Colima: Catedráticos en huelga de hambre piden diálogo público con el rector

COLIMA, Col. (proceso.com.mx).- El Comité de Apoyo a los Universitarios en Huelga de Hambre se manifestó “totalmente abierto y dispuesto a dialogar” con el rector José Eduardo Hernández Nava y propuso que el encuentro se realice de manera pública, en un salón del Palacio de Gobierno y con el gobernador como testigo.

Este sábado se cumplen 18 días del inicio del ayuno que mantienen siete catedráticos de la Universidad de Colima frente al Palacio de Gobierno, en demanda de legalidad y transparencia en el manejo del fondo de pensiones de la institución educativa y respeto a la autonomía sindical, entre otros puntos.

Los siete ayunantes son Leonardo César Gutiérrez Chávez, Javier Herrera Báez, Pedro Vidrio Pulido, José de Jesús Lara Chávez, Jesús Ponce Ochoa, Herminio López Ramírez y José Miguel Rodríguez Reyes.

La noche del jueves pasado, el rector emitió un comunicado en el que propuso una “reunión privada” con los siete catedráticos en ayuno, para este sábado a las 21:00 horas en un salón del Hotel Ceballos.

En rueda de prensa ofrecida la mañana de este sábado, Ricardo Navarro Polanco, integrante del comité, planteó que tomando en cuenta el periodo que sus compañeros llevan en huelga de hambre propusieron que el encuentro se realizara ayer viernes a las 17:00 horas, pero el rector mantuvo inamovible su planteamiento del sábado y no se presentó.

“Es obvio que tenemos prisa por que se dé este diálogo y se solucionen los problemas que tenemos que resolver, por esa razón pedíamos que fuera lo antes posible y en lugar neutral, como el palacio de gobierno”, dijo Navarro.

Además, cuestionó la postura del rector en el sentido de que el diálogo se realice únicamente con los huelguistas de hambre, porque “es obvio que nuestros compañeros después de tantas horas de ayuno no están en condiciones físicas ni mucho menos en su condición mental óptima para poder sostener una negociación como la que se plantea; hay un comité de apoyo y lo que proponemos es que sea este comité el que pueda estar negociando directamente con las autoridades universitarias”.

Además, tras considerar que las 21:00 es una hora difícil para los huelguistas de hambre, que ya se encuentran cansados y se retiran a descansar en sus casas de campaña, Navarro dijo que esperarán al rector nuevamente a las 17:00 horas, pero si no se presenta, ellos sí acudirán por la noche al sitio propuesto por la autoridad universitaria, porque “queremos dialogar, insistimos en que este diálogo tiene que darse”.

En relación con su propuesta de que el diálogo sea abierto, dijo: “Nosotros no tenemos nada que ocultar y si los medios de comunicación pueden estar, nosotros encantados, que documenten todos los pasos y todos los aspectos de ese diálogo; los puntos que se van a tratar son cosas que se han discutido desde hace mucho tiempo, para nosotros no hay ningún problema”.

De acuerdo con Ricardo Navarro, lo ideal era que la rectoría hubiese enviado antes al campamento de los huelguistas un representante para convenir las condiciones del diálogo, porque la manera como se realizó la invitación, a través de un comunicado publicado en el sitio oficial de la institución, “lo vemos como una imposición, sólo se nos ha dicho: ‘en tal lugar, a tal hora’, pero no ha habido ningún contacto directo”.

A su vez, Marisa Mesina Polanco, integrante del comité, dijo que los problemas que mantienen a sus compañeros en huelga de hambre no se han cumplido, y aunque anteriormente el rector sostenía que ya estaba resuelto el asunto del Fondo Social de Apoyo al Pensionado (Fosap), ahora se ha visto forzado a reconocer las fallas que ha habido, aunque esto “no es todavía un paso adelante, porque ya lo había reconocido hace más de un año, había firmado acuerdos para respetar el reglamento y transparentar el manejo de los recursos, pero no los cumplió”.

Señaló que una de las violaciones más evidentes al Contrato Colectivo de Trabajo que no han sido subsanadas es el asunto de los jubilados recontratados, quienes a pesar de cobrar su pensión fueron reincorporados con sueldos estratosféricos, cuando el contrato colectivo señala que si un trabajador con derecho a jubilación es esencial para la Universidad, se le ofrecerá un 5 por ciento extra a su salario para que continúe en funciones.

En su oportunidad, el abogado Agustín Díaz Torrejón dijo que no son gratuitas las recientes declaraciones del secretario general del Sindicato Único de Trabajadores de la Universidad de Colima, Luis Enrique Zamorano Manríquez, en el sentido de que ya se empiezan a resolver las demandas de los trabajadores relacionadas con las violaciones contractuales y el fondo de pensiones, pues hace unos días un juez federal reavivó a través de la concesión de un amparo el emplazamiento a huelga realizado el año pasado por el depuesto dirigente sindical Leonardo César Gutiérrez Chávez.

Explicó que el juzgado echó abajo el resolutivo de la Junta Local de Conciliación y Arbitraje, que de manera arbitraria cerró el caso sin que se hayan cumplido las demandas sindicales enarboladas por Gutiérrez Chávez.

Díaz Torrejón consideró que ahora la nueva dirigencia “a modo del rector” simulará que se han cumplido las demandas para cerrar el expediente del emplazamiento a huelga, pero advirtió que el derecho a huelga es de los trabajadores y éstos independientemente de los dirigentes pueden hacer las gestiones para reactivar este recurso si se demuestra que hay incumplimiento por la parte patronal.

A través de un video que circula en la red social YouTube, denominado “Huelga de hambre Colima 2014”, esposas, hijas e hijos de los catedráticos en huelga de hambre lanzaron un llamado de alerta a la sociedad y a la comunidad universitaria para que se solidaricen con el movimiento y exijan la intervención inmediata de las autoridades y la solución de las demandas.

“Tú también tienes un papá, yo no quiero perder al mío”, es el dramático llamado que hace a los estudiantes universitarios Amira Lara Pérez, hija del profesor investigador José de Jesús Lara Chávez, uno de los huelguistas que ya acumularon más de 400 horas de ayuno.

Otros de los familiares de los huelguistas cuestionan la insensibilidad mostrada hasta ahora por el rector Hernández Nava y el gobernador Anguiano Moreno para atender los planteamientos de los manifestantes.

Comentarios