Blues huasteco, canción inédita de Rockdrigo

MÉXICO, D.F. (apro).- Comienza a difundirse por redes virtuales una rola inédita del fallecido cantautor rupestre Rockdrigo González, “Blues huasteco”, pieza solista puesta a circular el viernes 9 por su hermana psicóloga Genoveva Guadalupe González Guzmán, alias La Veva, desde el puerto de Tampico.

Con el archivo adjunto de la pieza en MP3 que enviara La Veva a periodistas, fans y rupestres vía correo electrónico, ella escribió:

“Canción inédita de mi hermano que tuve guardada casi 28 años. Es un gusto compartirla con los amigos y sus fans. besos y abrazos…VEVA babygonzalez13@hotmail.com DRA. GENOVEVA GONZÁLEZ GUZMÁN. Psicoterapeuta Ph D. VICTORIA #206 col. AURORA, C.P 89170 TEL: LADA (833) 2 13 91 05. Tampico, Tamaulipas. (sic)”

Como La Veva jamás había mencionado a nadie acerca de tener guardado este susodicho “Blues huasteco”, por la calidad auditiva probablemente estemos hablando de una grabación realizada en los estudios de Radio UNAM en la capital mexicana, y quizá su antigüedad data de 28 años atrás, es decir, 1985, durante el último año que vivió Rockdrigo (quien sucumbió en los sismos del 19 de septiembre).

Dicho tema solista gira en torno a un breve retrato en tercera persona del clásico perdedor (hoy los chavos angliquean con el mote loser o lúser), tópico recurrente en la obra del Profeta del Nopal. Pero el mero hecho de que “Blues huasteco” sea una canción desconocida resulta algo extraordinario, amén de otras virtudes como la versificación en cuartetas de ocho o siete sílabas cada una (en palabras llanas o agudas, respectivamente), y los golpeteos bien logrados del son tamaulipeco a la guitarra de palo con uña o plumilla a través de la mano derecha del Rockdrigo.

En tal tenor de “canciones para perdedores” podríamos incluir “La balada del asalariado”, “Perro en el Periférico”, e incluso, “Metro Balderas” del casét Hurbanistorias, o “Gustavo”. Asimismo, es notoria la diferencia entre una antigua rola arpegiada como “El huapanguero” (registrada de manera diletante a comienzos de 1980 con Gonzalo Rodríguez) y este “Blues huasteco” de confección más elaborada.

Un omnisciente Rockdrigo entra a viva voz antes de acompañarse en la lira cuyas armonías van en tonos menores y (ni modo) ecos nos traen de Dylan en “Huracán”, 1976:

Este es el blues huasteco

de esos de los desde acá.

Este es el blues huasteco

de acá de Mexicalpán.

Vuela vuela palomita,

Y no dejes de volar.

Con todo y las virtudes creativas del Rockdrigo para elaborar su oficio cantautoril en el rock nacional, es obvio que heredaba algunos tropiezos léxicos de Alex Lora, como el colocar los acentos prosódicos fuera de lugar. Específicamente al concluir la rola, cuando vocea en falso la palabra aguda “párate”, así:

Vuela vuela palomita,

paraté en aquel nopal,

paraté en aquel nopal,

paraté en aquel nopal.

Al estilo de los corridos, “Blues huasteco” narra la historia de un “provinciano” (como Rockdrigo) quien llegó al Distrito Federal ambicionando levantar rápidamente fortuna de la forma menos creíble: laborando en el televisivo Canal Once del Instituto Politécnico Nacional (donde los salarios nunca han encumbrado a figurones millonetas de la revista Forbes).

Dicen que Graziano Ponce

vino a la capital.

Quería chambear en el Once

y sacar un dineral.

Como no encontró trabajo

se dedicó a padrotear.

La segunda estrofa es premonición de la tragedia:

Tenía tres, cuatro “Marías”

que explotaba sin cesar

para sacar pa’ sus frías

y reventar sin parar.

Y al llegar la policía

al bote se iba a curar.

No sin traspiés en los versos de la cuarta línea, Rockdrigo culmina con aire moralino esta última estrofa al Graziano perdedor, nombre que recuerda al campeón boxeador Rocky Graziano, siguiendo la metáfora pugilista de Dylan:

Tuvo un final muy amargo

que no me quiero acordar.

Dicen que se fue de largo

un alto en un eje vial.

Y como andaba bien gis

no quedó ni pa’ tamal.

Esta pieza se da cual preludio a lo que posiblemente vendrá para fin de año, con las cintas inéditas del Rockdrigo que José Xavier Návar sacará en tres CDs de Sony Music México a finales de este año. ¿Será? Lo único seguro es que hay rupestres pa’rato…

Comentarios