Holanda, los tulipanes de hierro

Holanda, la Selección subcampeona del mundo, posee un estilo de juego ofensivo y demoledor. No es casualidad: La organización de su liga es un ejemplo para toda Europa y su Futbol total sigue siendo efectivo. Pero no todo es perfecto. La Naranja Mecánica suele atravesar baches que ya la dejaron fuera de un Mundial y la hicieron perder la Copa de Sudáfrica 2010. El carácter “indomable” de sus futbolistas suele jugar en su contra.

BRUSELAS (Proceso).- En medio de un periodo de transición del futbol holandés, que comenzó desde su derrota contra España en la final del Mundial de Sudáfrica 2010, Louis Van Gaal disputa la Copa en Brasil con un equipo renovado y talentoso, pero que se ha derrumbado en momentos de mucha presión.

El técnico de 62 años, cuya mediocre trayectoria como jugador comenzó en el legendario Ajax de Ámsterdam, ha manifestado que la Selección naranja es lo que más le importa, pues ha esperado “mucho tiempo para estar en una cita mundialista”, tal como aseguró a la prensa británica a finales de marzo, cuando corría el rumor de su contratación por parte del Manchester United.

La mayoría de los analistas opina que el seleccionado holandés es un “bloque sólido” difícil de romper, estructurado en torno a sus habilidosos centrocampistas Wesley Sneijder (que juega en el Galatasaray de Turquía), Rafael van der Vaart (Hamburgo SV) y Arjen Robben (Bayern Múnich), así como a su delantero estrella Robin van Persie, del Manchester United, todos ellos sobrevivientes de la justa sudafricana.

Caracterizado por su fuerte temperamento (que le ha provocado conflictos con jugadores, directivos y periodistas), Van Gaal escaló la cima del balompié internacional por su mentalidad ganadora y el sistema de juego ofensivo conocido como Futbol total (en el que todos los jugadores pueden intercambiar posiciones de ataque y defensa), popularizado por la impresionante Selección holandesa de los años setenta, la Naranja Mecánica.

El técnico neerlandés imprimió su filosofía de juego en los clubes que ha dirigido, como el Ajax de Áms-terdam, el FC Barcelona o el Bayern Múnich, a los que convirtió en campeones de sus ligas y de varias copas europeas.

“Yo entreno para jugar un futbol atractivo y ganar”, ha declarado varias veces Van Gaal, quien se granjeó el mote de El Tulipán de Hierro por la rigidez de su esquema de juego…

Fragmento del reportaje que se publica en la edición 1965 de la revista Proceso, actualmente en circulación.

Comentarios