Denuncian supuestas amenazas contra albergue de migrantes en Arriaga

TUXTLA GUTIÉRREZ, Chis. (apro).- Carlos Bartolo Solís, responsable de la Casa del Migrante “Hogar de la Misericordia”, localizada en Arriaga, denunció presuntas amenazas del crimen organizado contra ese centro.

Poco después de las 7 de la noche de este lunes, Bartolo Solís lanzó una alerta a activistas, promotores y defensores de derechos humanos de los migrantes, a quienes notificó que un indocumentado arribó al albergue para advertirle que se estaba preparando un atentado.

“Me dijo que me iba a quebrar un tal Simón. Quieren atentar contra el albergue”, precisó a Apro en entrevista telefónica.

Bartolo Solís expresó que no quiso desairar la amenaza porque sabe de grupos delincuenciales que operan en Arriaga y que se dedican al tráfico de inmigrantes. Muchos de ellos, apuntó, merodean en las vías del tren a bordo de camionetas.

Añadió que desde hace varios meses ha disminuido la vigilancia policiaca en las vías del tren y tampoco cuentan con patrullajes, lo que los tiene en un estado de indefensión y vulnerabilidad.

Lo más grave, subrayó, es que casi diariamente la Fiscalía Especializada para la Atención de Delitos Cometidos contra Inmigrantes, de la Procuraduría General de Justicia del estado (PGJ), les lleva a víctimas de asalto o secuestro para que puedan guarecerse en el albergue, pero jamás les asignan guardias o elementos para garantizar su seguridad.

“Nada más vienen, los dejan y se van. No toman en cuenta que estos migrantes, víctimas de abusos, pueden ser perseguidos y asesinados por denunciar ante la Fiscalía de la PGJE”, explicó.

Detalló que muchos de los que llegan a la Casa del Migrante se salen por la noche y se van a otro lugar, mientras otros, temerosos, esperan ahí varios días.

Bartolo Solís adelantó que recurrirá a las autoridades federales y a la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) para que intervengan y garanticen protección y seguridad al albergue, porque las autoridades locales sólo se quedan en promesas y discursos.

De acuerdo con el activista, cada día llegan en promedio entre 40 y 60 indocumentados que entran, se bañan, comen, duermen y al siguiente día se van.

En días recientes el padre Ramón Verdugo, del albergue “Todos por Ellos”, localizado en Tapachula, denunció que su vida corre peligro. Señaló que derivado de su labor como promotor y defensor de los derechos de los migrantes, fue víctima de amenaza y persecución.

Comentarios

Load More