Novedades de Canal 22

Permanece el logo central de Canal 22 y a su alrededor cambian colores, líneas, movimientos. Las cortinillas de identificación son distintas, la emisora busca darle vuelta a su imagen con el fin de establecer diferencia con sus antecesores. Se renueva también la programación insertando series elaboradas en casa junto a las foráneas, que tienen como característica distintiva el obtenerse de proveedores distintos a la tradicional BBC inglesa o de la compañía franco-germana Arte.

En julio se estrenó La vuelta al mundo y en agosto la revista Música con Armando Manzanero. Se trata de dos emisiones ligeras, sin fondo cultural ni de ideas. Elisa Alanís, quien fuera conductora de noticias y de programas en Canal Once y en el 34, entre otros, llega al 22 con una propuesta que no tiene originalidad. La vuelta al mundo es alimentada por tres agencias de noticias, Euronews, Reuters y NCI. El guionista, a partir de notas de cultura considerada en sentido amplio –pues además de informaciones sobre festivales de música, danza, teatro, cine, también hay referencias a medio ambiente y a políticas del ramo–, introduce al espectador a cada uno de los segmentos. El contenido es básicamente extranjero, casi todo europeo. Inserta una breve entrevista con un artista o escritor mexicano. La duración es de 30 minutos. El escenario en rojos muestra una mayor creatividad que el formato de La vuelta al mundo, título pretencioso que no indica de lo que realmente trata el programa. Similares hay en la pantalla chica, por ejemplo De todo, emitido por el canal del Politécnico. Una pedacería de notas hiladas por los comentarios de la presentadora.

La revista que conduce el músico Armando Manzanero es igualmente decepcionante. Muestra a cantantes y grupos musicales casi desconocidos, se entrevista a sí mismo y repite lo que ya sabemos sobre su vida, su carrera y su vocación, así sea con la bonhomía y gracia que lo caracterizan. Lo ha dicho reiteradas veces en la radio y en todo tipo de pantallas. Lo mejor es una cápsula sobre la capital del país. Una colonia visitada para retratar un pedacito de los lugares en que moraron artistas del país. Se recorren calles, restaurantes, monumentos y las fachadas de las casas. Es un rescate de arquitectura y de memoria. El reportaje le aporta colorido e información a una emisión bastante sosa en lo musical. Fue una pérdida para Canal 22 el haber suprimido sus programas de arquitectura, especialmente hoy que la Ciudad de México parece estar desapareciendo para dar paso a una serie de edificios sin personalidad, iguales a los que encontramos en cualquier urbe grande del mundo.

Ambos programas tienen una factura barata, el presupuesto se limita a salarios del equipo, la suscripción a las agencias y el set. En el caso de Manzanero el cortinaje azul deja ver todas las costuras. Parece salido del pasado, de los años sesenta, en que el autor inició su carrera.

Comentarios