Aprueban fideicomiso del Metro; que ahora sí usarán dinero del aumento

MÉXICO, D.F. (apro).- Después de ocho meses de que entró en vigor el aumento al boleto del Metro con la promesa, hasta hora incumplida, de mejorar el servicio, la Asamblea Legislativa del Distrito Federal (ALDF) aprobó este miércoles la creación del fideicomiso que utilizará los ingresos derivados del incremento de dos pesos en siete proyectos, entre ellos, la compra de trenes y la renovación de estaciones.

Sin embargo, el Sistema de Transporte Colectivo Metro, a cargo de Joel Ortega, estará obligado a informar cada mes en su página web, y cada tres meses a los diputados locales, el estado de cuenta del fideicomiso y el uso detallado del dinero, así como los contratos y adjudicaciones y los avances en los trabajos de operación y mejoramiento del servicio.

Por unanimidad –51 votos a favor y cero abstenciones–, durante la sesión extraordinaria de este miércoles los diputados locales aprobaron la solicitud de autorización para afectar como garantía o fuente de pago los ingresos propios del Metro provenientes del aumento de la tarifa, para la constitución del Fideicomiso Maestro Irrevocable y de Administración del Metro.

De acuerdo con el dictamen aprobado, cada año se acumularán al menos 2 mil 526 millones de pesos, mismos que podrán ser usados en los proyectos, en combinación con esquemas mixtos de financiamiento, es decir, con la participación de la iniciativa privada.

También quedó establecido que las adquisiciones, arrendamientos y servicios para realizar los proyectos se harán a través de licitaciones públicas.

En la propuesta original que envió la Secretaría de Finanzas del GDF a la ALDF se mencionó un plazo de hasta 50 años para la operación del Fideicomiso, pero los legisladores lo redujeron a 17, o bien, hasta que los proyectos aprobados se realicen.

La aprobación en el pleno legislativo se dio a menos de 24 horas de que la Comisión de Presupuesto y Cuenta Pública discutiera durante al menos tres horas hasta aprobar el dictamen. En la mesa estuvo la polémica que privó durante varias semanas y que mantuvo atorado el acuerdo en la ALDF por la supuesta falta de transparencia y especificación en cada uno de los proyectos, como lo publicó Proceso en su edición 1970.

Al final, se aprobó dar prioridad a la adquisición de 45 trenes nuevos para la Línea 1, el mantenimiento mayor de 45 convoyes de la Línea 2, la modernización del sistema de tracción-frenado de 85 trenes en operación para acelerar los tiempos de recorrido en las Líneas 4, 5, 6 y B, la renivelación de las vías de la Línea A y la reparación de 105 trenes fuera de servicio.

Como proyectos de menor prioridad quedaron la reincorporación de siete trenes férreos en la Línea A, la adquisición de 12 trenes para la Línea 12 en su ampliación de Mixcoac a Observatorio, la renovación de las estaciones de la Línea 1 y por último, modernizar el sistema de torniquetes y generalizar el uso de la tarjeta recargable.

En la sesión de este miércoles, al menos cuatro proyectos quedaron sujetos a disponibilidad financiera y a que no se empalmen con otros. Por ejemplo, la reincorporación de siete trenes férreos a la Línea A quedó sujeta a que esos convoyes no entren en la rehabilitación de los 91 que están fuera de servicio.

Para la renivelación de vías de esa misma línea, los diputados condicionaron que si hay otra fuente de financiamiento, los recursos del fideicomiso se enviarán al siguiente proyecto en prioridad.

Además, la renovación integral de la Línea 1 –que va de Observatorio a Pantitlán–, quedará sujeta a una licitación y a que se cuente con los recursos disponibles necesarios.

La aprobación del fideicomiso se basó en los 11 proyectos que se publicaron en el acuerdo del 7 de diciembre de 2013 y que, según el STC Metro, fueron resultado de la encuesta que aplicó a los usuarios para justificar el aumento de tres a cinco pesos en el costo del boleto.

Entre ellos se mencionó la integración de mil 200 policías capitalinos para incrementar la seguridad en las instalaciones. Sin embargo, en la aprobación del Fideicomiso este punto quedó fuera porque los elementos policiacos ya se incorporaron.

No obstante, los que no han cesado su actividad son los “vagoneros”, quienes modificaron sus estrategias para vender en los vagones sin ser vistos o desalojados por la policía.

También quedaron sujetos a disponibilidad de recursos la sustitución de 50 escaleras eléctricas, la compra de tres mil 705 ventiladores para vagones y de 258 compresores para mejorar el sistema de frenado y la adquisición de un nuevo sistema de radiocomunicación para trenes, estaciones y personal operativo. Aunque según la Secretaría de Finanzas existen fuentes de financiamiento a través de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público SHCP) para atenderlos.

 

Load More