La CNDH investiga abusos en obras de gasoducto en Puebla

PUEBLA, Pue., (apro).- Visitadores de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) sostuvieron una reunión con representantes de cinco comunidades que se oponen a la construcción del Gasoducto Morelos.

En el encuentro, representantes de los pueblos de Nealtican, Tecuanipan, Papaxtla y Santa María Acuexcomac denunciaron la serie de tropelías cometidas por personal de la Comisión Federal de Electricidad (CFE) y de la empresa italiana Bonatti, subcontratada por las españolas Elecnor y ENAGAS.

Selene Santamaría, de Nealtican, acusó a la empresa constructora de adentrarse en terrenos comunales y particulares sin la autorización de sus propietarios, y de arrebatarles las tierras bajo engaños.

Refirió también que el pasado lunes 1, custodiados por elementos de la Policía Federal y el Ejército, trabajadores de la empresa italiana y de la CFE destruyeron sembradíos de maíz, frijol y chile para abrir la vía a través de la cual se instalará el gasoducto, lo que provocó una confrontación con los pobladores, molestos por el abuso de confianza.

En la reunión con los visitadores, los habitantes denunciaron que han recibido amenazas de muerte por parte de los encargados de la obra, mismos que, aseguraron, se valen de la policía y del Ejército para atemorizarlos.

“Nos preguntaron que si queríamos morir por no dar permiso para el Gasoducto. Dijeron que nos echarían a la Policía Estatal y luego vino la Policía Federal y los militares”, relataron.

Y, entre otros casos, denunciaron la situación que viven dos ancianos octogenarios (uno de ellos ciego), quienes fueron obligados a firmar los permisos para que el gasoducto pasara por sus predios, sin la presencia de sus hijos.

Además, Santamaría refirió que luego de que los vecinos mostraron la suspensión provisional que les otorgó la justicia federal en un juicio de amparo que interpusieron contra la construcción del Gasoducto en Nealtican, la constructora se fue a trabajar en otra zona.

Y fue así como descubrieron que para evitar problemas con las comunidades, lo que hizo la compañía fue cambiar el trazo para terrenos de la comunidad de Santa María Acuexcomac.

“Los habitantes de Acuexcomac no tenían noticia, hasta ahora, que el trazo del Gasoducto pasaría por sus tierras, y esto pone en evidencia lo que ya hemos denunciado: que el trazo de la obra se ha definido de manera arbitraria”, puntualizó Santamaría.

Otros pobladores señalaron que hay partes donde los trabajos para la instalación del Gasoducto se encontraban a sólo 10 metros de las casas y, además, pasaba por una zona donde existen vestigios arqueológicos.

También se quejaron ante los visitadores por la insistencia del gobierno de Rafael Moreno Valle de construir el Gasoducto muy cerca de sus comunidades, pese a que instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) y el Centro Universitarios para la Prevención de Desastres Regionales (Cupreder) han demostrado que son territorio de riesgo ante una erupción del volcán Popocatépetl.

Al respecto, el activista Fernando Cuéllar advirtió que los abusos contra los pobladores y la determinación de querer imponer el proyecto, aun con el uso de la fuerza pública, podría generar otro Chalchihuapan en esa región.

Por su parte, los visitadores de la CNDH, Rafael Vázquez e Iván Patrese recomendaron a los pobladores acudir al Ministerio Público para exigir la reparación de los daños que sufrieron sus parcelas y por el abuso de confianza de los responsables de las obras al introducirse a sus predios sin permisos.

Comentarios

Load More