Confirman a “El Vicentillo” como testigo protegido de Estados Unidos

Jesús Vicente Zambada Niebla "El Vicentillo". Foto: Miguel Dimayuga

WASHINGTON, (apro).- El narcotraficante mexicano Jesús Vicente Zambada Niebla, El Vicentillo, se declaró culpable de delitos relacionados con el trasiego de drogas, y llegó a un acuerdo con el gobierno de Estados Unidos para convertirse en testigo protegido.

“Uno de los miembros de la cúpula del Cártel de Sinaloa se declaró culpable hace un año de participar en una vasta conspiración para traficar narcóticos y está cooperando con Estados Unidos”, informó en un comunicado el Departamento de Justicia por medio de la fiscalía federal con sede en Chicago, Illinois.

El anuncio del acuerdo entre El Vicentillo y el gobierno de Estados Unidos, como lo había adelantado Proceso en su edición 1947, del pasado 23 de febrero, convierte al hijo de Ismael El Mayo Zambada García en un informante de la Administración Federal Antidrogas (DEA).

“El 3 de abril de 2013”, destaca la fiscalía federal en el acuerdo develado en la Corte Federal del Distrito Norte en Chicago, Zambada Niebla “se declaró culpable ante el juez federal Rubén Castillo”.

El Vicentillo, de 39 años de edad, fue detenido por militares mexicanos en un hotel del Distrito Federal el 18 de marzo de 2009 y extraditado a Estados Unidos el 18 de febrero de 2010, supuestamente para ser enjuiciado en Chicago por varios delitos relacionados con el tráfico de drogas del Cártel de Sinaloa.

Bajo el acuerdo con el gobierno de Estados Unidos, Zambada Niebla podría enfrentar una sentencia máxima de cadena perpetua, o como mínimo 10 años de cárcel, y pagar una multa máxima de 4 millones de dólares.

“Si a la hora en que se le dicte sentencia el gobierno determina que Zambada Niebla no sigue proporcionando una cooperación completa y verdadera, como lo requiere el acuerdo de culpabilidad, se recomendará que se aplique el castigo de cadena perpetua”, destaca el Departamento de Justicia.

Con el acuerdo, El Vicentillo ya no será enjuiciado por la Corte Federal en Chicago, que desde hace más de un año se postergó sin que se diera una explicación formal, y que ahora se explica con la fecha en que se suscribió el compromiso entre el hijo de El Mayo Zambada y el gobierno de Estados Unidos.

“Esta aceptación de culpabilidad es un testamento a la inalcanzable determinación y liderazgo de la oficina regional de la DEA en Chicago, de responsabilizar a individuos del más alto nivel en los mandos de los cárteles de inundar a Chicago con cocaína y heroína, y de beneficiarse con las ganancias que esto les proporciona”, indicó Zachary T. Fardon, el fiscal federal del Departamento de Justicia en Chicago.

Zambada Niebla se declaró culpable del cargo de conspiración para poseer, con intención de distribuir, múltiples kilos de cocaína y heroína entre 2005 y 2008. El acuerdo destaca que este cargo que aceptó El Vicentillo lo señala como responsable de la distribución de “múltiples toneladas” de cocaína que se distribuía semanal y mensualmente en Chicago.

En el encausamiento judicial con el que se le iba a enjuiciar a Zambada Niebla ante el juez Castillo están acusados del delito de trasiego de drogas su padre, El Mayo Zambada, y Joaquín El Chapo Guzman Loera, detenido en México el pasado 22 de febrero.

La fiscalía federal en Chicago enfatizó que El Vicentillo “admitió” que entre mayo de 2005 y diciembre de 2008 “él era uno de los mandos” del Cártel de Sinaloa y responsable de muchos aspectos de la distribución de drogas, “de manera independiente y como lugarteniente de su padre”.

Fardon anotó que en el compromiso suscrito con el Departamento de Justicia, Zambada Niebla dijo estar consciente de que desde la década de los 70 del siglo pasado su padre era uno de los líderes del Cártel de Sinaloa y que su modo de vida (económicamente hablando) dependía de la venta de narcóticos en Estados Unidos.

Asimismo, El Vicentillo admitió su participación en la exportación desde México de múltiples cantidades de cocaína procedentes de Centro y Sudamérica, especialmente de Colombia y Panamá.

“Zambada Niebla también admitió que él y su padre, así como otros miembros del Cártel de Sinaloa, estaban protegidos por la presencia ubicua de armas y de guarda espaldas, quienes poseían numerosas armas calibre-militar”, acota la fiscalía en Chicago.

Comentarios

Load More