Enfrentamiento en Edomex deja 22 muertos y un militar herido

MÉXICO, D.F. (apro).- Pese al llamado Escudo Centro y el reforzamiento de la seguridad con la incorporación de fuerzas federales, la violencia en el Estado de México no cesa: La mañana de este lunes un enfrentamiento –el segundo en el mes– entre elementos de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) y presuntos miembros del crimen organizado en el municipio de Tlalaya dejó un saldo de 22 muertos y un soldado herido.

En un escueto comunicado, la Sedena confirmó que el Ejército “abatió” a 22 personas en un enfrentamiento que tuvo lugar la madrugada del lunes en el municipio de Tlatlaya, al sur del Estado de México, cerca de la frontera con Michoacán.

Horas después de que el gobierno mexiquense diera a conocer el hecho y su elevado saldo, la dependencia federal emitió un comunicado de prensa para asegurar que “en el evento (sic) se liberaron a tres mujeres secuestradas” y se decomisaron 38 armas.

La dependencia precisó que entre los muertos hay una mujer y que se trató de un enfrentamiento que tuvo lugar a las 5:30 de la mañana, cuando una patrulla militar fue atacada cerca del poblado Cuadrilla Nueva, en el municipio de Tlatlaya.

Según la Sedena, durante el patrullaje se ubicó una bodega que era custodiada por personas armadas que dispararon contra los efectivos del Ejército, pertenecientes a la 22 Zona Militar, con sede en Santa María Rayón, en el Estado de México.

La patrulla militar repelió el ataque y dio muerte a 21 hombres y una mujer, encargados de custodiar la bodega, donde había tres mujeres secuestradas, añadió la Sedena, que no informó sobre heridos entre los presuntos delincuentes.

Además, destacó que los militares aseguraron 25 armas largas, 16 de ellas eran fusiles AK-47, calibre 7.62x39mm, seis fusiles AR15, calibre 0.223, un fusil marcar Calico, y dos escopetas calibres 12 y 0.22”.

También reportó el aseguramiento de 13 armas cortas, cuatro de ellas calibre 9mm, tres calibre 0.45, tres calibre 0.38 súper, una calibre 0.22 y un revólver 0.38 especial, además de una granada de fragmentación, 112 cargadores y cartuchos de diversos calibres.

El Ejército sólo reportó que uno de sus elementos resultó herido pero que, de acuerdo con la Sedena, se encuentra en condición estable.

A principio de mes, la Secretaría de Marina informó de otro operativo del Ejército en Tlatlaya.

Al informar sobre los resultados del Operativo de Seguridad Mexiquense, iniciado en abril de este año, dijo que el Ejército detuvo a dos personas “que dijeron pertenecer a un grupo delictivo que opera en Michoacán”.

En ese operativo fueron aseguradas 28 armas largas y cinco kilogramos de mariguana.

Según informes de la Secretaría de Seguridad Ciudadana del Estado de México (SSC), proporcionados a Televisa, los presuntos sicarios pertenecían al grupo criminal Guerreros Unidos y otras versiones apuntan a que eran de Los Caballeros Templarios.

La refriega, según esas fuentes, se registró esta madrugada en la comunidad de Ancona de los Laureles en la sierra de Tlatlaya.

Hace un par de meses el gobierno federal reforzó la presencia militar y de policías federales en las zonas más violentas del Estado de México, el más poblado del país.

Sin embargo, más de 90 mil personas han muerto desde inicios de 2007, cuando el entonces presidente Felipe Calderón anunció una batalla frontal contra el crimen organizado, lo que provocó la fragmentación de los grupos, su extensión por todo el país, así como la diversificación de sus actividades delictivas.

 

Comentarios