Soy un preso político: Mario Luna

MÉXICO, D.F., (apro).- A Mario Luna Romero lo acusan de los presuntos delitos de privación ilegal de la libertad y robo de vehículo, en agravio de Viviana Bacasegua y Francisco Delgado Romo.

A pesar de que el vocero de la tribu yaqui niega su participación en tales hechos, la Procuraduría General de Justicia del estado de Sonora lo detuvo la semana pasada y actualmente se encuentra recluido en el Centro de Readaptación Social número dos de Hermosillo, en espera de que se defina su situación jurídica.

Desde ese lugar, Luna respondió un cuestionario al diario La Jornada en el que se asegura que no existe argumento jurídico válido para que esté encerrado, por lo que se declaró preso político.

“Es claro y evidente que soy un preso político, porque están violando todos mis derechos políticos, constitucionales y humanos. Me acusan de un delito inexistente, del cual no fui partícipe”, refuta.

Su detención, explica, se inscribe en el contexto de persecución contra quienes luchan por defender su territorio.

“Veo con más claridad y admiro aún más la fortaleza y dignidad de otros luchadores sociales que se encuentran en la misma situación que yo, como (José Manuel) Mireles, de Michoacán; Ernesto Salgado, Juan Carlos Flores y Enedina Rosas, de Puebla, y muchos otros que enfrentan penas injustas”, dijo.

El portavoz de la tribu yaqui que mantiene una férrea oposición a la construcción del acueducto Independencia promovido por el gobernador Guillermo Padrés, advierte a sus compañeros que no deben caer “en el juego perverso” del gobierno de enfocar la lucha en su liberación y descuidar la lucha por el agua y territorio.

Asimismo, responsabiliza a Padrés Elías de lo que pueda sucederle a él y su familia.

El integrante de la autoridad de Vícam, uno de los ocho pueblos que conforman la tribu, considera que su detención se dio en un contexto en el que los gobiernos estatal y federal están enfrascados en una “lucha mediática” en la que ninguno quiere asumir la responsabilidad jurídica, política y social de las acciones corruptas y de omisión que han derivado en malversación de fondos del ejercicio público, acaparamiento y venta de recursos naturales como agua y minerales.

Eso, abunda, sin olvidar los grandes lotes en Hermosillo y demás partes de la sierra sonorense, y “acciones criminales” como los tandeos de agua a la población de la capital del estado.

Al panorama, dice, se añade la publicación de que Padrés Elías construye a la par con el acueducto Independencia, una presa con capacidad de cuatro mil millones de metros cúbicos para su uso particular y mediante la que despoja de agua a la tribu yaqui, “sin un estudio mínimo de impacto ambiental y mucho menos justificación alguna. Y todo ante la complacencia y silencio cómplice de la Conagua, Profepa, Semarnat y demás”.

Por su fuera poco, refiere que está el asunto de la contaminación del río Sonora, que debería abastecer de agua a la ciudad de Hermosillo y sus habitantes.

Y todo ello ocurre mientras se abren tres mil hectáreas de cultivo agrícola y se proyectan desarrollos inmobiliarios con lagos artificiales y parques acuáticos y mientras el gobierno organiza una campaña de “odio racial” contra la tribu yaqui al fabricar escenas criminales para desprestigiar a los defensores del río Yaqui.

Luna considera irónico que se anuncie “una danza de miles de millones de pesos” para callar las protestas de los habitantes de la ribera, del río Sonora, mientras a “los voceros de la tribu yaqui nos persiguen y encarcelan para no cumplir con las resoluciones judiciales que ordenan detener la operación del acueducto Independencia y su posterior desmantelamiento”.

El líder yaqui comentó que desde su llegada al penal ha recibido muestras de apoyo de los internos y desde afuera el Congreso Nacional Indígena (CNI), el Ejército Zapatista de Liberación Nacional (EZLN) y más de 150 organizaciones que integran la Misión Civil de Observación, exigen su liberación inmediata.

La defensa de Mario Luna solicitó la ampliación del término constitucional que vencía este miércoles a las dos de la tarde y se reservó el derecho a declarar. El pasado lunes 15 sus abogados llevaron a declarar al juzgado tercero de lo penal a los testigos que presentó el líder yaqui para hacer constar que no estuvo en el lugar de los hechos que se le imputan.

En tanto, los yaquis de Vicam bloquearon hoy la carretera federal México-Nogales, la única ruta internacional que atraviesa el noreste del país, en protesta por la aprehensión de su líder.

Los inconformes pusieron troncos, piedras y llantas sobre el asfalto para impedir el libre tránsito de todo vehículo automotor incluyendo tráileres, pipas, autobuses de pasajeros y coches particulares. Sólo permitieron el paso a ambulancias y vehículos de emergencia.

Decenas de vehículos quedaron varados sobre la carretera México-Nogales que conecta por tierra las transacciones comerciales del noroeste de México con la costa oeste de la Unión Americana.

Comentarios