutos, lo que resulta improcedente en cualquier institución.

“Somos los primeros en querer una policía que esté a la altura de lo que necesita y merece Tabasco; de ninguna manera toleraremos actos de corrupción ni encubriremos conductas indebidas de nadie”, reiteró.

Núñez Jiménez destacó que cuenta con el respaldo total del gobierno de Enrique Peña Nieto para enfrentar esta situación y adelantó la llegada de más tropas federales para reforzar la vigilancia en esta capital.

Durante el encuentro, realizado en la residencia oficial Quinta Grijalva, el secretario de Gobierno, César Raúl Ojeda Zubieta, mostró documentos presentados por los policías para exigir la renuncia de sus mandos, muchos de ellos “hechos al vapor, a mano, y sin ningún elemento que motive alguna suspensión o despido”.

“En la manifestación policial, la realidad está centrada en un propósito: pretenden que las cosas queden igual, que no haya una autoridad que pueda intervenir de manera directa y efectiva en contra de quienes están actuando al margen de la ley, curiosamente, representando a la ley”, acusó.

Por su lado, el procurador Fernando Valenzuela Pernas informó que se integran varias averiguaciones contra policías “por diversos delitos”.

A 13 días del paro laboral, el funcionario mencionó que son varios los delitos en los que incurren los agentes, entre ellos, dijo, el de la agresión a unos de sus mandos.

También, por la persecución y amenazas contra otro mando de la Policía Estatal de Caminos (PEC), así como por tener tomadas las instalaciones de la Secretaría de Seguridad Pública (SSP), lo que ha impedido recaudar pagos por derechos, “otro grave delito”.

El titular de la SSP, Audomaro Martínez, explicó que desde el inicio del gobierno se realizó un estudio sobre las condiciones en que se encontraba la seguridad pública en la entidad.

“Es una organización con un abandono de por lo menos 18 años, que vivía en el caos por no tener una estructura”, señaló.

Por ello, destacó, se puso en marcha un programa de profesionalización y organización de la dependencia para cambiar el sistema policial existente, “lo que derivó en los problemas que se viven en la corporación, además de que existen intereses políticos de por medio”.

El funcionario detalló que el primer obstáculo es que policías de edad avanzada no aceptan su retiro y quieren mantenerse activos, pese a que ya no están aptos para desempeñar sus actividades de manera efectiva.

Otro problema es el horario de los agentes, que es de 24 horas de trabajo por 48 de descanso, mientras que los nuevos policías trabajan 24 por 24.

“Esta situación nos afecta porque produce descontento entre los elementos que sí aceptaron ese rol laboral”, enfatizó para agregar que la profesionalización es otra situación que ha causado molestia entre los uniformados.

“Tenemos policías que tienen diez años que no realizan prácticas de tiro, no hacen ejercicios, no se capacitan, rechazan profesionalizarse, lo que les impide ser responsables y conocer las nuevas técnicas policiales”, subrayó.

Y alertó que, lo que quieren los grupos inconformes, es controlar la SSP.

“Quieren el mando de Tránsito, de cárceles, de custodios, del C-4, del Colegio de Policía, quieren el control de todo. No podemos ceder a la institución que garantiza la seguridad del estado”, advirtió.

El diálogo entre gobierno y policías se reanudó ayer jueves por la tarde y concluyó al filo de la medianoche, con un supuesto avance de 50% en las peticiones de los policías, según trascendió.

Comentarios

Load More