Soldados israelíes entran a Gaza

MÉXICO, D.F. (apro).- A las diez de la noche, a raíz de un voto “unánime”, Benjamín Netanyahu, primer ministro de Israel, ordenó al ejército israelí iniciar un operativo terrestre en la Franja de Gaza, para “destruir los túneles subterráneos construidos en Gaza que desembocan en el territorio israelí”, según un comunicado de su oficina.

“Una amplia fuerza de infantería, blindados, artillería, ingenieros de combate e inteligencia de campo está entrando en la Franja de Gaza. La fuerza se apoya sobre el soporte de las Fuerzas Aéreas Israelíes, la Marina y otras agencias de seguridad israelíes”, planteó el ejército en su blog y añadió que la operación Margen Protector “entró en una nueva fase”.

El general Benny Gantz advirtió: “Lanzaremos un ataque terrestre y aéreo, usando la fuerza máxima… seguiremos expandiendo el fuego sobre toda la Franja de Gaza”.

Momentos después de anunciar la incursión militar israelí, los periodistas extranjeros presentes en la Franja de Gaza recibieron la instrucción de no salir de sus hoteles. Además, el servicio de energía eléctrica se cortó en vastas áreas del norte de la ciudad.

Según la agencia palestina Maan, tanques israelíes provocaron la muerte de al menos cinco palestinos, entre ellos, un bebé de cinco meses. En tanto, el diario Haaretz reportó “enfrentamientos violentos” entre palestinos y soldados israelíes en la zona fronteriza.

El gabinete de seguridad israelí dio luz verde al ejército para reclutar 18 mil reservistas extras, lo que elevó a 66 mil el número de soldados israelíes en la frontera con Gaza.

“No asusta al Hamas ni al pueblo palestino”, desafió el vocero del Hamas, Sami Abu Zuhri. “Advertimos a Netanyahu de las terribles consecuencias que generará un acto tan estúpido”, aseveró.

Por la mañana, el ejército israelí interceptó a 13 palestinos que trataron de infiltrarse en Israel a través de uno de estos túneles. Al salir del otro lado, observaron aviones de guerra volar encima de ellos.

Los palestinos trataron de huir por el mismo túnel, pero la aviación israelí bombardeó la entrada, lo que dejó sin vida a ocho de los combatientes. Las brigadas al-Qassam, el brazo armado del Hamas, aseguraron que los demás retornaron salvos a Gaza.

El acontecimiento sirvió como pretexto al gobierno israelí para poner en marcha la operación terrestre tan temida por los observadores internacionales desde los inicios del operativo Margen Protector.

“Imagine a trece terroristas en un Kibutz. Nos hubiéramos despertado esta mañana con una masacre e, incluso, con la posibilidad de secuestros. Sin duda hubiera resultado así”, justificó el ejército a través de su vocero.

Según Haaretz, a las diez de la noche el ejército israelí intensificó sus operaciones en Gaza: “Están disparando desde todas las direcciones, todo está temblando”, se alarmó un habitante.

Durante cinco horas, entre las diez de la mañana y hasta antes de las tres de la tarde, los habitantes de Gaza volvieron a una vida casi normal, pues salieron de sus casas, sacaron dinero de los bancos y compraron alimentos para el Ramadán.

Pero a las 14:59 horas, las sirenas sonaron en todas las ciudades de Gaza para advertir que la “tregua humanitaria” que acordó Israel ante las presiones internacionales –sobretodo de las Naciones Unidas–, se había acabado, reportó entonces el periódico israelí Haaretz.

Minutos después, escenas familiares de estos últimos días se repitieron: Organizaciones armadas de Gaza dispararon 40 cohetes y morteros hacia Israel durante dos horas y media. Mientras, el ejército israelí bombardeó la Franja y provocó la muerte de cuatro niños palestinos.

Según las fuerzas armadas israelíes, los combatientes de Gaza no pararon de disparar cohetes durante la tregua, por lo que el gobierno rechazó extender el periodo de cese el fuego temporal.

En su décimo día operación, Margen Protector ha asesinado a 240 palestinos y herido a más de mil 700 –principalmente civiles–, mientras que los cohetes de los combatientes de Gaza mataron a un israelí, provocaron daños materiales y dejaron en estrés a los pobladores.

Negociaciones

Una delegación israelí realizó una visita rápida a El Cairo por la mañana para discutir el cese el fuego que propuso el régimen egipcio hace dos días. Sin embargo, el Hamas lo rechazó con el argumento de que no había sido consultado previo al anuncio del texto. La delegación israelí aceptó la propuesta.

Además, el presidente palestino, Mahmud Abás, se reunió con su homólogo egipcio, el golpista Abdel Fattah al-Sisi, y con el exprimer ministro británico Tony Blair, en su calidad de representante del Cuarteto –que conforman Estados Unidos, la Unión Europea, Rusia y las Naciones Unidas– para el Medio Oriente.

Pero el Hamas, autoridad electa en Gaza desde junio de 2007, rechazó oficialmente el proyecto de cese el fuego y exigió que éste contemple sus reivindicaciones.

Las peticiones comprenden la apertura de la frontera entre Gaza e Israel, así como del punto fronterizo de Rafah con Egipto durante 24 horas, el acceso marítimo a Gaza, el permiso para los habitantes de la Franja de rezar en la mezquita al-Aqsa en Jerusalén, y la liberación de prisioneros palestinos en Israel.

El ministro egipcio de Asuntos Exteriores, Sameh Shoukry, acusó al Hamas de utilizar la crisis actual para ganar apoyo entre los palestinos, según reportó Haaretz. Sin embargo, durante la noche criticó la invasión terrestre de Gaza por las tropas israelíes.

Load More