Exige la Arquidiócesis a Peña reabrir caso Posadas Ocampo

MÉXICO, D.F. (apro).- A 21 años del asesinato del cardenal Juan Jesús Posadas Ocampo en el aeropuerto internacional de Guadalajara, Jalisco, la Iglesia católica mantiene vigente su reclamo de justicia.

De entonces a la fecha, la Arquidiócesis de México ha pedido a los últimos cuatro mandatarios –Ernesto Zedillo, Vicente Fox, Felipe Calderón y ahora Enrique Peña Nieto– una investigación a fondo para esclarecer totalmente el asesinato del cardenal.

A diferencia de otras ocasiones, esta vez lo hizo a través de su propio órgano de difusión, el semanario Desde la fe:

“Al cumplirse 21 años del asesinato del arzobispo de Guadalajara (…) los miembros de la comunidad católica podrán sumarse a la campaña que ha lanzado el portal CitizenGo para exigir al presidente de México Enrique Peña Nieto que salga a luz toda la verdad de los hechos ocurridos en el aeropuerto de Guadalajara el 24 de mayo de 1993”, puntualiza la Arquidiócesis de México en su semanario Desde la fe.

Citizen Go, en efecto, envió una carta al presidente Peña Nieto en la que asegura que las investigaciones sobre el caso están “plagadas” de irregularidades, y que “la única manera de que México sea verdaderamente libre es que se conozca la verdad y se imparta justicia”.

La solicitud de CitizenGo agrega:

“Lo que sabemos es que el asesinato del cardenal Posadas se hizo con medios del Estado y que –según relata el médico forense– fue el entonces presidente Carlos Salinas de Gortari quien dio la orden de no realizar la autopsia, además de que también trató de negociar con el fallecido secretario de Gobernación, Carlos Abascal, cerrar el expediente”.

Luego de conocer la postura de CitizenGo, la Iglesia insistió nuevamente en el esclarecimiento del crimen y se negó a aceptar la versión que dio el gobierno de Salinas de Gortari, en el sentido de que la muerte del cardenal no fue un atentado, sino un lamentable accidente, debido a que fue confundido con Joaquín El Chapo Guzmán, exlíder del Cártel de Sinaloa detenido el 22 de febrero pasado en Mazatlán, Sinaloa, luego de 13 años de andar prófugo.

Comentarios