Comando “levanta” y tortura a policía en Chihuahua

CHIHUAHUA, Chih., (proceso.com.mx).- Un comando privó de su libertad y torturó al agente ministerial Gaspar Carmona Castillo, de la Policía Estatal Única, cuyo estado de salud es grave.

Su secuestro se registró el sábado pasado en Creel, municipio de Bocoyna, justo después de la aprehensión del hermano del jefe de la plaza del cártel de los hermanos Beltrán Leyva y de “Los Zetas” en la región occidente del estado de Chihuahua, Enrique Hernández García, de 32 años de edad.

Gaspar Carmona fue localizado el domingo con lesiones graves, por lo que fue internado en un hospital cuya ubicación y nombre no se ha dado a conocer.

El portavoz de la Fiscalía General del Estado, Arturo Sandoval Figón, negó que algún agente hubiese sido “levantado” o torturado. “Me comuniqué allá (a Creel) y no hay nada, todo está bien, los agentes están bien”, aseguró.

Sin embargo, el sacerdote Javier “Pato” Ávila Aguirre, presidente de la Comisión de Solidaridad y Defensa de los Derechos Humanos (Cosyddhac), confirmó que la privación de la libertad del agente provocó un operativo que afectó a los ciudadanos.

“Esto trajo un operativo exagerado con unas 50 camionetas de la Policía Ministerial y cantidad de abusos, prepotencia y abuso de autoridad”, denunció.

Los agentes entraron a varias casas sin orden de cateo, detuvieron o “levantaron” gente sin orden de aprehensión ni de presentación, golpearon a personas y desordenaron varias viviendas.

La Cosyddhac ha recibido varias demandas de ciudadanos que reportaron violaciones a sus derechos humanos.

La fiscalía desplegó varios agentes de la capital para buscar al policía secuestrado, hasta que lo localizaron entre Creel y Guachochi, de acuerdo con fuentes extraoficiales.

En febrero pasado, las autoridades de la fiscalía decidieron cerrar la comandancia de la Policía Estatal Única, debido a que todos los agentes fueron amenazados por el grupo delictivo “La Línea”, perteneciente al Cártel de Juárez.

Ese mes, luego de una denuncia anónima, la PEU realizó un operativo en un domicilio de San Juanito, municipio de Bocoyna localizado a 20 kilómetros de Creel. Abatieron a tres presuntos delincuentes.

Esa misma noche, un grupo delictivo atacó a otros agentes ministeriales en la carretera que comunica a San Juanito con San Pedro; fallecieron dos agentes y otros seis resultaron heridos.

Posteriormente, el grupo delictivo “La Línea” amenazó a los agentes con matarlos si se presentaban en Creel, poblado que representa la línea divisoria entre dicho grupo y el contrario, el Cártel de Sinaloa.

Durante meses, elementos del Ejército reforzaron el trabajo de la Policía Municipal de Bocoyna, y posteriormente regresaron los agentes estatales.

Comentarios

Load More