Presunto militar busca entregar citatorio a corresponsal de Proceso

MÉXICO, DF, (apro).- En lo que podría ser un intento de amedrentar el trabajo periodístico del corresponsal de la revista Proceso en Guerrero, Ezequiel Flores Contreras, un presunto representante de la Agencia del Ministerio Público Militar, dependiente de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), intentó entregar un citatorio de comparecencia al comunicador.

De acuerdo con una nota publicada por el diario La Crónica, Vespertino de Chilpancingo, alrededor de las 20:00 horas del jueves 14, un hombre vestido de civil aunque con aspecto de militar, quien se identificó como Israel Martínez, rondó por el fraccionamiento SUSPEG, localizado en la capital guerrerense, y preguntó en varios domicilios por la casa del reportero.

El motivo de la búsqueda, según dijo a los vecinos, era entregar a Flores Contreras un citatorio de comparecencia ante la instancia castrense, aun cuando éste es un civil.

De acuerdo con el testimonio de un vecino que atendió al supuesto militar, éste llegó a pie y sin compañía. Dijo que le urgía entregar el documento al comunicador para que compareciera como testigo. Sin embargo, no precisó sobre qué tipo de hechos.

La presencia nocturna del supuesto representante de la Sedena coincidió con el hecho de que, horas antes, Ezequiel Flores publicó en el portal de Internet del semanario (www.proceso.com.mx) una nota sobre la jornada violenta en la capital del estado que se vivió el miércoles por la noche.

En particular, se refirió a una balacera contra la fachada del antro “El Tren del Oeste”, ubicado en la colonia Elías Naime, justo atrás de la principal central de abastos de Chilpancingo.

La nota destacó que este negocio es presuntamente propiedad de Luis Castillo García, funcionario durante el gobierno de Zeferino Torreblanca Galindo, y actual dirigente de una corriente del PRD.

Al parecer, el lugar es administrado por su hijo Onésimo Castillo Adame. Según la información, éste es señalado por autoridades federales como líder de una célula del grupo delictivo Guerreros Unidos que opera en la región centro de la entidad y se disputa la plaza de Chilpancingo contra los remanentes de la banda de Los Rojos.

Comentarios