Investiga CNDH “violaciones graves” a derechos humanos en caso Chalchihuapan

MEXICO, D.F. (apro).- Tres semanas después del enfrentamiento entre habitantes de San Bernardino Chalchihuapan y policías estatales, en el que perdió la vida un menor de 13 años, la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) informó que investiga el caso por “violaciones graves” a los derechos humanos.

En un comunicado el organismo explicó que su presidente, Raúl Plascencia Villanueva, convino tramitar el expediente como “Investigación de Violaciones Graves a los Derechos Humanos. Trascendieron el interés de la entidad federativa e incidieron en la opinión pública nacional, por actos que vulneraron los derechos a la vida, integridad física y seguridad de las personas agraviadas”.

Por ello, el presidente de la CNDH ordenó radicar la investigación, notificar a las autoridades señaladas como presuntamente responsables, solicitó se rindan los informes en términos de ley, y ordenó que personal del organismo lleve a cabo “todas las diligencias, visitas de campo, certificaciones, entrevistas, consultas de archivos y demás actuaciones necesarias para la debida investigación de los hechos”.

En el momento oportuno, señala el comunicado, la Comisión emitirá “la determinación que corresponda conforme a sus atribuciones constitucionales”.

La CNDH recordó que el pasado 9 de julio se suscitó un enfrentamiento en la autopista Puebla-Atlixco, cuando policías estatales intentaban dispersar a manifestantes, la mayoría de ellos de San Bernardino Chalchiuapan, que bloqueaban la vialidad.

En los hechos resultó muerto un niño de 13 años, nueve personas más resultaron con heridas de diversa gravedad, al menos 40 policías también presentaron heridas y un número indeterminado de personas resultaron agraviadas, señaló el organismo sin abundar en detalles.

José Luis Alberto Tehuatlie Tamayo, resultó herido durante el operativo policiaco contra habitantes de San Bernardino Chalchihuapan y murió 10 días después de un paro cardiorespiratorio, aunque desde un día antes se le había declarado muerte cerebral.

El gobierno de Rafael Moreno Valle, sostiene que el menor falleció a consecuencia de un cohetón que impactó su cabeza y que fue lanzado por los manifestantes, a pesar de que los dictámenes médicos señalan que no hay rastros de pólvora en la herida.

Por su parte, familiares y testigos de los hechos afirman que la herida que ocasionó la muerte del menor fue hecha por una bala de goma lanzada por los policías estales durante el desalojo.

Comentarios

Load More