Estado Islámico pidió 100 mde por liberación de periodista decapitado: NYT

MÉXICO, D.F. (apro).- Los responsables de la muerte del periodista estadunidense James Foley rendirán cuentas ante la justicia de Estados Unidos “de una manera u otra”, afirmó este jueves el procurador general de ese país, Erick Holder.

“Nosotros tenemos una memoria larga y nuestro alcance es bastante amplio. No vamos a olvidar lo que pasó”, advirtió el funcionario en conferencia de prensa en Washington, pero no mencionó una palabra sobre el supuesto rescate que exigió la milicia extremista Estado Islámico (EI) para liberar al periodista.

De acuerdo con una nota publicada por el diario The New York Times, el Estado Islámico había pedido 100 millones de euros por la liberación de James Foley, pero el gobierno estadunidense se negó a pagar.

Según el rotativo, el pago de rescates de países europeos es una de las principales fuentes de ingresos del EI y de sus ramas, y en los últimos cinco años le proporcionó al menos 125 millones de dólares.

Desde hace muchos años Washington se ha negado a hacerlo, alegando que ello supone un incentivo para nuevos secuestros.

Sin embargo, eso también hace “que los rehenes estadunidenses tengan escasas posibilidades de ser liberados”, apunta el diario neoyorquino.

En la conferencia de este jueves, Holder se declaró horrorizado por la ejecución de Foley, quien, dijo, corrió riesgos para mostrarles a los estadunidenses diferentes rostros del mundo “bajo peligrosas circunstancias”.

“Creo que eso fue lo que lo condujo a su muerte. Era un periodista. Él fue un símbolo de las cosas buenas que tiene Estados Unidos”, precisó.

“Este asunto es una investigación que continúa abierta y la vamos a perseguir de manera vigorosa”, prometió Holder.

Sobre el presunto responsable de la muerte del periodista estadunidense, las fuerzas de seguridad del Reino Unido creen que se hace llamar John y habla con acento de Londres.

Según información revelada hoy en la versión digital del diario The Guardian, la inteligencia del Reino Unido trata desde ayer de identificar al encapuchado que decapitó al reportero, y trabaja con la hipótesis de que se trata de un británico que viajó a Siria para unirse a los extremistas.

Este hombre sería el líder de un grupo de yihadistas británicos que ha secuestrado a varios extranjeros en la ciudad siria de Raqqa, bastión de los combatientes del Estado Islámico.

Fuentes del gobierno del Reino Unido citadas por The Guardian afirman que entre 400 y 500 ciudadanos británicos están en Siria o Irak vinculados a la lucha armada.

Los servicios secretos británicos han detectado, además, a unas 250 personas que habrían vuelto al Reino Unido tras haber estado integradas en el Estado Islámico.

El periodista James Foley de 40 años, secuestrado hace dos años en Siria, fue asesinado a manos del grupo radical Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL) ahora autodenominado Estado Islámico en represalia por la campaña de ataques aéreos ordenados por el presidente Barack Obama para detener su avance en Irak.

El video de la ejecución fue colocado en la red social YouTube junto con la advertencia, por parte del verdugo encapuchado del periodista, de que a menos que Estados Unidos detenga su campaña en Irak habrá más muertes.

“Asesinato abominable”

La Unión Europea condenó hoy duramente la decapitación de Foley como un “asesinato abominable” que supone una negación de los valores y derechos universales reconocidos “incluidos en la libertad de prensa por la que el señor Foley arriesgó su vida en varias ocasiones”, dijo un portavoz de la jefa de la diplomacia de la UE, Catherine Ashton, en Bruselas.

La UE, que también denunció otras violaciones de los derechos humanos de los yihadistas, defenderá la seguridad de los periodistas en Medio Oriente y en todo el mundo, subrayó el portavoz. “Ese tipo de terrorismo supone una de las amenazas más graves para la paz y la seguridad internacional”, añadió.

Ayer, el presidente Barack Obama prometió combatir al grupo terrorista islámico ISIS por haber decapitado a James Foley.

“Cuando la gente hace daño a los estadunidenses, donde quiera que sea, hacemos lo que sea necesario para aplicar la justicia, y actuaremos en contra de ISIS junto con otros”, advirtió Obama en Martha’s Vineyard, Massachusetts, donde pasa unos días de vacaciones junto a su familia.

Comentarios

Load More

Informate en la revista digital de Proceso