“Familia Gang”, narcosátira a la mexicana

GUADALAJARA, JAL.- Armando Casas rueda su segundo largometraje plagado de humor negro y un curioso parecido con la realidad actual de México: Familia Gang.

Casas relata a este semanario que en el país ocurren situaciones tan absurdas (¿surrealistas?) como las mismas que han servido de alimento a su filme fársico:

“Tal es el caso del cuerpo de El Lazca, máximo líder del cártel de Los Zetas que robó un grupo armado de la funeraria tras ser abatido por la Marina de México. Me llamó mucho la atención el hijo de El Señor de los Cielos, Vicente Carrillo Leyva, que cuando lo atrapó la Policía Federal lucía unos pants deportivos blancos, bien peinado y con lentes, no parecía un criminal.

“Igual, la Marina presentó a un chavo bajo de estatura como el mayor de los sicarios, La Ardilla, jefe regional de Los Zetas y autor de cientos de muertes en Tamaulipas, y era evidente que un muchacho así tuviera ese curricular de asesinatos porque su complexión lo obligaba a ser más terrible que los otros. Él debía demostrar que podía hacer lo que los demás no se atrevían.”

Casas abunda:

“Y bueno, también llama la atención aquella sonrisa de La Barbie; la presentación del cuerpo del narco Arturo Beltrán Leyva con los calzones abajo; que Rafael Caro Quintero, preso 28 años por haber asesinado al agente de la DEA Enrique Camarena, resulta que no ultimó al policía estadounidense; que El Chayo, máximo líder templario, fue declarado muerto en 2010 por el gobierno de Felipe Calderón, ¡y resultó que estaba vivo, cuando las fuerzas federales lo mataron el pasado 9 de marzo! Finalmente, lo de El Chapo Guzmán, que lo apresaron sin ningún tiro, en fin.”

El también realizador de Un mundo raro acepta que Familia Gang,  proyectada por primera vez en la 29 edición del Festival Internacional de Cine de Guadalajara, refleja dichas situaciones irónicas:

“Nos documentamos con textos muy importantes pues Proceso cuenta con reportajes muy serios sobre el mundo del narcotráfico y también consultamos la obra de Anabel Hernández, Roberto Saviano, etcétera. Me parecía que el proyecto necesitaba bastante seriedad como telón de fondo, yo no quise que hubiese ningún elemento inventado o sacado de otras películas.  La cinta es una gran metáfora de cómo sería nuestro país en más de algún sentido y esto se ve desde la familia, que es el núcleo esencial.”

El guión fue realizado por el reconocido dramaturgo Luis Ayhllón; los productores Álvaro González Kuhn y Sandro Halphen invitaron a Casas a rodar la historia de Familia Gang que interpretan Humberto Bustos, Elpidia Carrillo, Jorge Adrián Espíndola, Ernesto Gómez Cruz,  Rafael Inclán, Julián Pastor y Giovanna Zacarías, entre otros.

Aquí, un alto funcionario del sistema político mexicano decide fingir la captura y muerte de El Coyote, “enemigo público número uno de México”. Para hacerlo, pacta con su familia y les informa que requiere un doble de cadáver. Y el sicario es el encargado de llevar a cabo el plan. Pero el abogado de El Coyote suelta la información, a cambio de dinero, para todos los cárteles. Se le pregunta al ex director del Centro Universitario de Estudios Cinematográficos (CUEC) por qué aceptó dirigir el largometraje y contesta que le atrajo el núcleo de la esencia para el proyecto:

“Una familia en una situación casi absurda de un padre que es pistolero de un narco, y que se reencuentra con su esposa, y de su hijo al que había abandonado años atrás. Me interesó el tono de la trama. Luis Ayhllón planteaba una ironía, eso es lo que me interesó más y fue lo que traté de fortalecer por sobre todo. El guión tenía muchas posibilidades de tratamiento; pero la ironía era clarísima, es un humor inteligente y eso es algo a lo cual desde niño le tengo especial  afecto… Además, es un filme realizado con honestidad e investigamos mucho.”

–¿Cómo no caer en la comedia frívola?

–Yo me siento cómodo en el terreno de la ironía, es algo que creo conocer bien. Tengo referentes que son importantes. Respeto y me gusta mucho la comedia y entiendo lo que preguntas pues resulta muy fácil crear comedia barata o inmediata, o el chiste fácil. De entrada me tomo muy en serio mi trabajo, huyo de todo lo que tiene que ver con lo chistoso; eso lo elimino por completo desde el guión y con los actores.

Relata que sus acuerdos con ellos se dan con plena certeza y precisión, “pues laboramos algo muy en serio para que no tenga nadie ninguna confusión o la tentación de jugar de otra manera”.

Por razones mercadotécnicas, Familia Gang se ofrece como una comedia, pero el director aclara que “no es una cinta que provoque la carcajada continua a partir de lo que está sucediendo”, sino que debe generar “más bien el entendimiento, la risa cómplice, culpable que provoca cierta morbosidad y sarcasmo”. Pero subraya que los personajes de Familia Gang “no son caricaturas”.

La mexicana Elpidia Carrillo, quien ha hecho su carrera en Estados Unidos, se le ubica como La Reina del Pacífico. Expone que con sus actuaciones busca “hablar de la sociedad”, y que para poder reflejar la mala situación de México “no hay mejor manera que hacerlo a través de una sátira”, ya que “sólo así se puede una acercar a esos asuntos tan complicados y dolorosos”. Desde luego, hay similitudes con lo que sucede en nuestro país, pero alienta a que el público vaya a ver la farsa con un: “Se van a divertir.”

Rafael Inclán apunta:

“En Family Gang no tratamos el narcotráfico, sino la vida de un pistolero y la atmosfera de ese mundo del narco. Ya no creemos en nada, nos hemos vuelto un pueblo escéptico pues nos siguen dando motivos para ello, ¡ya no es difícil que digamos que al que apresaron sea un doble del Chapo!”

Humberto Bustos une su comentario:

“Todos estamos hartos de esa tomadura de pelo; de cómo los medios de comunicación han participado en shows con los narcos y el gobierno, eso se ve en la película. ¡Está terrible la situación y si no se pudiera ironizar se intensificaría más porque vivimos una etapa muy convulsionada, todo está complicado por cualquier lado y no hay manera de cambiar! Porque todo empieza en el núcleo más íntimo: la familia.”

Giovanna Zacarías resalta que el largometraje es para que la gente se divierta; pero que la realidad no deja de infiltrase:

“En la historia se ve a un señor que trabaja para los narcotraficantes y le encomiendan, junto con mi novio, encontrar un cuerpo que tenga una cara muy parecida al Coyote, que es el narco mayor como podría ser el Chapo. Encuentran un muerto similar y le hacen una operación facial para que aparezca el cuerpo muerto del criminal.”

Cuando atraparon al Chapo, Giovanna Zacarías escribió en las redes: “¡No crean eso!, mejor vean Familia Gang” y lo hizo “porque no confío en las autoridades, he llegado a pensar que todo lo del Chapo es un montaje, mi país me ha vuelto escéptica”. Concluye, entonces:

“Familia Gang es una película para que se rían del escepticismo, y desgraciadamente, también se rían de la tragedia que vive el país.”

Al final del largometraje aparecen las fotos de la familia Arellano Félix y a partir de ellos, las figuras de los líderes más poderosos de los cárteles de México.

Acerca del autor

Nació en la Ciudad de México. Estudió ciencias de la comunicación en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM. Desde 1991 inició en el periodismo. Ha trabajado en los diarios mexicanos El Universal y La Jornada, entre otros, y el periódico español El País. En 1999 ingresó a Proceso, donde labora hasta la fecha. Foto: Carlos Enciso.

Comentarios