Frena juez la siembra de soya transgénica en Campeche

CAMPECHE, Camp. (apro).- Apicultores mayas ganaron un nuevo amparo contra el permiso otorgado el año pasado por la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa) a la trasnacional Monsanto para la siembra en fase comercial de soya transgénica en la entidad.

El 28 de junio de 2013 las asociaciones Productores Unidos Lol K´ax, Productos de Miel Real el Panal de Suc-Tuc, Miel y Cera de Campeche,  Koloolel Kab y Unión de Apícolas Indígenas Cheneros entablaron un juicio de amparo para frenar la autorización concedida por la Sagarpa, con el aval de la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), a Monsanto.

El permiso por tiempo indefinido autorizaba a la trasnacional a sembrar 253 mil hectáreas de soya transgénica en siete estados, incluido Campeche, donde la empresa prevé el cultivo de sus semillas en los municipios de Champotón, Hecelchakán, Hopelchén, Tenabo, Calkiní, Escárcega, Carmen y Palizada en el estado de Campeche.

Agrupados en el Colectivo Ma OGM, los demandantes explicaron que su argumento se basó en la violación al derecho a la consulta, establecido tanto en la constitución como en el convenio 169 de la OIT.

“En virtud de que los permisos otorgados a Monsanto para la siembra de soya transgénica se dieron sin que existiera un proceso de información adecuada, ni se tomara en consideración la opinión del pueblo maya establecido en la entidad, siendo que la siembra de transgénicos afecta una práctica tradicional e histórica de dicho pueblo como lo es la apicultura”, expusieron.

Dijeron que también se reclamó que la Semarnat “emitió un dictamen favorable de impacto ambiental a pesar de que Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO), la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP) y el Instituto Nacional de Ecología (INE), desaconsejaron la siembra de dicha leguminosa genéticamente modificada”.

Explicaron que, al resolver, el Juzgado Segundo de Distrito con sede en esta ciudad determinó que “las actividades realizadas por las sociedades morales que presentaron el juicio de amparo, fundamentalmente la apicultura, tiene una estrecha vinculación con las comunidades indígenas del estado de Campeche, razón por la cual aplicó los estándares de protección en materia de derechos de los pueblos originarios”.

Destacaron que “si bien no se pronunció sobre la importancia que tiene la producción de miel a nivel estatal y nacional, la sentencia, en términos prácticos, garantiza que al no sembrarse soya genéticamente modificada, la miel no correrá el riesgo de contaminarse, salvaguardando el principal mercado de exportación que es la Unión Europea, cuyos estándares de tolerancia hacia organismos genéticamente modificados son prácticamente cero”.

Esta sentencia se suma a la emitida el pasado 6 de marzo, dentro del juicio de amparo 753/2012, en la que el mismo Juzgado Segundo de Distrito amparó a las comunidades mayas de Pac-chén y Cancabchén en contra del mismo permiso otorgado a Monsanto.

Comentarios