Contrabando de petróleo crudo, nuevo negocio de los cárteles mexicanos

CADEREYTA, N.L., (proceso.com.mx).- La fuga que contaminó el Río San Juan en la zona de Cadereyta evidenció que el crimen organizado no sólo roba gasolina y diesel de Petróleos Mexicanos (Pemex), sino también crudo.

Fuentes oficiales aseguran que la corrupción de agentes en las aduanas de México y Estados Unidos permitió a los cárteles exportar en gran escala gasolina a Texas, por lo que existe la posibilidad de que actualmente también exporten crudo.

Pemex detectó a mediados de agosto una toma clandestina ubicada a 12 kilómetros de su refinería del municipio de Cadereyta.

Previamente, miembros del crimen organizado perforaron el oleoducto Madero-Cadereyta, de alrededor de 27 pulgadas, que está enterrado algunos metros bajo tierra, ya que trasporta crudo de Tamaulipas a Nuevo León.

Sin embargo, un accidente en el saqueo del crudo provocó un extensa derrama de más de 5 kilómetros en el Río San Juan y unos 18 kilómetros más en algunas acequias que son utilizadas para el riego de naranja y otros cultivos por agricultores del municipio de San Juan, ubicado a unos 47 kilómetros de la zona metropolitana de Monterrey.

A partir del 17 de marzo se informó de la fuga. La paraestatal explicó que sus trabajadores intentaban cerrar la toma clandestina para frenar la fuga de crudo. En el sitio se encontraron válvulas y sistemas que permiten deducir que los criminales tienen asesoría de empleados o extrabajadores de Pemex para el saqueo de los combustibles.

La fuga provocó un derrame de más de más de cuatro mil barriles de crudo. Tan sólo para recuperarlo se invirtieron más de 150 millones de pesos, para lo cual se utilizan más de 300 trabajadores.

Las tomas clandestinas a oleoductos de Petróleos Mexicanos se duplicaron en los dos últimos años. El 70 por ciento del robo de combustibles se realiza en Tamaulipas, Nuevo León, Coahuila y Sinaloa. En agosto la paraestatal detectó mil 90 tomas, cerca del doble en comparación con el año pasado.

La Secretaría de Seguridad Pública de Nuevo León recién informó que Nuevo León ocupa el tercer lugar nacional en el saqueo a Pemex. La corporación precisó que entre abril del 2013 y agosto del presente año ha realizado alrededor de 50 aseguramientos por robo de hidrocarburos. En ese periodo fueron detenidas 72 personas y se aseguraron combustibles con un valor aproximado de 23 millones 662 mil pesos.

En las estadísticas presentadas por la Secretaría de Seguridad destaca que en dos ocasiones ha decomisado camiones cisterna conteniendo crudo. El primero ocurrió el 27 de agosto del 2013 en el municipio de Sabinas, ubicado a menos de 100 kilómetros de la frontera con los Estados Unidos. En esa ocasión fueron asegurados 40 mil litros de petróleo.

El pasado mes de agosto, en la misma semana que ocurrió el derrame de crudo en Cadereyta, efectivos de la Secretaría de Seguridad aseguraron en el vecino municipio de Apodaca 48 mil litros de petróleo.

Cabe recordar que el Cártel del Golfo y “Los Zetas” enviaron de contrabando a Texas gasolina robada de Pemex durante casi dos años. El carburante comenzó a ser introducido desde 2007 por Brownsville, en camiones cisterna color plata que contaban con una gran letra Z en color rojo.

La compra de la gasolina ilegal la realizaban las empresas Continental Fuels y Valley Fuels, y las operaciones sumaron más de dos millones de dólares, según las autoridades estadunidenses.

Por esos ilícitos fueron detenidos cuatro altos directivos de las empresas que enfrentaron un juicio en la Corte del Distrito Sur de Texas.

Una fuente de la Aduana de Reynosa contó a Proceso, bajo la condición de mantener su anonimato, que existen rumores de que el crudo se está cruzando a Texas por esta frontera.

“En Estados Unidos también existe mucha corrupción. Recientemente se ha incrementado la detención de agentes corruptos, pero ellos son más discretos con ese tema”, concluyó la fuente.

Comentarios

Load More