Leticia Armijo y la lucha de las compositoras en México

Fundadora del Colectivo Mujeres en la Música, la labor de la compositora Leticia Armijo en pro de la difusión de la obra femenina ha sido infatigable, sobre todo porque, denuncia, existe una fuerte discriminación de género. Ahora, bajo el lema “Igualdad es poder”, anuncia su participación para el 38 Encuentro Internacional y 13 Iberoamericano de Mujeres en el Arte, cuya primera fase México-España 2014 se efectuará el próximo 26 de mayo en Madrid. Estará al frente del Coro de Mujeres de los Pueblos Originarios de México.

El Colectivo Mujeres en la Música A.C. y su filial ComuArte (Coordinadora Internacional de Mujeres en el Arte) surgieron en 1994 por iniciativa de la compositora Leticia Armijo, “con el propósito de dar a conocer la obra artística de las mujeres a través de nuestros encuentros internacionales que se celebran cada año a partir de marzo”, habiendo consolidado a la fecha “el foro de arte femenino más importante en Latinoamérica”.

Armijo, nacida en 1961 en la Ciudad de México, abunda:

“Yo vivo aquí, pero soy una compositora transterrada porque fui educada en un colegio de refugiados españoles y me fui a estudiar a España en parte por mi especialidad de música de mujeres; pero igual porque tenía la misión de regresar algo a España después de que mi educación me creó un cierto amor y nostalgia por ella. Allá estudié mi doctorado e hice un post-doctorado de Composición en Granada.

“Soy una compositora transterrada porque tuve que salir del país para lograr un desarrollo musical. Y es que nosotras, quienes promovemos la causa de las mujeres, todavía sufrimos de cierto tipo de discriminación institucional por parte de algunas personas que están en el poder y no ven con buenos ojos que las mujeres tengamos voz…”

–¿Qué personas?

–Diversas artistas destacadas y yo hemos sufrido discriminación institucional desde que comenzamos, prefiero no mencionar nombres… por ahorita.

Su ópera reciente gira en torno a Federico García Lorca, Comedia sin título, y se halla escribiendo un segundo concierto para guitarra; el primero fue Las mujeres y el Quijote, “lo estrenó Isabel Gil Vera en el Festival Andrés Segovia, y lo ha tocado Juan Carlos Laguna”. Pronto publicará un libro acerca de Graciela Agudelo, pionera de la educación infantil en México y autora del Método GAM de iniciación musical para niños.

“Nuestro colectivo se gestó casi desde 1992, porque nosotras, estudiando en la Escuela Nacional de Música (ENM) de la UNAM, éramos una generación de siete compositoras y algunos hombres, nos dimos cuenta de que cuando se llevaban a cabo actividades musicales en Bellas Artes, nuestro profesor Ulises Ramírez sólo escogía las obras de compositores, diciendo que a la música de las compositoras le faltaba fuerza.

“Pero, bueno, gracias a él me acerqué al tema de mujeres y música, pues como soy investigadora y trabajaba en el Centro de Investigación, Documentación e Información Carlos Chávez (Cenidim), me di cuenta que el archivo de composiciones hechas por mujeres en México era grandioso y no coincidía con lo que los libros de música nacional registraban.”

En 1997, la ENM le otorgó el título de licenciada en Composición por su tesis La mujer en la composición musical del México en la segunda mitad del siglo XX: la obra de Gloria Tapia, Lilia Margarita Vázquez y María Granillo. Entrevistada por Clara Meierovich para el libro Mujeres en la creación musical de México (Cuadernos de Pauta/Conaculta, 2001. 369 págs.), declaró:

“Mi padre tocaba la guitarra y el acordeón. En las fiestas familiares mi madre cantaba a dueto con él canciones mexicanas y siempre hacía una segunda voz… influyó el antecedente de mi abuelo materno, quien formó parte del Mariachi Vargas de Tecalitlán antes de venir a la capital… Esta conciencia de género me hace darme cuenta de detalles, que algunas mujeres no acostumbradas a cuestionar algunas actitudes discriminatorias no notan, pero yo sí.

“Por ejemplo, el hecho de ser excluidas de los catálogos, de los diccionarios de música y de los ciclos de conciertos… además del hostigamiento sexual, etcétera. A raíz de eso fue que empecé a organizar conciertos con mujeres, bueno, además soy feminista… En 1986 organicé unos conciertos con Kay Gardner, fundadora de la primera orquesta de mujeres de New England… En 1996 realicé el Primer Encuentro Nacional Mujeres en la Música en el Centro Nacional de las Artes…”

Cancioneros indígenas

 

Bajo el lema “Igualdad es poder”, Armijo anuncia ahora que las múltiples actividades culturales organizadas para el reciente 38 Encuentro Internacional y 13 Iberoamericano de Mujeres en el Arte, culminarán su primera fase México-España 2014 el próximo 26 de mayo en el Centro Cultural Conde Duque, de Madrid, con el concierto de Yolotli, Coro de Mujeres de los Pueblos Originarios de México, con ella al frente.

Actuará también la Compañía de Danza Murmullo de Sirenas, de Socorro Bastida y Evangelina Villalón. Asimismo, en el evento madrileño Leticia Armijo presentará El cancionero de Yolotli, segundo volumen de su método de educación musical Desde donde late la tierra… canciones en lenguas indígenas de México II, en colaboración con el Instituto Nacional de Lenguas Indígenas.

“Se trata de rescatar las canciones de los pueblos indígenas, que son más de sesenta lenguas que existen en México más sus variantes, muchas de ellas en vías de extinción. Hemos hecho el rescate yendo a las comunidades, escuchando las canciones y con un grupo de colaboradores, entre ellos el doctor Fernando Nava, lingüista especializado. Nos reunimos con las mujeres para que ellas nos digan cómo se pronuncia, escribimos las líneas melódicas, el texto de las lenguas, y las piezas son arreglos corales femeninos y mixtos.

“Hemos descubierto cosas muy interesantes, propias de la música mexicana, como el de que existen escalas pentáfonas o hexáfonas y tetracordios al norte del país. O que al sur de México, donde formé el Coro de Mujeres de Chiapas, la afinación en vez de corresponder a 440 Hertz que utilizamos en la música occidental, es de 420… Lo que sería un Sol Sostenido para las chiapanecas es como un La, una afinación del siglo XVI.

“Y también hemos conocido a indígenas que componen sus propias canciones en su lengua originaria y es bueno que de todo este método de enseñanza exista una partitura, son audio-libros y un CD en el cual puedes escuchar cómo se pronuncia un texto. Se llama El cancionero de Yolotli, pues yolotli significa ‘corazón’ en lengua náhuatl.”

Además, la presentación se llevó a cabo en varios foros del 38 Encuentro Internacional, el último en el Auditorio Jaime Torres Bodet del Instituto Politécnico Nacional (IPN), con la inauguración de la muestra pictórica Mujer, Madre Tierra (“con la temática de Igualdad es poder”) el viernes 9 de mayo y expuesta todo el mes, la cual comprende cuadros de Rosario Guillermo, Aidée de León, Alejandrina Hernández Rosales, Sandra Díaz, Rocío Lomelí, María Solloa, María García, Martha Nualart, Guadalupe Urrutia, Claudia Méndez, María Elena Leal Lucas, Ana Cooke, Leonor Missrie, María Luisa Reid, Maritza Morillas, Blanca Charolet, María Eugenia Chellet, Elena Arauz, Rosa María Alfonseca y Aliria Morales, entre otras.

“Nuestro reciente encuentro se lo dedicamos a una diosa lunar: Ixchel (en maya, “El Corazón del Cielo”). A partir del 2000 instituimos el Premio Coatlicue, máximo galardón que otorga la Coordinadora Internacional Mujeres en el Arte para artistas que han enaltecido la cultura universal con su creación. Este año lo recibirán la poeta María Elena Solórzano Carbajal, de Chihuahua; la exbailarina, maestra y coreógrafa Anadel Lynton, la kotista japonesa Yoshiro Nishimura, la científica Patricia Camarena Gallardo y Rosario Guillermo, escultora yucateca.”

Leticia Armijo detiene su recuento y reflexiona en voz alta:

“Considero que la cultura oficial se debe abrir y democratizar. Por citar un caso, mi maestro Carlos Jiménez Mabarak por décadas sufrió discriminación contra su música por los grupos de poder que dictan ciertas estéticas, y si te sales de la norma, te excluyen.

“A mí jamás me han programado en el Foro de Música Nueva. Jamás. Y he mandado muchas veces mis obras. Ni soñar estar en el Sistema Nacional de Creadores. Ahorita, nosotras ya tenemos 15 discos de la colección Murmullo de sirenas, pero el Fonca nunca nos ha aprobado un solo proyecto de coinversiones. Los jurados muchas veces adolecen de ciertas políticas en donde no cabemos algunos proyectos de mujeres o de igualdad de género. ¿Por qué?”

Ha sido una larga lucha. Pese a haber conseguido presupuesto en el INBA para los encuentros al comienzo del Colectivo de Mujeres y ComuArte, dicho convenio fue anulado durante el sexenio de Felipe Calderón:

“Sucedió cuando María Teresa Franco llegó a la dirección, junto con Ricardo Calderón, quien nos dijo: ‘Señoras, ni un quinto para ustedes’”, acusa.

“Pero espero que ya toda esta discriminación cambie con ‘el nuevo’ Conaculta para que se puedan ir democratizando los espacios para el arte. Es imperioso. En realidad, nuestros proyectos son muy amplios y trabajamos artistas de diferentes disciplinas en varios países. Invito a tus lectores de Proceso a que chequen algunos en la página https://www.comuarte.org de red.”

Comentarios