Por construcción de presa, dejan a la deriva a 420 habitantes en Jalisco

GUADALAJARA, Jal., (apro).- Aunque en su campaña de candidato el gobernador el priista Aristóteles Sandoval prometió que con la construcción de la presa El Zapotillo no se inundarían los poblados de Acasico, Palmarejo y Temacapulín, ahora el mandatario se deslindó de su compromiso y deja a la deriva a unos 420 habitantes.

Incluso, el 29 de enero de 2013, a dos meses de asumir el gobierno, Sandoval Díaz escribió en su cuenta de Twitter @AristotelesSD: “Lo reitero, Jalisco debe ser el principal beneficiado de las decisiones y no el que las padezca. No vamos a inundar Temacapulín”.

Sin embargo, ayer por la noche, la oficina de comunicación social del Poder Ejecutivo envió un boletín de prensa en el que explica escuetamente que no hay opciones para salvar a los tres poblados, debido a que la Comisión Nacional del Agua (Conagua) exige la elevación de la altura de la cortina de la presa de 80 a 105 metros; esto, a pesar de que en agosto pasado la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) invalidó ese incremento.

Hoy, con media hora de diferencia, habitantes de Temacapulín y Sandoval Díaz convocaron por separado a rueda de prensa para dar a conocer sus posicionamientos.

Los primeros se fueron a Casa Jalisco, y Sandoval Díaz permaneció en Palacio de Gobierno. Ahí se deslindó de su responsabilidad y culpó a la Conagua.

“A través de la Conagua se nos debe explicar, se nos debe atender y decir, sobre todo si se dijo que la decisión la iba a tomar el gobierno del estado, pues se hicieron planteamientos, que nos expliquen los sustentos técnicos que nos están contestando con un oficio que nos llega el día de ayer a las 9:30 de la mañana (cuando el planteamiento del estado se hizo en agosto de 2013)”, expresó Sandoval.

Apenas el miércoles 9 un grupo de pobladores afectados esquivó a los vigilantes de palacio de gobierno y se internó en el edificio para solicitar una entrevista con el mandatario y su secretario general de gobierno, Arturo Zamora Jiménez, pero ninguno de los dos aceptó hablar con ellos.

Los inconformes protestaron en el patio del edificio y se arrodillaron para elevar oraciones, con la finalidad de que sus pueblos no sean inundados.

Luego del comunicado de este viernes, los afectados recibieron una llamada de Aristóteles Sandoval, quien les ofreció tener una reunión en la sede de Gobierno, pero el padre Gabriel Espinoza Íñiguez, vocero del Comité Salvemos Temacapulín, Acasico y Palmarejo, rechazó la propuesta y, en contrapartida, invitó al gobernador a viajar a Temaca y explicar hoy mismo su postura ante la comunidad.

Sin embargo, el mandatario desdeñó la invitación y dijo que realizaría una gira por la región alteña del estado sin precisar si visitaría Temaca.

La presa El Zapotillo es un proyecto que inició en 2005 mediante un convenio entre los gobiernos de Jalisco, Guanajuato y la Conagua para aprovechar el agua del río Verde.

A finales de 2012 el costo del embalse se estimaba en más de 11 mil millones de pesos. De acuerdo con el titular de la Comisión Estatal de Agua, Felipe Tito Lugo, la cortina de la presa lleva un avance de 73%.

Comentarios

Load More