Hallan decapitado y en una fosa clandestina a vocero de Salud de Acapulco

CHILPANCINGO, Gro. (proceso.com.mx).- Decapitado y en una fosa clandestina fue localizado esta tarde el cuerpo del vocero del ayuntamiento de Acapulco, Jorge Torres Palacios, en un predio ubicado en las inmediaciones del poblado Plan de los Amates, indica un reporte de la Procuraduría General de Justicia (PGJ).

Las autoridades ministeriales localizaron el cadáver gracias a una llamada anónima que dio la ubicación del punto donde fue enterrado el cuerpo del director de Comunicación Social de la Dirección de Salud municipal y exvocero del exgobernador Zeferino Torreblanca Galindo.

La tarde del jueves 29, Torres Palacios fue interceptado por un grupo armado que se lo llevó a la fuerza a bordo de su propio auto cuando arribaba a su domicilio en la unidad habitacional El Coloso, lugar controlado por la delincuencia.

Al día siguiente, fue localizado su vehículo en las inmediaciones de la unidad habitacional Rinconada del Mar y este lunes, cuatro días después de su desaparición, fue encontrado su cuerpo.

La víctima estaba decapitada y enterrada en una fosa de no más de 70 centímetros de profundidad en una huerta ubicada en las inmediaciones de Plan de los Amates, refieren los reportes oficiales.

En este momento, reporteros y amigos del funcionario decapitado están arribando a la sede de la fiscalía regional de la PGJ en Acapulco para reclamar el cadáver, luego de que familiares reconocieron a Torres Palacios.

Por la mañana en Chilpancingo, reporteros de esta capital se manifestaron durante un acto oficial en la sede de la 35 Zona Militar para exigir la liberación con vida del vocero, quien llevaba cuatro días desaparecido.

Durante la protesta, que provocó escarceos con militares, los trabajadores de los medios de comunicación que portaban pancartas y lanzaban consignas exigieron a las autoridades de los tres niveles que se implementara un operativo similar al caso del diputado local priista Olaguer Hernández Flores, quien fue levantado el martes 6 de mayo y liberado dos días después ante la intervención directa del exgobernador Rubén Figueroa Alcocer.

El gobernador Ángel Aguirre Rivero desactivó la protesta luego de que ofreció reunirse en privado con el grupo de manifestantes en la residencia oficial Casa Guerrero, para darles a conocer lo que calificó como “avances” en el caso de la privación ilegal de la libertad del vocero de la Dirección de Salud del ayuntamiento de Acapulco.

Aguirre dijo que están trabajando en varias líneas de investigación y consideró que su administración tiene todo el interés para que este caso se resuelva a la brevedad posible.

“Tengan la plena seguridad que me voy a aplicar con todo y con ello les reiteró mi compromiso por el respeto a su profesión y tengan la certeza de que cualquier situación que ustedes adviertan y nos la puedan comunicar, actuáremos de inmediato”, indicó.

El mandatario informó que el caso del vocero del ayuntamiento porteño será analizado en las próximas horas en el espacio conformado por autoridades civiles y castrenses que integran el gabinete de Seguridad en la entidad denominado Grupo de Coordinación Guerrero (GCG).

Luego, sugirió una reunión en privado con los manifestantes para compartirles los avances de la investigación y enseguida los reporteros de Reforma y El Universal, Jesús Guerrero y Vania Piguenout, le pidieron que fijara fecha para que recibiera al grupo de inconformes.

Aguirre los convocó para las 19:00 horas de este lunes en sus oficinas de Casa Guerrero. Los reporteros aceptaron el ofrecimiento y se retiraron del cuartel militar donde ingresaron burlando la extrema seguridad en la 35 Zona Militar.

No obstante, cerca de las 16:00 horas se informó sobre el hallazgo del cadáver decapitado de Torres Palacios.

Comentarios