Goza vida de multimillonario líder minero autoexiliado en Canadá

MÉXICO, D.F. (proceso.com.mx).- Aunque Napoleón Gómez Urrutia, líder del sindicato minero, ha declarado reiteradamente que sufre mucho en su autoexilio en Canadá, vive con todos los lujos en un condominio con un valor estimado en 1.8 millones de dólares, en una exclusiva zona residencial de Vancouver.

El diario Reforma retoma este sábado datos en poder de la disidencia sindical, los cuales detallan que la propiedad se localiza en la calle Waters Edge Crescent, en West Vancouver, cerca de Park Royal.

El condominio, construido en 2005, cuenta con una superficie de 670 metros cuadrados; consta de tres habitaciones, tres baños y medio, estancia familiar y espacio para oficina.

También comodidades como aire acondicionado, pisos de madera y clóset amplio en la habitación principal. Además, dispone de un garaje con espacio para dos vehículos y una bodega.

El líder de los opositores a Gómez Urrutia, Carlos Pavón, exigió a las autoridades federales actuar contra el secretario general del Sindicato Nacional de Trabajadores Mineros, Metalúrgicos y Similares de la República Mexicana, quien vive en Canadá desde hace casi ocho años

Pavón acusa que el dinero con que el dirigente minero adquirió el condominio, pertenece a los trabajadores.

Agregó que no se ha dado una explicación de los 55 millones de dólares que eran del sindicato y que presuntamente Gómez Urrutia utilizó de forma ilegal.

En abril de 2013 el sindicato minero confirmó que el Primer Tribunal Colegiado en Materia Penal del Primer Circuito concedió a Gómez Urrutia un amparo contra la “ficha roja” de la Interpol que lo mantenía prácticamente maniatado en Vancouver, Canadá, donde se autoexilió.

En ese entonces el gremio precisó que era falso que existiera una orden de aprehensión por delito bancario en contra de Gómez Urrutia, como lo habría dado a conocer Grupo México, de Germán Feliciano Larrea Mota Velasco.

El dirigente se fue a Canadá luego de que el gobierno de Vicente Fox primero, y el de Felipe Calderón después, lo acusaron de diferentes delitos.

Gómez Urrutia jamás ha sido minero. Estudió economía en la UNAM y posgrados en las universidades de Oxford y Berlín. Según los disidentes, los estatutos sindicales indican que debía al menos tener cinco años como trabajador de minas, por lo que era inelegible. Aun así heredó la dirigencia gremial de su padre, Napoleón Gómez Sada, durante cuatro décadas representante del estilo corporativo priista.

El liderazgo de Gómez Urrutia –de vestimenta lujosa y siempre acompañado de un numeroso séquito– está marcado además por contubernios con mineras extranjeras. Un ejemplo es que, salvo la mina El Cubo, en Guanajuato y propiedad de Gammon Gold, las mineras canadienses que se han expandido en el país en la última década no han tenido conflictos.

Canadá fue el lugar donde Gómez Urrutia decidió pasar su exilio, sin que hasta ahora sea transparente la forma en que se mantuvo allá durante estos años, con las cuentas del sindicato congeladas por el gobierno mexicano.

Comentarios