La Lagunilla no es patio trasero del Centro Histórico, advierten comerciantes

MÉXICO, D.F. (apro).- Con una historia que se remonta a finales de la época precolombina, el populoso barrio de La Lagunilla ha sido desde entonces famoso por su relación con el comercio, pues las acequias de ese manto de agua formado por una penetración del lago de Texcoco comunicaban a la zona con el antiguo mercado de Tlatelolco.

En la actualidad, sus habitantes y comerciantes advierten: “No somos el patio trasero del Centro Histórico.”

Y es que los diversos programas de rehabilitación emprendidos por los gobiernos de Andrés Manuel López Obrador, primero, y luego de Marcelo Ebrard, se ocuparon del llamado perímetro “A” pero no acaban de llegar a las orillas del Centro Histórico, donde se ubica La Lagunilla, colindante ya con las colonias Peralvillo y Morelos.

Durante la gestión de Ebrard Casaubón se remodeló incluso la plaza Garibaldi, que queda dentro de la zona de La Lagunilla, pero no se atendieron totalmente las calles del barrio que también cuenta con edificios históricos y emblemáticos como la parroquia de Santa Catarina y la casa donde habitó el coronel insurgente Mariano Pérez de Tagle.

En rueda de prensa realizada en el célebre salón Tenampa, comerciantes y habitantes del barrio aprovecharon la presencia de algunas autoridades del GDF y de la delegación Cuauhtémoc para recordar que, durante su campaña a jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera ofreció atender la zona y otorgar a La Lagunilla la denominación de Barrio Mágico, ofrecimiento que hasta la fecha aún no cumplido.

Ricardo Bautista, director de Difusión y Promoción del Fideicomiso del Centro Histórico, recordó el valor cultural del barrio que alberga las plazas de Santa Catarina y Garibaldi, esta última, creada en 1850, es sede de los grupos de mariachi y cuenta ahora con el museo del Tequila.

La historia de Santa Catarina se remonta a 1537, cuando se erigió una ermita dedicada a Santa Catarina de Alejandría, a instancias del conquistador español Hernán Cortés.

La ermita luego fue sustituida por la actual parroquia, que data del siglo XVIII. En esa época se estableció un mercado que llegó a ser uno de los más importantes de la ciudad colonial.

Ya en el siglo XX se encomendó al arquitecto Pedro Ramírez Vázquez un proyecto para reorganizar los mercados y el comercio de la zona, y es así como se construyen los tres mercados de la Lagunilla: El de comida, en el Eje 1 Norte y Peralvillo; el de telas y ropa, en el mismo Eje 1 Norte y Allende, y el de varios y muebles, localizado entre Allende y Juan Álvarez.

Los comerciantes también anunciaron en la conferencia la realización de la 5ª Feria del Mueble de La Lagunilla, que empezará mañana viernes 25 y durará hasta el sábado 10 de mayo.

La feria se instalará en la plaza de Garibaldi desde las 10:00 y hasta las 20:00 horas. Los organizadores esperan la asistencia de entre 25 mil y 30 mil visitantes y una derrama económica de por lo menos 15 millones de pesos.

En la exposición habrá ofertas de hasta 50% y se podrán encontrar paquetes de sala, comedor y recámara por menos de 15 mil pesos. Asimismo, se ofrecerán diversas actividades y durante la feria también permanecerá abierto el mercado de comida de San Camilito.

Comentarios

Load More