Peña está en deuda con la mayoría de los trabajadores, dice la Coparmex

Juan Pablo Castañón, titular de la Coparmex y Enrique Peña Nieto, presidente de México. Foto: Benjamin Flores Juan Pablo Castañón, titular de la Coparmex y Enrique Peña Nieto, presidente de México. Foto: Benjamin Flores

MÉXICO, D.F. (apro).- En sentido opuesto al ánimo festivo del gobierno de Enrique Peña Nieto sobre la creación de puestos de trabajo en los últimos meses, el sector patronal alertó que el Estado mexicano está en deuda con más de 60% de los trabajadores del país, quienes carecen de un empleo formal “digno, bien remunerado y seguro”.

Entrevistado al finalizar el acto oficial con el que se conmemoró el Día Internacional del Trabajo, realizado en Los Pinos y encabezado por Peña Nieto, el presidente de la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), Juan Pablo Castañón, aseguró que ni con la reforma laboral se ha podido contrarrestar la expansión de informalidad.

“Con todo y la reforma laboral, México no es capaz en este 2014 de hacer atractiva la formalidad; si no corregimos a tiempo, dejaremos a la juventud en manos de una informalidad que sólo ofrece ocupaciones de mala calidad, sin salarios justos y sin seguridad social ni jubilación digna”, advirtió el empresario.

Lo anterior contrasta con el discurso de Peña Nieto, quien en un mensaje dirigido a los trabajadores del país, aparecido en el portal de Presidencia, señaló que “en el primer trimestre de 2014 se registraron 256 mil 264 nuevos trabajadores. Esta cifra es 17% superior a la del mismo periodo de 2013, y nos indica que el país está creciendo, que se están generando empleos, y que éstos se encuentran en el mercado formal”.

Sin embargo, para la Coparmex la situación dista mucho por la planteada en el discurso oficial:

“Necesitamos dinamizar la economía para lograr mejores índices de empleo. La tasa de desempleo en marzo fue de 5.25%, y tenemos más de 7 millones de jóvenes que ni estudian ni trabajan”.

Y fue más allá:

“Es una responsabilidad compartida del Estado mexicano en la que el gobierno establezca las garantías y políticas de aliento al empleo, al reparto de utilidades, a brindar prestaciones y alentar la capacitación y la productividad, mientras el sector privado aporta su vocación de emprender, invertir y crear satisfactores de calidad y precio para la población”.

Respecto de la aplicación de la reforma laboral, aprobada a finales de 2012, recordó que en el último año se ha avanzado en la construcción de acuerdos con los sindicatos y la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) para regular el outsourcing de manera que se garanticen los derechos de los trabajadores.

Sin embargo, aclaró, aún no se ha cumplido con los objetivos principales de la reforma, que fueron crear empleo, dar seguridad jurídica a la inversión, elevar la productividad y mejorar el ingreso de los trabajadores.

Comentarios

Comunicólogo hecho por la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la UNAM; reportero labrado en Proceso.

Load More